Lunar Park: En el nombre del Padre

Hijo del padre.

Hijo del padre.

Finalmente pude terminar Lunar Park. Por una u otra razón siempre lo empezaba con ímpetu y lo abandonaba con desgano.

Parte de eso, creo yo, tiene que ver con el hecho de que su primer capítulo es, así lo creo ciegamente, lo mejor que yo he leído de Bret Easton Ellis.  Ese primer capítulo, donde cronológicamente hace un recuento de su vida como escritor hasta ese punto, es sinceramente el texto más vertiginoso y enérgico que he leído de el.

Luego de ese comienzo parece demorar, con toda intención, en llegar a los objetivos. Y aunque Ellis no es ajeno a escribir textos largos (American Psycho, Glamourama) Lunar Park se propone contar una historia de la manera más tradicional posible. Algo inequívocamente novedoso viniendo de Ellis, cuyas obras anteriores parecen ser siempre estudios de carácter.

Pues esta vez le gané al tedio y terminé un gran libro con una gran historia, muy ambiciosa (sobre todo en la forma en que está escrita). No diría que es su mejor libro pero  tampoco es su peor obra. Lo que no tiene duda es la madurez innegable que demuestra.

Creo que el gran defecto de Lunar Park, y al mismo tiempo, irónicamente, su gran virtud, es recordarnos que la obra maestra de Ellis seguirá siendo American Psycho. De hecho no sé si fue su intención pero Lunar Park parece un gran epílogo de esa otra novela.

Constantemente la referencia directa o indirecta, ya sea citando literalmente pasajes o sencillamente imitando su escritura, a American Psycho te saca un poco de la historia de Lunar Park.

Y en términos de definir al personaje principal de Lunar Park, el Bret Easton Ellis de la ficción, logra su cometido. Pero en la tarea de construir su indentidad, su alma, termina siempre por deberle gran parte del trabajo al catálogo de atrocidades de Patrick Bateman.

Sin embargo cerca del final del relato vuelve a llenarse el texto de una energía demoníaca. Los últimos tres capítulos del libro son eso que los gringos llaman unos page turner, un texto que realmente engancha.

Y tal como en American Pyscho, la presencia del padre y la paternidad (fallida en este caso) en Lunar Park es uno de los temas importantes de la novela, cuidado si no el principal.

Bret Easton Ellis, el escritor, ha dicho en varias oportunidades que su padre fue la inspiración para Patrick Bateman. Las interpretaciones de esa revelación pudieran ser infinitas, yo prefiero pensar (o rescatar) de la figura de Bateman esa desconexión que parece tener con su entorno. Y viéndolo de esa manera es un reproche potente de un hijo a ese padre ausente.

lunar parkSiempre he pensado que American Psycho es un texto lleno de rabia. El ‘monstruo’ que termina siendo Bateman, para mi, es el miedo de Ellis a la figura de su padre. Miedo a no poder conectar con el, miedo a nunca entenderlo.

Si American Psycho era el miedo a su padre, Lunar Park entonces tiene que ser el miedo de Ellis a terminar siendo como su padre. En varios momentos de la novela, aunque no explícitamente, el Ellis literario está aterrado de terminar siendo la copia exacta de su padre. La copia exacta de esa paternidad ausente que vivió.

Y esa rabia que se manifestaba en American Psycho vuelve a Lunar Park en forma de fantasma. Por eso tiene sentido que Ellis escriba ésta como una típica historia de misterio sobrenatural.

Y aunque ese miedo de ser su padre se percibe durante todo el texto es increíble comprobar que existe una cierta resignación y entrega a esa verdad. Al final, tal y como lo plantea Ellis, el escritor, es imposible no ser un poco como nuestros padres.

Así entonces Ellis, el literario convertido un poco en su padre, se despide del hijo que el escritor no tiene pero que fácilmente puede ser el mismo hace 30 años. Y aunque parece ser un final triste ciertamente es de lo más optimista que he leído de Bret Easton Ellis.

Por eso la novela aunque parece tardarse más de lo necesario y parece tener varios pasajes de sobra, cierra de manera contundente.

Anuncios

Conseguido por ahí (I): Atrapando al Gran Pez [Audio Libro]

Manual de pesca.

