“Abril”: “Necesito una amiga” examina el Golpe de Estado.

screenshot-2017-01-05-14-43-10

FakeChavez melancólico

Me llegó anónimamente 😉 una “película” de una dimensión paralela, muy parecida a la nuestra.

Se trata de un programa especial de “Necesito una amiga”dedicándole hora y media al golpe de estado venezolano del 11 de abril. Y para ello, se buscaron al musicalizador de “La Pandilla de los 7” el cual hace aquí una banda sonora un poco menos infantil.

En esa dimensión, la oposición entera es ligeramente diferente a la nuestra. Televen se llama Telediez, Venevision se llama Vistavision, CNN es CMN, Carmona Estanga se llama “Pedro Cardona España”, Carlos Ortega es “Gutierrez” y Guacaipuro Lameda es “Guaicamacuto Alameda”. Les juro que no estoy mintiendo.

screenshot-2017-01-05-14-46-29

Pillines Conspirando en “Telediez”

Hasta Tom y Jerry, la famosa comiquita usada por un canal para evitar informar sobre la situación, es falsa. En cambio tenemos unas animaciones extrañas de un mono reportero, un oso enflusado, un buho científico, un cunaguaro en un gimnasio y un cardenal disfrazada de scout. No miento. Y SI, ESAS COMIQUITAS FALSAS SON MAS INTERESANTES QUE LA PELICULA. QUIERO SABER MAS DE ESTAS COMIQUITAS FALSAS PARALELAS. QUIEN LAS HIZO. POR QUE HAY UN CUNAGUARO LEVANTANDO PESAS. POR QUE UN OSO ENFLUSADO EN UN TALK SHOW. POR QUE. NECESITO SABER ESO.

screenshot-2017-01-05-14-25-10

Mono reportero.

screenshot-2017-01-05-14-25-40

Oso desconfiable enflusado

screenshot-2017-01-05-14-25-50

Animal indeterminado femenino. Contraparte del oso (“El Gordo Y la flaca”animalizados?)

screenshot-2017-01-05-14-26-02

Cunaguaro levantando pesas. NECESITO CONTEXTO DE ESTAS COMIQUITAS FALSAS COÑO.

screenshot-2017-01-05-14-26-14

Cardenalera Scout en programa de citas (creo). QUE ES ESTO.

screenshot-2017-01-05-14-26-36

MALDITA SEA ESTO ES SIMBOLISMO DE QUE O QUE. NECESITO SABER MAS DE ESTO COÑO POR FAVOR.

Los personajes chavistas, por otro lado, si tienen los mismos nombres. El doble de Chavez, Alí Bazan “interpreta” a Chavez. En mi corazón, lo bauticé “Fake Chavez”. Fake Chavez es un actor con poco rango, que pareciese tener pegada a su cara una máscara muy buena de Chavez. Sobre su actuación, pusieron la voz de, supongo, el carajo que imita a Chavez en la colección musical “palo por ese culo” y listo, el resultado es un Chavez estoico, poco expresivo que si recuerda al original. No me malinterpreten, una figura como Chavez, tan mediática y con un fallecimiento tan reciente, no iba nunca poder ser emulado efectivamente. Fake Chavez es un esfuerzo loable.

Por alguna loca razón que nunca logré entender, Fake Chavez solo es sugerido, como figura misteriosa durante la primera media hora. Y cuando finalmente muestran su cara, el Fake Chavez nunca llega a ser el protagonista de esta película.

screenshot-2017-01-05-14-47-28

El misterioso y enigmático hombre  desconocido (Fake Chávez)

Y entonces, ¿Quien es el protagonista de esta película? Aquí va la genialidad e innovación de este programa especial de la versión dimension paralela de “Necesito una amiga”: NUNCA LO SABEMOS. No hay personajes protagonistas claros. Nadie destaca. Todos los personajes hacen prácticamente cameos extensos y nadie ataja nunca el protagonismo.

screenshot-2017-01-05-14-49-42

Assassination right there

Me encantaría afirmarles que esa fue exactamente la herramienta narrativa que el director estaba buscando, el emular esa sensación de incertidumbre y de no poder repartir responsabilidades de esos días. No lo hago por temor a que crean que estoy hablando en serio.

screenshot-2017-01-05-14-49-21

Liliane Blaser cameo! (nunca me regresó la cinta de MiniDV que le presté 😦 )

Sobretodo hacia el desenlace, este programa especial de “Necesito una amiga” asume honestamente su narrativa de “retazos a los coñazos”-“corta y pega que algo queda”. Nadie llega nunca a su destino. Ni siquiera Fake Chavez, al cual lo vemos por última vez rezando junto al monseñor a orillas de la playa. Luego de eso, vemos imágenes de archivo del verdadero Chávez.

