Baseball Bat: Belladonna en 4 actos.

Bajo el ojo de Terry Richardson

Bajo el ojo de Terry Richardson

Transformación. Conditio sin qua non para la vida de una estrella porno femenina. En aras de mantenerse siempre “fresca y joven” para su público la actriz porno debe someterse, en muchas ocasiones bisturí de por medio, a una literal metamorfosis.

Tanta sea la demanda de la chica en cuestión, tanto serán los cambios por los que pasará. A veces, en ocasiones particulares, esos cambios estarán determinados por la edad o por imposición de sus empleadores.

La carrera de Belladonna no escapa a esto. A manera de tarea y de reto organizativo he dividido la carrera de Belladonna en cuatro etapas fácilmente identificables de acuerdo a un criterio bastante complaciente de mi parte.

1. Etapa del Noviciado: Carne Fresca.

Carne Fresca

Carne Fresca

De esta no escapa nadie termines siendo una super estrella porno con momentos de crossover al mainstream o desaparezcas en el olvido tras un puñado de escenas (y esas escenas son básicamente el grueso de esta etapa) nadie escapa al noviciado. Nadie escapa a ser por un tiempo carne fresca.

A medida que fue creciendo el internet y el porno hecho específicamente para esta plataforma, la vida de las actrices porno, especialmente en esta etapa, se alargó considerablemente.

La regla dicta que el inicio de esta etapa viene acompañada por una serie de películas que la mayoría de las veces se enmarcan en géneros concretos, específicamente aquellos que tienen que ver con la edad de la actriz en cuestión.

Entonces durante esta etapa será común observar como la actriz permanecerá siendo una teen o una barely legal por un buen tiempo. A la nena la iniciarán más de una vez.

El último título en que Belladonna aparece (y participa) bajo estas características es Up and Cummers 109 (2002) de Randy West, parte de una larga serie de películas cuyo atractivo es la inexperiencia de las chicas que allí aparecen.

Sin embargo para este momento Belladonna, con dos años de carrera, tenía oficialmente bajo su nombre más de 40 escenas. Incluso ya había participado en películas que fácilmente caen en cualquiera de las siguientes categorías.

Es por eso importante señalar que las etapas que yo señalo no son casi nunca una división cronológica ni temporal. Muchas veces se van a solapar, incluso ocurrirá que en ocasiones dos o más etapas van al unísono. Es una pesadilla de catalogación. La maravilla de la segmentación de la pornografía.

2. Etapa del Glamour: Porno con clase

Bajo el ojo de Suze Randall

Bajo el ojo de Suze Randall

Porno en serio, con clase. Porno refinado, con estilo. Porno con ambiciones, con visión. Puedo seguir pero, para mi, no es más que una completa estupidez. No dudo que haya quienes encuentran, y finalmente desarrollan, un estilo propio en el que son capaces de comunicar ideas interesantes sobre sexualidad y erotismo.

Pero no nos caigamos a cuentos. El porno es un producto. Y querer forzar todo eso aquello que dije anteriormente es una impostura. Y cuando ocurre, por lo general, se hace fuera de la maquinaria. Y aunque también es cierto que existen algunas personas trabajando entre dos aguas (Dave Naz, Richard Kern, etc.). a Belladonna pocas veces le tocó trabajar con alguno de estos personajes, ahorita sólo recuerdo a Suze Randall.

No estoy en contra de cierto glamour para el porno (uno de mis fotógrafos favoritos es Roy Stuart) pero si estoy en contra de una cierta corriente de pensamiento que dicta que éste tipo de porno es más valido (sino el más válido) que otro. Al final de cuentas es una cuestión de gustos. Belladonna coqueteó varias veces con este tipo de películas. Ya entrada en las últimas dos etapas de su carrera volvió a esta en varias ocasiones (Pirates II para Digital Playground fue una de las últimas). Incluso podría decir que The Fashionistas [2002, John Stagliano] es un extraño caso de amalgamación de esta etapa Glamour con la siguiente punk-porn.

