Acerca de GonzoPersona

Izquierdoso amigo innecesario. Nunca diestro cineasta, gamer y gonzoescritor. Al final todo explota y mueren.

“Abril”: “Necesito una amiga” examina el Golpe de Estado.

screenshot-2017-01-05-14-43-10

FakeChavez melancólico

Me llegó anónimamente 😉 una “película” de una dimensión paralela, muy parecida a la nuestra.

Se trata de un programa especial de “Necesito una amiga”dedicándole hora y media al golpe de estado venezolano del 11 de abril. Y para ello, se buscaron al musicalizador de “La Pandilla de los 7” el cual hace aquí una banda sonora un poco menos infantil.

En esa dimensión, la oposición entera es ligeramente diferente a la nuestra. Televen se llama Telediez, Venevision se llama Vistavision, CNN es CMN, Carmona Estanga se llama “Pedro Cardona España”, Carlos Ortega es “Gutierrez” y Guacaipuro Lameda es “Guaicamacuto Alameda”. Les juro que no estoy mintiendo.

screenshot-2017-01-05-14-46-29

Pillines Conspirando en “Telediez”

Hasta Tom y Jerry, la famosa comiquita usada por un canal para evitar informar sobre la situación, es falsa. En cambio tenemos unas animaciones extrañas de un mono reportero, un oso enflusado, un buho científico, un cunaguaro en un gimnasio y un cardenal disfrazada de scout. No miento. Y SI, ESAS COMIQUITAS FALSAS SON MAS INTERESANTES QUE LA PELICULA. QUIERO SABER MAS DE ESTAS COMIQUITAS FALSAS PARALELAS. QUIEN LAS HIZO. POR QUE HAY UN CUNAGUARO LEVANTANDO PESAS. POR QUE UN OSO ENFLUSADO EN UN TALK SHOW. POR QUE. NECESITO SABER ESO.

screenshot-2017-01-05-14-25-10

Mono reportero.

screenshot-2017-01-05-14-25-40

Oso desconfiable enflusado

screenshot-2017-01-05-14-25-50

Animal indeterminado femenino. Contraparte del oso (“El Gordo Y la flaca”animalizados?)

screenshot-2017-01-05-14-26-02

Cunaguaro levantando pesas. NECESITO CONTEXTO DE ESTAS COMIQUITAS FALSAS COÑO.

screenshot-2017-01-05-14-26-14

Cardenalera Scout en programa de citas (creo). QUE ES ESTO.

screenshot-2017-01-05-14-26-36

MALDITA SEA ESTO ES SIMBOLISMO DE QUE O QUE. NECESITO SABER MAS DE ESTO COÑO POR FAVOR.

Los personajes chavistas, por otro lado, si tienen los mismos nombres. El doble de Chavez, Alí Bazan “interpreta” a Chavez. En mi corazón, lo bauticé “Fake Chavez”. Fake Chavez es un actor con poco rango, que pareciese tener pegada a su cara una máscara muy buena de Chavez. Sobre su actuación, pusieron la voz de, supongo, el carajo que imita a Chavez en la colección musical “palo por ese culo” y listo, el resultado es un Chavez estoico, poco expresivo que si recuerda al original. No me malinterpreten, una figura como Chavez, tan mediática y con un fallecimiento tan reciente, no iba nunca poder ser emulado efectivamente. Fake Chavez es un esfuerzo loable.

Por alguna loca razón que nunca logré entender, Fake Chavez solo es sugerido, como figura misteriosa durante la primera media hora. Y cuando finalmente muestran su cara, el Fake Chavez nunca llega a ser el protagonista de esta película.

screenshot-2017-01-05-14-47-28

El misterioso y enigmático hombre  desconocido (Fake Chávez)

Y entonces, ¿Quien es el protagonista de esta película? Aquí va la genialidad e innovación de este programa especial de la versión dimension paralela de “Necesito una amiga”: NUNCA LO SABEMOS. No hay personajes protagonistas claros. Nadie destaca. Todos los personajes hacen prácticamente cameos extensos y nadie ataja nunca el protagonismo.