 

screenshot-2017-01-05-14-47-58

Boys will be boys!

Insisto en la dimensión paralela, porque si esta película es efectivamente de nuestra realidad (aún no la estrenan, así que pudiese ser el caso), la derrota cultural sería evidente y la política mucho peor. El cambiarle TODOS los nombres a los golpistas implicados, como temiendo represalias o queriendo proteger su identidad, es la claudicación del mismo argumento del golpe de estado. Es aceptar que ni siquiera en una película se puede afirmar con seguridad quienes fueron los golpistas.

screenshot-2017-01-05-14-45-58

Fake Chavez es adorable. En serio.

Creo que lo mas impresiona de “Abril” es que no logra nada. No hay un nuevo ángulo revelador, o una historia oculta que no conozcamos. No genera emoción. No genera indignación, esperanza, arrechera (por las razones correctas). Nada. Ni siquiera genera comedia sin intención. No hay ni siquiera mayores libertades narrativas como para hacer entretenido este relato. Un militar dándole una cachetada a Fake Chavez o algo, como para intentar resucitar esto. Nada.

He visto, eso sí, peores actuaciones y peores planos en otras películas. No es necesariamente un éxito, pero tampoco es un fracaso absoluto..

En fin, escribir “11 de abril” (+ VTV o + Globovision dependiendo de cuan Kool-Aid prefieren) en Youtube es una experiencia mucho mas divertida, honesta y contundente.

Hagan eso.

screenshot-2017-01-05-14-51-23

El mejor plano de la película. El helicoptero al fondo. Platero y yo.

Anuncios

Beyond Two Souls: Film & Games

beyond_bannerPara los puristas, Beyond: Two Souls es un infierno. No es una película porque su distribución y contexto exige tener un PS3 y al menos un mando de control. Está catalogado como un videojuego, pero su jugabilidad y controles están diseñados para pasar desapercibidos y no interrumpir la experiencia narrativa, lo cual, por poco, es la definición técnica de un videojuego.

Para los que, como yo, disfrutan la mezcla de plataformas y consideran que solo en la experimentación es que el arte cobra vida (entendiendo además que eso fue lo que logró que el cine y los videojuegos existieran, en primer lugar), Beyond: Two Souls es un hito destacable bajo todo punto de vista.

Beyond fue selección oficial del Tribeca Film Festival 2013. David Cage, el creador y cabeza de Quantic Dream (los creadores de Heavy Rain, título del 2010 con estructura similar), escribió y dirigió todo el proceso. El guión final tiene unas dos mil páginas, puesto que hay diferentes escenarios, decisiones y alternativas que pueden desembocar en hasta 24 finales diferentes. Cada segundo de performance fue realizado en motion capture. No hay animaciones artificiales extras. Todas y cada uno de los movimientos y gestos de los actores fue capturado. Es así como, sin duda y bajo todos los puntos de vista, los personajes del juego son personajes encarnados por Ellen PageWillem Dafoe, Kadeem Hardison y Eric Winter, entre otros.

101113lunchfilmgame_512x288

Dafoe, siempre sexy.

Durante todo el juego encarnas a Jodie Holmes (Ellen Page). Jodie está conectada desde su nacimiento con otra alma del inframundo, llamada “Aiden”, que tiene vida propia (aunque por lo general suele aliarse y hacerle caso a Jodie). El tener ese nexo y acceso con el otro mundo, hacen de Jodie un ser humano con potencialidades increíbles.