Soy enemigo jurado de los audiolibros. No voy a decir que son inservibles porque estoy seguro que mucha gente prefiere ese formato al tradicional papel con letras. Pero como todo hay excepciones.

Catching the Big Fish, toscamente traducido como Atrapando al Gran Pez, es un libro escrito por David Lynch donde someramente relata alguna de sus experiencias con la meditación trascendental, entre otras cosas. Obviamente toca temas como el cine, la pintura, la música, las ideas, etc.

Es también el único audiolibro que tengo. ¿La razón?, decidí rescatarlo de una cesta de remates, en un mercado indio en medio de Kuala Lumpur. Ciertamente lo compré más por su valor extraño (para mi por lo menos que ignoraba, hasta ese día, la existencia del libro. Mucho más su existencia en el formato audio).

Sin embargo algo pasó. Cuando lo escuché la primera vez inmediatamente reconocí la voz de Lynch por lo que la escucha se hizo más agradable de lo que yo pensaba. Tiempo después leí el libro en formato impreso y aunque las ideas siguen siendo las mismas siento y estoy convencido de que escuchar a Lynch es un mejor método de entrega de esta información.

No intenta ser un libro sobre Meditación Trascendental. Es mas bien un testimonial de una persona extremadamente creativa que ha usado la técnica por muchos años. De hecho me sorprendió descubrir que Lynch comenzó a practicarla desde hace 40 años.

Sin embargo la escucha del texto a través de la voz de Lynch convierte la experiencia en algo sinceramente placentero. En un momento elabora sobre la naturaleza violenta de su trabajo y al siguiente resalta en pocas palabras la importancia del silencio y la respiración.

Su anécdota acerca del día que conoció a Federico Fellini parece una de las anécdotas de Werner Herzog. Y su descripción de las producciones de películas como Lost Highway, Mullholland Drive y INLAND EMPIRE son casi aforismos sobre cine. O por lo menos sobre un tipo de cine. Su cine.

Luego me encontré escuchando el libro de manera fragmentada. Si tenía un día difícil en mi trabajo (algo extremadamente raro) iba y escuchaba tracks sobre el Sentido Común, Ideas o la Consciencia. Y luego me sorprendí al reconocer una cierta paz.

Échenle una buscada. El libro que se consigue tanto en audiobook como en pdf por allí. Esta es la parte donde digo si es recomendado para fans de Lynch o para todo el mundo. Yo diría que ambos.

Russell Brand Meditation Session

Hay una posibilidad remota de que este libro pase para muchos como un sencillo intento de Lynch en el campo tan borroso de la ‘autoayuda’. De todos esos autodenominados gurúes que se hacen millonarios vendiendo libro tras libro, ¿alguien me puede nombrar a uno más interesante que Lynch?. Ok, no tengo más nada que decir.

That Big Black Hole: Esfínteres de Acero.

1362460173_sc_16334_04_12En la edición de Febrero de 2001 de la revista Talk, un artículo de Martin Amis recoge una conversación con el gran ‘Buttman‘. En ella, John Stagliano el  empresario/director/pervertido elabora, si se puede considerar así, sobre la filosofía del sexo anal desde el punto de vista de la representación pornográfica, que es una marca registrada de las película que produce, dirige y/o promociona:

“Con el sexo vaginal, tienes a una mujer gimiendo como loca. Y el espectador con un mínimo de capacidad para discernir se pregunta: ‘¿Es esto real o es puro cuento?’
Con el sexo anal, por otra parte, la actriz está obligada a producir una respuesta de otra naturaleza: más gutural, más animal. Su personalidad sale a flote”

Cierto o no, Stagliano debe saber una que otra cosa sobre respuestas ante la cámara. No en vano ha dedicado su vida a ello y mi intención de verdad no es cuestionarlo.

jo

En todo caso voy a complementar o mas bien a sostener lo que dice Stagliano con una cita del ensayo, La Ceremonia del Porno, escrito por Andrés Barba y Javier Montes. En el los autores hablan del cuerpo pornográfico.

“Todo lo que es susceptible de ser visto está siendo visto. Suprimid las manifestaciones afectivas de la privacidad sexual y el cuerpo resultante será un cuerpo abstracto”

También Barba-Montes hablan de algo llamado autopsia erótica. Un término que me llama la atención porque efectivamente una de las virtudes (?) del porno es esa capacidad que tiene de dividir los cuerpos. De hacer excitante (¿o será excitable?) cualquier parte del cuerpo. Desde lo más típico: la vulva, el pene, los senos, las nalgas, etc.