screenshot-2017-01-05-14-49-42

Assassination right there

Me encantaría afirmarles que esa fue exactamente la herramienta narrativa que el director estaba buscando, el emular esa sensación de incertidumbre y de no poder repartir responsabilidades de esos días. No lo hago por temor a que crean que estoy hablando en serio.

screenshot-2017-01-05-14-49-21

Liliane Blaser cameo! (nunca me regresó la cinta de MiniDV que le presté 😦 )

Sobretodo hacia el desenlace, este programa especial de “Necesito una amiga” asume honestamente su narrativa de “retazos a los coñazos”-“corta y pega que algo queda”. Nadie llega nunca a su destino. Ni siquiera Fake Chavez, al cual lo vemos por última vez rezando junto al monseñor a orillas de la playa. Luego de eso, vemos imágenes de archivo del verdadero Chávez.

 

screenshot-2017-01-05-14-47-58

Boys will be boys!

Insisto en la dimensión paralela, porque si esta película es efectivamente de nuestra realidad (aún no la estrenan, así que pudiese ser el caso), la derrota cultural sería evidente y la política mucho peor. El cambiarle TODOS los nombres a los golpistas implicados, como temiendo represalias o queriendo proteger su identidad, es la claudicación del mismo argumento del golpe de estado. Es aceptar que ni siquiera en una película se puede afirmar con seguridad quienes fueron los golpistas.

screenshot-2017-01-05-14-45-58

Fake Chavez es adorable. En serio.

Creo que lo mas impresiona de “Abril” es que no logra nada. No hay un nuevo ángulo revelador, o una historia oculta que no conozcamos. No genera emoción. No genera indignación, esperanza, arrechera (por las razones correctas). Nada. Ni siquiera genera comedia sin intención. No hay ni siquiera mayores libertades narrativas como para hacer entretenido este relato. Un militar dándole una cachetada a Fake Chavez o algo, como para intentar resucitar esto. Nada.

He visto, eso sí, peores actuaciones y peores planos en otras películas. No es necesariamente un éxito, pero tampoco es un fracaso absoluto..

En fin, escribir “11 de abril” (+ VTV o + Globovision dependiendo de cuan Kool-Aid prefieren) en Youtube es una experiencia mucho mas divertida, honesta y contundente.

Hagan eso.

screenshot-2017-01-05-14-51-23

El mejor plano de la película. El helicoptero al fondo. Platero y yo.

“No Ballot Box Selfies”

“No Ballot Box Selfies” (No Selfies en las urnas de votación).

Eso fue lo primero que vi en la TV, hoy 8 de Noviembre, dia de las elecciones en Estados Unidos.

Todo comenzó con Justin Timberlake. Faranduleó y colgó en Instagram un selfie del momento de su voto.

screenshot-2016-11-08-15-14-10

Minutos despues, NBC, CBS y quien sabe que otra cadena de TV, estaban haciendo un recuento de cuales estados permitían o no el “Ballot Box Selfie”.

Syyyyyymbolism?

En los últimos días he conversado con algunos viejos amigos, conocidos y ex-blogueros de diferentes tendencias políticas acerca de las elecciones en Estados Unidos. De todas esas interacciones, me ha quedado claro que a ese puñado muy diverso le interesa mi opinión al respecto.

Entiendo que les interesa no por mi inexistente autoridad intelectual. Soy un carajo de 35 años que aún no tiene la mas puta idea de como lograr mis -probablemente irreales- metas y he cometido el “error” de no tener nunca una lealtad política incondicional que me ayude a tener conexiones y estabilidad. Por ende, mis opiniones, aunque siempre tendiendo a la izquierda, rondan el area gris y tibia y son demasiado chavistas para los opositores y demasiado blandengues y sospechosas para el chavismo. Soy una especie de paria, que además vive en supuesta contradicción y condena moral por estar viviendo en uno de los países mas imperialistas del mundo.