La campaña, de unas 10-11 horas de duración, se pasea por toda la vida de Jodie. Desde su nacimiento, su infancia, pubertad, su adolescencia emo-rebelde, hasta la adultez. Por supuesto, la vida de Jodie está controlada y monitoreada por la DPA (Actividades Paranormales) y la CIA, los cuales buscan sacarle todo el provecho posible a la peculiaridad de Jodie y Aiden. Cada escena está muy bien construida, aporta a la historia y al desarrollo de los personajes. Es refrescante, entre tanto macho alfa con pistola o mujer tetona sabrosa, encarnar el crecimiento de un personaje femenino en su lucha por la independencia y su postura ante la vida. Personalmente, manejar a una Jodie niña, profundamente triste pero a la vez integra y fuerte, fue inolvidable y memorable.

beyond-two-souls-screen-1654169250

Devastador 😦

Beyond logra una hazaña interesante: balancear muy bien varios géneros cinematográficos. Desde secuencias cotidianas cuasicomedias de la pubertad de Jodie, el terror-suspenso de su infancia y los “fantasmas”, pasando por la acción frenética de sus años como agente de la CIA y prófuga de la justicia, el misticismo de su etapa viajera y el sci-fi de la exploración científica al inframundo. La historia de Jodie es épica y nada luce fuera de lugar o forzado. La experiencia, en ese respecto, es única y ya sólo por eso merece ser experimentada.

Sin embargo, la historia no es perfecta. Hay algunos huecos en el guión (Aiden, por ejemplo, pudiese solucionar algunas cosas de manera mas efectiva que, para efectos dramáticos, ni participa) y algunos personajes con potencial que, por lo extensa de la historia, no dejan quizás la marca que deberían haber dejado. También hay secuencias que, sin llegar nunca a la frustración, se perciben algo apresuradas.

Pobre Jodie, animalito de prueba de la CIA

El resultado final es, sin duda, satisfactorio. Hay muchas sutiles referencias y homenajes a películas y una grandísima historia que sin un gran twist efectista, garantiza grandes momentos narrativos. Beyond se apoya en varios clichés y logra usarlos como impulso para tener personalidad propia.

El gameplay es casi una negación del mismo. David Cage ha repetido muchas veces que no hay “game overs” o “decisiones malas” sino una historia con muchas posibilidades que se quiere narrar. Inclusión narrativa. Cualquiera puede jugar Beyond: Two Souls. Hay incluso un modo ultra-fácil para el que nunca ha jugado en su vida.

Mientras menos intelectualicemos los controles, mejor será la experiencia. Es por eso que, si bien manejamos a Jodie y caminamos por donde queramos, la jugabilidad, aparte de eso, se limita a muchos “Quicktime Events”: Completar movimientos y acciones de Jodie con los direccionales (que van desde prender una luz en el garage de tu casa, hasta una secuencia extensa de Stealth, golpes y disparos en Slow Motion en Somalia), elegir diversas conversaciones y/o el tono de alguna respuesta (ejm: sarcasmo, frialdad, empatía, molestia).

beyond_ts-7

Aiden chequea a Jodie y a su padrastro. Al fondo, Dafoe siempre sexy

Durante todo la historia, alternaremos el control entre Jodie y Aiden. De hecho, existe la posibilidad de jugar en modo cooperativo (dos controles o un control y un smartphone con el app gratis del juego). Con Aiden, las mecánicas son diferentes. Tiene mas rango de movimiento y rapidez (por… bueno, ser un alma y no tener que cumplir con las leyes físicas de lo material) y puede atravesar paredes, techos y pisos para hacer una exploración mas extensa. Puede activar suiches, mover objetos, poseer personas, curarlas (también asesinarlas) y canalizar recuerdos. No puede, sin embargo, alejarse mucho, pues pone en peligro la salud de Jodie.

Beyond-Two-Souls-001Dicho esto, la ambientación del juego es soberbia. Quantic Dream si que sabe ambientar y contextualizar. Desde el aspecto militar y polvoriento de la misión en Africa, pasando por las futuristas y muy científicas oficinas de la DPA. La perfecta ambientación de una casa clase media de los suburbios, pasando por la vida en la calle de un grupo de indigentes. Un frío invierno asiático y una ambientación road-trip desértica americana. Cada escena tiene un trabajo de dirección de arte destacado y dedicado. No hay arma, utensilio, revista, mueble, vehículo, etc. que no haya tenido un grupo de artistas detrás.