“La primera característica de un cuerpo presentado en el acontecimiento pornográfico es su insistencia. No puede ser obviado a la par que no puede ser tocado desde fuera (…) El espectador de pornografía no pide sólo un cuerpo desnudo realizando eficientemente un acto sexual; pide un cuerpo en el que cada uno de sus fragmentos sea un sexo”

stagliano

Al principio cité a Stagliano porque ciertamente, de los directores trabajando actualmente en el porno masificado,  es uno de los que coherentemente ha dedicado su obra, tanto la producida por el como por su compañía (con todos los directores que forman parte de su roster) a la explotación de fetiches específicos. Pero si se observa más detenidamente observarán que el sexo anal es lo primordial.

Buttman dice que una cogida por el culo te da una reacción más animal. Una reacción más natural. Y viendo las películas (producidas o dirigidas por el) uno puede de una u otra manera observar esto. Y por un tiempo esto quizás fue para ponerlo de una manera sencilla, la tapa del frasco.

¿Son Stagliano e Evil Angel los únicos que hacen películas de sexo anal duro? Nada más alejado de la realidad, sólo los tomo como ejemplo. En la era actual del porno, tan atomizado como está, basta con entrar en cualquier sitio de streaming porno y se darán cuenta que hasta el perro de la esquina anda rodando películas de sexo anal duro.

sasha-grey-gape-43306

Sin embargo vuelvo a mi segunda cita del ensayo de Barba y Montes, especialmente la parte de la insistencia del cuerpo pornográfico. Esa palabra, insistencia, llama poderosamente mi atención porque Barba y Montes durante todo su texto (muy bueno por cierto) parecen ignorar, no se si a propósito, el efecto que tiene la demanda sobre el porno. De hecho muy pocas veces se refieren a el desde una perspectiva de producto.

La demanda. Claro sería una impertinencia decir que el porno cambia o se reinventa meramente por la demanda de la gente. El ‘quiero ver algo más fuerte, quiero ver algo más loco, etc.’ mas bien lo que hace es visibilizar prácticas. Pero en ese proceso de visualización debe magnificarlas hasta el punto de hacerlas atractivas. Novedosas quizás.

De un tiempo para acá me viene llamando poderosamente la atención la aparición de una de estas novedades. Uno de estos ‘nuevos subgéneros’ que de nuevo no tiene nada. Y es el gaping, cuya traducción puede ser tanto abierto o enorme; gaping assholes, anos enormes o abiertos; o el anal gaping que es básicamente la acción de crear un ‘ano enorme’. Análogos.

Repito esto no es nada nuevo, sin embargo lo que ha captado mi interés es el nivel bizarro  al que se ha llevado esto y al mismo tiempo la estandarización de la práctica. Estos videos extremos de penetraciones anales son más viejos que las cholas de Cristo. Pero nunca los había visto como una práctica común del porno más masivo y consumible. Quizás podría ser una forma de defensa de la industria porno ante lo aparentemente irrestricto que es el internet. ¿Cómo compites con la ama de casa que decidió meterse tres pepinos en el culo?. La lógica del porno a veces no es complicada, la respuesta es sencilla: pues voy a hacer películas donde se metan 4 pepinos por el culo. Y así ya ven por donde vamos.

¿Y a donde voy? A ningún lado realmente, sólo quería justificar elegantemente esta curaduría de las mejores nenas con un ano de elasticidad superlativa. Con éxito y esfuerzo logré reducir la lista a un tres redondo.

Roxy Raye.

LSM6S

Esta oriunda del estado de la Florida comenzó, como muchas en este sub-género, como una webcamer amateur. No logro ubicar en que servicio de streaming colgó sus primeros videos. Lo cierto es que luego de abrir su página se ha dedicado a producir contenido exclusivo para ella. Eventualmente ha aparecido en películas para compañías (Evil Angel, obviamente).

Quizás no sea del agrado de muchos por la particularidad de que no hace escenas con hombres; si obviamos las que ha hecho con quien asumo es su pareja, que a lo mucho ha llegado a un POV y a un fisting; además de la escena que rodó con un fan y un interracial. Las otras escenas son lésbicas. Aunque la verdadera atracción  es verla sola. La mayoría de las escenas de su blog son de masturbación.