Ciertamente las películas que Belladonna hizo en esta ciclo son bien cuidadas desde el punto de vista plástico. Creo que nunca se vio también, el problema es que muchas veces este tipo de películas requiere de ella una especie de domesticación o supresión de algunas prácticas características de ella como performer. En pocas palabras esta es la etapa menos anal de Belladonna. Quizás por eso se le hace tan poco interesante al sodomita que hay en mi.

3. Etapa del Sodomita: Punk-porn

856809_1

Al ‘infierno’ y de vuelta.

La cabeza rapada, fisting, el bate de béisbol, los transexuales, las orgías, Nacho Vidal. Es increíble como por esta época en particular es que todo el mundo, en general parece recordar a Belladonna. ¿Y cómo culparlos?

La primera película que vi de Belladonna era precisamente esa donde Nacho la empala con un bate de béisbol, “No necesitas usar eso”, le dice Belladonna al Vidal cuando este muy caballerosamente quiere embadurnarla con lubricante para poder hacer entrar el pulido roble en su delicado culito. Y el resto es historia…Fanático instantáneo.

Al mismo tiempo, las películas que Belladonna hizo durante este tiempo son también las más variadas en términos de fetiches, temas, directores y público; aunque siempre manteniendo su merecido estatus de reina del anal. Son también sus películas más osadas dentro de los límites del porno mainstream que nunca abandonó durante su carrera.

Y aunque los límites están ahí, sorprende observar como la nena filma una película con transexuales brasileños llena de dobles penetraciones anales y luego con tanta soltura va y filma una peliculita de fetiche podal. Un primor.

Es obvio que la influencia de Nacho Vidal en esta etapa es definitiva. Así como en su momento Rocco Sifreddi consideró al primero como su sucesor; Belladonna, la de esta etapa por lo menos, se convertía así en la siguiente sucesora natural de los dos. Esta es la performer que juega en el mismo nivel del talento masculino y está dispuesta a ir más allá, inclusive. Eso sin mencionar las implicaciones que pudo o no tener la relación afectiva que Belladonna y Vidal mantuvieron.

Por lo general esta es la etapa en donde se queman, llegan al punto donde no dan más. Algunas encuentran a Cristo, otras desaparecen de la faz de la tierra (pornográfica). Pero no Belladonna.

Una curiosidad de estos años es que rara vez Belladonna hará algo como esto otra vez. Y cuando lo hace en la siguiente etapa de su carrera será por una excepción a la regla. Nunca volvió a ser tan punk-rock. Aquí nació la leyenda.

4. Etapa Crepuscular: Mamá empresaria

1000009179_full

La Marca

Esta es la etapa final de la carrera de Belladonna. Dentro del porno por lo menos. Tanto en su rol de directora como en el de actriz, a veces de manera errática y con ausencias prolongadas.

Sin embargo mientras su imagen en pantalla parecía desvanecerse, los hijos que su explotación como actriz porno parió fueron dos: el primero la cimentación de Belladonna como un ícono viviente de la pornografía y una verdadera leyenda. El segundo lugar lo ocupa su contraparte mercantil, en la creación de su propia productora Belladonna Entertainment, fundada junto a su nueva pareja sentimental, Aiden Reilly uno de los editores de la casa Evil Angel.

Es de Reilly quien Michelle queda embarazada y así anuncia el inicio de la última parte. No me malinterpreten esta etapa de en la carrera de Belladonna es una de sus más prolíficas y con un estilo homogéneo que busca (aunque parezca contradictorio) agradar a más público posible.

Belladonna is just a brand.

También el estilo de pornografía cambia del intenso hardcore de la etapa anterior a un hardcore más moderado enfocado más en espectro de lo placentero por sobre todas las cosas, evidenciado esto en los entornos amigables en los que se desarrollan las mayorías de las escenas, llegando al extremo de primar el sentido de juego y libertad que no se veían en su trabajo anterior. Especial mención al hecho de que este el período en que más grabaría escenas lésbicas.

No estoy diciendo que no se conserve algo del espíritu de decadencia presente en las películas de la etapa punketa pero si que se reduce a un producto que evidencia que el interés rebelde de Belladonna notable en sus performances había perdido algo, ya no había una entrega a la locura de la pornografía, ahora estaba reemplazada por una calculadora estrategia de ganancias.

(continúa)