Detrás de la musicalización hay un trabuco conformado por Normand Corbeil (ganador del BAFTA por su trabajo anterior en Heavy Rain), Lorne Balfe y la bestia legendaria de Hans Zimmer (Inception, The Lion King, The Dark Knight y The Thin Red Line, entre otros). Éste es además el último trabajo de Corbeil, quien falleció este año.

beyond-two-souls-screenshot-5

Las animaciones faciales y corporales son uno de los platos fuertes. Eso se logra cuando pones a todo el cast a interpretar todas y cada una de las acciones. Jodie cambia con el tiempo y con el contexto. Camina y reacciona diferente al clima y a la situación. Las actuaciones son de altísimo nivel. No sólo en gran parte por las bestias a cargo (nadie debería dudar de Willem Dafoe o Ellen Page, por ejemplo) sino por el diseño de las escenas. No importa que ruta o reacciones decidas desencadenar, ningún escenario rompe la experiencia o se nota desubicado.

A nivel gráfico, donde se ven un poco las costuras son en algunos elementos que interactuan con los personajes, sobretodo las comidas (capturas muy rígidas y poco creíbles). No experimenté caída alguna del framerate y los tiempos de carga (incluso en escenas gigantescas en duración y escala) son aceptables.

Sí conectas con la estructura de este juego, la rejugabilidad es innegable. La curiosidad por conocer diferentes desenlaces, reacciones o destinos de los personajes es muy llamativo. Es muy probable que alguna escena memorable no la hayas podido experimentar a la primera, gracias a tus decisiones.

Para los que buscan una experiencia gamer basada en reflejos o puzzles complejos, esta pieza no es la indicada. La jugabilidad está completamente subordinada a la narración. Inclusive comparándolo con su antecesor espiritual Heavy Rain (donde manejabas cuatro personajes y todos en algún momento tenían la amenaza latente de que podían morir por un comando mal ejecutado o un puzzle mal resuelto, sin detener la historia en el proceso), Beyond es mas narración, decisiones y sentimientos que controles, comandos y challenges . Logra magistralmente que formes parte de la historia. Tu participación es fundamental. Sin embargo, al no haber elemento “frustración” o reto de jugabilidad técnica, el gamer tradicional pudiese entender este juego como “demasiado fácil” y desecharlo.

Esta experiencia es de otro tipo. Sí, es un videojuego para cinéfilos. Pero sobre todas las cosas es una película interactiva que hace de cualquier espectador, un gamer activo.

Spring Breakers: Pussy Riots consumistas

Lo primero que respeté de Spring Breakers es la trampa descarada. Se vende como un film ligero y divertido de hermosas niñitas en bikinis, fornicando y drogándose, cuando en realidad se concentra en la reiteración clásica del entumecimiento de la droga recreativa, la nula personalidad buscando referentes y el sexo nauseabundo de barranco. Si de algo no se le puede acusar a Harmony Korine, es de desconocer el poder de la ficción y de la narrativa meta. Spring Breakers, para el espectador común que desconoce Kids y el estilo de Korine, esta película es una trampa necesaria para describir otra trampa.

Además de las tetas rebotando repletas de licor (que sí las hay), Spring Breakers se concentra también en el vomito del piso o los restos de la piedra no consumida. Todos los aspectos del hedonismo consumista de nuestros tiempos. Nos deja “debiendo” mas sexo. Es plenamente intencional.

Screen shot 2013-07-09 at 23.34.20

La historia de cuatro adolescentes con unas obsesivas ganas de salirse del patrón y “ver algo diferente”. La tragedia de estar convencido de que las vacaciones primaverales gringas no son ya costumbres consumadas, clichés rentables y sendo negocio, desde hace décadas. Harmony Korine aprovecha esta premisa desde el mismo casting, aprovechando el deseo de las “niñitas Disney” Vanessa Hudgens, Ashley Benson y Selena Gomez de salirse del patrón y mostrar su lado mas salvaje y “adulto”. Al trío se une la esposa del director, Rachel Korine, quien logra mezclarse muy bien con sus menores co-protagonistas.