Una de las cosas que me llama más la atención de Raye es la energía positiva que transmite en todas sus escenas. Por bizarro que pueda parecer la cantidad de cosas que se mete esta niña por el culo y el tamaño que alcanza el mismo, nunca parece estar incómoda ni molesta. Y la forma como interactúa con la cámara es de lo más natural. Eso se aprecia, yo lo hago. Además de siempre estar sonriendo lo que es un cambio notable de la típica cara de humillación común en películas con estos sub-géneros. Una cara como de ‘tengo tres berenjenas en el culo, pero es lo más cómodo del mundo’. Y por último considero que la niña es bella. Tiene un cuerpo natural que por lo visto no ha modificado con cirugía y probablemente no lo haga.

Si ha leído hasta aquí y he causado algún interés en el tema (o si sencillamente ya lo tenía) esta es la actriz que yo recomiendo seguir. Para quienes tienen dinero pues suscríbanse a su página o si están pelando bolas pues bájense las escenas que no son difíciles de conseguir. Como dije anteriormente tiene algunas películas con productoras grandes. Las de Evil Angel son evidentemente el tiro al piso, sin embargo yo iría más allá y recomendaría aquellas que ha hecho con el propio Buttman. Son el gonzo al más puro estilo old school. Roxy tiene un gran culo y si hay un hombre con talento para registrar el culo en video es Stagliano. Las otras películas que hizo con Jay Sin son buenas pero un poco largas y repetitivas. Las únicas escenas que podría considerar en el espectro extremo son las que rodó con la gente de Kink. Es ver para creer.

Hot Kinky Jo / Alysa Gap aka Alysa aka Gapolexa

hotkinkyjo-anal-sex-porn-pictures-1-11

La primera vez que vi un video de cada una de estas actrices mi mente se paralizó. Porque lo que estaba viendo era básicamente un freak show. Era una vaina irreal.

La facilidad con las que cada una de mujeres dilatan el esfínter anal es sencillamente dantesca. Cuando supe que ambas eran “ex-soviéticas” (bueno Ukrania y Rusia), tuve una fantasía de como el accidente nuclear de Chernobyl había afectado el material genético humano y había convertido a estas mujeres ¡en mutantes!. Si no, me era imposible explicar como es que habían logrado convertir su ano en una proeza de la hidráulica y la anatomía humana.

Es increíble. Hotkinky Jo apareció también en uno de estos sites donde la gente sube videos desde su casa (asumo) y pronto los videos se convirtieron en una sensación en ciertos círculos. Es como ver un acto de magia. Cosas que aparecen y cosas que desaparecen. Pronto puedes encontrarte preguntándote a ti mismo: ¿ya no digamos la elasticidad del ano, sino la resistencia del intestino…

Pronto no tardó en ser captada por uno de los directores bajo el ala de Evil Angel, Jay Sin, quien la uso para varias escenas de sus películas. Asumo que luego de esta experiencia de más alto presupuesto le dio la idea de finalmente abrir una página con su contenido original.

Sin embargo la estructura de los videos de HotKinkyJo y la poca pasión que transmite la actriz a veces, más pronto que tarde, se tornan en repetitivos y sin sentido. Afortunadamente es poco probable que cada uno pase de los 9 minutos. Así que bueno sólo por la curiosidad de la nena.

alysa.anal.gape

De último está Alysa Gap, que si ha rodado más películas y escenas para páginas gringas de hardcore extremo. Evil Angel, evidentemente, también la recluto para algunas películas, pero a diferencia de HotkinkyJo, que sólo trabajo con un sólo director, Alysa trabajó para al menos 4 directores distintos, cada uno con motivos distintos y obsesiones distintas en torno al género del sexo anal.

Podría decir que Alysa Gap es la más comercial de las tres. Mientras que HotKinkyJo es lo más undergruond del asunto y siendo al final Roxy Raye como lo más indie de este conjunto.

Si tuviese que recomendar alguna de las escenas de Gap volvería a hacer referencia a Kink.com donde ha rodado varias veces y donde parece haberse explotado todo el potencial de Gap como performer.