Screen shot 2013-07-09 at 23.22.13

Las cuatro protagonistas destacan. Sin embargo, Candy (Vanessa Hudgens) y su reiterativa pantomima de pistolita suicida se lleva los máximos honores. Su burla a la sordomuda calenturienta, su sonrisa borracha, su violencia desatada, su sexualidad explosiva, siempre en control. Es la generación que fantasea con Die Antwoord, fiesteros explotadores de la miseria y la piedra sexy. Mucha culpa blanca inconsciente. Lo cool es ser pobre, del ghetto, de las calles, del crimen ilegal, siempre y cuando se sea millonario. La paradoja. La universidad y la vida profesional planificada es una espantosa cotidianidad irreversible, salirse del patrón es necesario, así sea a través del coqueteo con la muerte por aparentes estupideces superficiales. Lo mas divertido, excitante y revelador siempre será violar la ley impunemente. “Seeing all this money makes my pussy wet” sentencia Candy.

Screen shot 2013-07-09 at 23.36.53

Lo de Alien (James Franco) es un caso quizás único. El hip-hop mas como actitud gangsta que como lucha social. Una caricatura exagerada del blanco que por todos los medios quiere ser identificado como el rey del blinblineo que empieza siendo inverosímil y progresivamente va obteniendo corazón y credibilidad. Alien degusta con su pene y sus dientes platinados a casi todas las niñitas deliciosas vacacionistas, es millonario y tiene cientos de juguetes adultos (ametralladoras, Kool-aid azul, nunchacos y shorts de todos los colores) pero no deja de ser uno de los personajes mas patéticos del cine reciente. Un esclavo de sus pulsaciones simples y de los “role models” mala conducta impuestos allí por su rentabilidad.

La escalada de violencia es necesaria y surreal. Inverosímil a ratos, lo cual la potencia. Son las Pussy Riots consumistas gringas. La lucha equivocada radicalizada. Son las hormonas desatadas y el sexo peligroso como eufemismo del amor. El efectismo mas peligroso, siempre y cuando seamos protagonistas de una historia divertida e intensa. “Pretendamos que estamos en un videojuego. Como si estuviésemos en una puta película. No le tengas miedo a nada”.

Aún desde la superficie mas tonta, casi todos queremos ser poesia

Aún desde la superficie mas terrible, la aspiración a poesía es válida

Esto contrasta a ratos con la adorable vuelta a la infancia de los personajes principales. Momentos románticos, entre pase y pase. Esta generación no creció con Madonna. La chica material de los 80 se queda corta. La nueva diosa pop del consumo es Britney Spears, desde niña Disney hasta su desquiciada calvicie y maternidad irresponsable.

Visualmente, aquí resuenan los colores nocturnos de Enter The Void , la fiesta peligrosa de Irreversible y la pistolita de agua sexy de The Runaways y todo es gracias a la fotografía de Benoit Debie. Es la apología nihilista del 2013, por lo que es multicolor y llena de horas mágicas. La belleza de la rumba dura nocturna y el romanticismo de la playa. El gonzo de las cámaras en mano está algo presente, pero enormemente magnificado por el cristal artístico.

Screen shot 2013-07-09 at 23.42.02

La música está muy bien diseñada. Vamos del dubstep farandulero de Skrillex a los momentos tensos y nocturnos electrónicos de Cliff Martinez (reconocido recientemente por su gran trabajo en Drive), todo flanqueado con el hip-hop de Gucci Mane, Waka Flocka Flame, Nicki Minaj, Rick Ross, Dangeruss (inspiración del personaje de Alien) y el mismo James Franco. Sobretodo Skrillex acierta con una versión instrumental orquestal de su archireconocido Scary Monsters and Nice Sprites rebautizada como Scary Monsters on Strings (got it? cuerdas, hilo, bikini).

A ratos se regodea mucho en su condición “artsy”. Mucha abulia, melancolía y nostalgia. Cual película de exploración de Gonzalez Iñarritu. A fin de cuentas quien edita es Douglas Crise (Babel). Mas allá de dialogos y one-liners, es una película que balbucea entre línea de coca y buche de licor. Funciona.

“Es la Trainspotting de nuestros tiempos”. Sonamos ancianos. Spring Breakers nos deja en evidencia. Hay algo allí para nosotros, pero este film le pertenece más a los gloriosos irresponsables, a los que aún están por entrar en la adultez maldita. Los que aún no solo quieren, sino activamente buscan por todos los medios vacacionar eternamente con el trabajo de otro. Esperemos que la aprecien lúdicamente, se droguen hasta el entumecimiento y el sudor, pongan el blu-ray de ésta película y exploten Noisia, Skrillex o Borgore a todo volumen.

El Superman vigente de Snyder

Superman, ese héroe creado a finales de los 30, encarnación del Macartismo de la década de los 50 y poster boy del sueño americano y su imperialismo asumido, no pertenece a ésta época. Es un héroe anacrónico, y sus versiones cinematográficas siempre han reiterado esta obsoleta visión.

Con esta gran predisposición, y un mundo alabando a Marvel, Zack Snyder y David S. Goyer han logrado un Hombre de Acero creíble en pleno 2013. Lo primero que han hecho es volar (o mejor, posponer) a Lex Luthor (que como introducción a la mitología Superman, siempre ha sido recurrente su caricaturización y poca amenaza física) y el foco recurrente en la dualidad exagerada de Clark Kent/Superman. Snyder ha logrado contarnos el nacimiento y crecimiento de Kal-El, sin necesidad de apurar las escenas ni mostrar a Clark Kent adulto a la media hora. Flashbacks bien llevados, pertinentes cuya naturaleza ayudan a entender al personaje.  No hay Clark Kent gafo y vulnerable, sobreactuando torpeza y debilidad. Hay mas bien una lucha genuina por ser “el hombre mas grande” y mucho control de ira. Lo compro.

Las actuaciones y presencias físicas son acertadas. Henry Cavill es un buen Kal-El, y sobretodo un gran Clark Kent. La actitud humilde “white fences” de Kevin Costner (Jonathan Kent) y Diane Lane (Martha Kent) funciona, así como la dignidad y grandeza de Russell Crowe (Jor-El) y Ayelet Zurer (Lara Lor-Van). Snyder no puede dejar el paternalismo de lado (tema recurrente en Superman) y le da prioridad emocional a las escenas de Kevin Costner, el cual cumple la tarea de gran manera. Russell Crowe, por otro lado, logra que queramos ver una precuela enfocada en Jor-El, cosa que la cabeza flotante de Marlon Brando jamás pudo. Sin embargo, el casting de verdad se luce con Michael Shannon (General Zod) y su mano derecha Faoura-Ul, encarnada por Antje Traue (la cual mas que grandes líneas, tiene una amenazante y demoledora presencia en las secuencias de acción). La siempre perturbadora puesta en escena de Shannon es una gran amenaza creíble. El punto flojo es Amy Adams, quien no logra convencerme del todo como Lois Lane. No dejo de ver a Adams y su carita de perplejidad eterna, al acecho del Oscar. Aún teniendo posibilidad de escapar de eso (el guión le da mas oportunidades que zancadillas), no hace sino agregarle demasiado elemento “damisela en aprietos” a una Lane que debió haber sido aún más independiente. En cuanto a los personajes secundarios, lo mas flojo de la película es Perry White (Lawrence Fishburne) y sus colegas periodistas, que no logran representar con contundencia al ciudadano “de a pie”. Es mas bien el sector militar (con Harry Lennix, Richard Schiff, Christopher Meloni y Christina Wren), quienes, aun siendo foco de algunas críticas, logran empatía, conexión y cierta relevancia.

Ésta, obviamente, NO ES una película de diálogos. Los personajes recitan sus líneas con la dignidad característica de la mitología, y funciona. Por supuesto que hay líneas idiotas y acciones innecesarias para forzar par de momentos cursis. Pero por lo general, Snyder logra que nos olvidemos de ellas con facilidad, no dándoles tanta importancia.

El diseño de arte es uno de los puntos fuertes de la película. En segundos, nos comemos rápidamente el cuento de Krypton y entramos fácil en ese mundo moribundo. El vestuario, asunto delicado en películas de superhéroe, pasa la prueba con honores, igualando en grandiosidad y presencia los trajes de Superman, Jor-El y General Zod y sus esbirros.

La acción esta bien distribuida y cuando está presente, es brutal. No “burutal” como muletilla mascachicle fácil, sino realmente brutal. Es potente, contundente y sin descanso. El nivel de destrucción y ensañamiento roza lo épico y Snyder, sorprendentemente, no se regodea en las cámaras lentas efectistas, sino que, al contrario, deja que el poder alienigena choque constantemente con nuestra física de humanos, encadenando una escalada de violencia demoledora.

El score de Hans Zimmer espanta las trompetas épicas de John Williams a punta de coñazos, percusiones y sonidos mas orgánicos. No era tarea fácil, pero Zimmer logra reemplazar a la historia con una personalidad aplastante. Sí, hay una fuerte apuesta por la contundencia rítmica, pero tambien hay momentos sutiles e íntimos que cuadran perfectamente con la mitologia Superman. Snyder, además, nos introduce par de decisiones sonoras agradables en su selección musical. Hay empatía hacia un Clark Kent trabajando en su diáspora mientras suena “Seasons” de Chris Cornell.

Lo criticable en Man Of Steel, es que no tomó mayores riesgos. Supongo que el relativo fracaso de Sucker Punch (sobretodo con la crítica) le puso una tijera enorme a los testículos de Snyder, quien decidió no radicalizar mucho sus propuestas (una lástima, Sucker Punch es una obra maestra, el tiempo nos dará la razón y ere erita cara de papita). Había escuchado par de rumores que llamaron mi atención acerca de cambios interesantes y estructurales en la mitología, pero no es cierto. La trama termina siendo tradicional y comercial, por sus deseos evidentes de competir con Marvel y sus franquicias establecidas (Sí, si hay una referencia al universo Batman en la película). Sí, hay una reivindicación del ciudadano estadounidense, quien es separado de la actitud administrativa y militar de quienes los gobiernan o vigilan. Hay una dualidad mostrada del cristianismo gringo conservador (“Dios me hizo esto” / “Tu eres Dios”) e incluso par de críticas sutiles y tibias a los conceptos errados de patriotismo. Todas son, repito, muy sútiles y tibias, pero se magnifican cuando entendemos lo jodido que es romper el marco de un Blockbuster, además de Superman.

A primera vista, dudo que éste sea un clásico, pero sin duda es el inicio de algo mas grande. Snyder ha logrado algo que personalmente me parecía poco probable: una película interesante y pertinente de Superman en pleno 2013.

“Far Cry 3 Blood Dragon”: El futuro gamer desde el VHS

Far Cry 3: Blood Dragon es el videojuego de sci-fi y acción de los 80 que nunca se pudo hacer. En esa gloriosa década no existía la tecnología necesaria, pero sí la obsesión exagerada de tenerla.

Es un DLC (contenido extra de descarga) del aclamado Far Cry 3 disponible para PS3, Xbox 360 y PC. Tiene el mismo gameplay (First-Person Shooter/ Mundo Abierto) y el mismo motor gráfico. Pero apartando eso, son dos juegos completamente distintos.

Far Cry 3: Blood Dragon es la versión del futuro vista desde las películas de acción y sci-fi de esa gloriosa década políticamente incorrecta, misógina, homofóbica, llena de testosterona y “one-liners” idiotas enunciados por héroes douchebags que buscan cualquier oportunidad para rimar y burlarse del tipo de muerte que le han propinado a algún esbirro del mal. La guerra fría cotufera. Y todo ésto en el auge sonoro de las baterías electrónicas, los sintetizadores y los solos de guitarra eléctrica efectistas. Es, según los propios creadores de Ubisoft, “la visión VHS 80’s del futuro”.

Con la información introductoria de “es el año 2007. Es el futuro” ya sabemos que lo que viene es hilarante. Toda la premisa está basada en ese futuro ficticio cinematográfico que nunca cumplió las expectativas (muchas de estas, sobretodo, creadas en los 80). La Familia Robinson NO se perdió en el espacio en el 97, Jean-Claude Van Damme no fue un policía del tiempo en el 2004, Snake Plissken no escapó de una destruida New York en el 97, Stallone y Carradine no participaron en carreras de carros asesinas post-apocalípticas en el 2000 y, por nombrar otras dos, nos espera otra decepción en el 2015 (carros voladores y patinetas flotantes en Back To Future II), y en el 2019 (Replicantes en Blade Runner). Muchas promesas fallidas -temporalmente- gracias a la caída del muro de Berlín. Hoy en dia ya no hay soviéticos fríos y criminales (aunque aún hay uno que otro ruso villano) sino árabes terroristas y chinos malvados.

Esta imagen, básicamente, captura mi impresión general sobre el juego.

En este juego controlamos a un super soldado “Mark IV Cyber Commando” de rango Sargento y de nombre Rex Power Colt (uno de los mejores PUTOS nombres de protagonista alguno de cualquier cosa), cuya voz se la da el gran actor de culto Michael Biehn (Kyle Resse en The Terminator y Dwayne Hicks en Aliens). Por supuesto Rex cuestiona todo a su paso, tiene serios problemas con la autoridad, disfruta haciendo chistes malos cada vez que asesina a alguien de manera creativa (si le arrancas el corazón a alguien con tu mano cibernética, podría decir algo como “le puso corazón a la cosa” o “wow, I’m real heartbreaker”) y habla siempre con ese tono oscuro y carrasposo del héroe con actitud que ha sufrido mucho y vive en su propio infierno personal. Es un gran protagonista y Biehn hace un excelente trabajo.

Es el año 2007 y el mundo ha sufrido una devastación nuclear por la guerra entre Estados Unidos y Rusia. El villano es el Coronel Ike Sloan -el cual es idéntico a Bennet de Commando– quien tiene alguna aspiración sin sentido de controlar el mundo a través de avances tecnológicos, virus y “Blood Dragons” una mutación de dinosaurios exóticos que poseen una piel con colores fosforescentes que cambian con su estado de ánimo y además LANZAN RAYOS LÁSER POR LOS OJOS. Maravilloso.

También hay un sidekick representando una minoría asiática (con bandana japonesa a-la-Karate-Kid) y un interés amoroso encarnado por la Dra Darling, que es idéntica a Brigitte Nielsen en Rocky IV. Hay muchas referencias a películas de los 80 como Commando, Terminator, Teenage Mutant Ninja Turtles y Predator.

Si bien el motor del juego es actual, todos los cutscenes están presentados en Standard Definition y con calidad/estilo gráfico de 16-Bit. Estas escenas son una maravilla nostálgica idiota pura. Hay, entre otras cosas, un montage esperanzador de entrenamiento-a-la-Rocky (¡musicalizado por Hold On to the vision de Kevin Chalfant, del clásico Retroceder Nunca Rendirse Jamás! Lloremos) , una escena de sexo con el mood retro exacto y un desenlace lleno de frases idiotas y clichés que intentan ser inspiradoras, una tras otra.

Hay un gran arsenal de armas. Desde escopetas con municiones incendiarias, hasta la Minigun ametralladora multicañon impelable en el género, pasando por bombas molotov, rifles sniper y la “Killstar”, arma en forma de estrella que al colocarla en el brazo cibernético, dispara un fuerte y devastador rayo laser. Todas las armas son customizables y mejorables, y todas ofrecen esa satisfacción contundente de reventar al enemigo en una bomba mojada de piel, vísceras y lamentos.

Todo en este juego es una sátira. Todos los menús, descripciones y tutoriales son una constante burla a los elementos superficiales y obvios de la pieza. El resultado final es un combo muy divertido e idiota, necesario para nuestra felicidad.

Rex Power Colt se caga en Dragones controlados por el enemigo

Este DLC necesita un DLC. O mucho mejor aún, un juego entero. Ya el Far Cry 3 y su cruel historia de piratas y niños ricos vacacionando palidece ante el poder de los cyborgs. Lo positivo para aquellos que tienen el dinero contado, es que no es necesario tener el Far Cry 3 para descargar “Blood Dragon”. Merecemos más del Sargento Rex Power Colt.

Far Cry 3: Blood Dragon está en mi top 3 de mejores DLC de todos los tiempos. Si no me quieren creer, mala leche. Yo sólo les dejaré un track del GRAN soundtrack del juego, creado por Power Glove. Escuchenlo recordando que en este juego, los DRAGONES-DINOSAURIOS LANZAN RAYOS LÁSER POR LOS OJOS. Y hasta tenemos la oportunidad de cabalgar uno. Satanás Santo, ¿No están convencidos? Los créditos finales están musicalizados con “Friends (forever)” de Dragon Sound, banda sonora de Miami Connection. De nada.