El interés, evidentemente, tiene que ver con un asunto geográfico. Tengo un año viviendo en Chicago y aunque me quedan pocas semanas en este país, estaré sin duda en el antes, durante y después de este hostil, superficial y falaz proceso electoral. Soy una especie de outsider que al parecer puede dar una radiografía coloquial y un poco mas fresca de lo que sucede.

Por supuesto, los decepcionaré ligeramente. No tengo ningún tipo de interés en hacer análisis, pegar estadísticas o hacer predicciones políticas. Por eso tampoco esperaré a que declaren al(a) ganador(a) para agregar un párrafo extra.

La verdad es, tengo meses haciendo puro escapismo. Es la única manera de conseguir felicidad estos días.

Y es que, sinceramente, ¿quieren saber como respiré “el aire” electoral en este país? Pues a través de la manera mas “gringa” y disponible posible: la TV y las redes sociales.

Inicié este “Election Day” haciendo lo que mejor sé hacer: procrastinando. Sabiendo que Snapchat iba a reducir las elecciones a un puñado de filtros vergonzosos, me enfilé al fantasma con fondo amarillo.

Snapchat, por supuesto, no decepcionó y la pena ajena estuvo garantizada:

 

En la calle, la gente tiene semanas deseando que esto termine ya. Quiere sencillamente conocer el nombre del siguiente presidente/presidenta para saber si debe odiar, apoyar o ignorar a la nueva figura en el poder. Como quien pregunta si finalmente los Cubs ganaron la Serie Mundial o fueron esos malditos Indios de Cleveland.

La enorme mayoría de la gente que he conocido que ronda mi edad de vaina saben que Trump y Hillary se están peleando el puesto, y eso porque ha sido una de las elecciones mas sensacionalistas y mediatizadas de los últimos años, gracias a una estrella billonaria de la Reality TV y una de las figuras mas sobresalientes del Status Quo mundial.

Pero hasta allí. Muchos de ellos no tienen el mas mínimo interés en ir a votar. Y no me refiero al voto consciente de abstención. No. Simplemente, el votar es un plan aburrido que no tiene nada que ver con ellos. Es esa invitación al Baby Shower de una prima segunda a la que tienes 20 años sin ver.

Es por eso que ya ni recuerdan a cual republicano fue el que venció Obama en las últimas elecciones o como estuvieron los debates presidenciales. Mucho menos tienen presente cosas como los taxes de Trump o los e-mails de Hillary.

La apatía del “average joe” joven impresiona. La política es una cosa lejana, allá, que no los involucra de ninguna manera. Es una ignorancia estructural que NADA tiene que ver con bajos coeficientes intelectuales. No. Es que no sólo no se sienten involucrados de ninguna manera, sino que no desean en absoluto ser involucrados. La desconexión del poder con su cotidianidad es total. A ratos uno no sabe si están completamente perdidos o por el contrario, están clarísimos de su situación. Supongo depende del nivel de idealismo del día.

Para los que están un poco mas involucrados, el mondongo Mccarthiano es una maravilla. Para muchos simpatizantes de Trump, Hillary es una corrupta y falsa hippie comunista mata bebes. Para muchos simpatizantes de Hillary, Trump es una figura populista similar a Chávez que además es amigo de Putin, por ende: rojo peligroso.

Lo que ya sabemos. Con Trump se teme una oleada interna de racismo, misoginia y clasismo mucho más institucionalizada y oficial. Con Hillary, expansionismo sangriento y corrupto.

4791335_6f298a08f396aabf87f2af5da6efd4e2

Nasty Woman vs. Bad Hombre. Alien Vs Depredador. Muerte o Suicidio. Giant Douche Vs Turd Sandwich.

Para mi, la diferencia entre un candidato y otro es que, con Trump, estaremos mas cerca del Presidente Dwayne Elizondo Mountain Dew Herbert Camacho (Idiocracy) y con Hillary estaremos mas cerca de… bueno, nuevas Guerras Mundiales.

Trump es un bully frente a las cámaras. Hillary es un bully detrás de las cámaras. Ambos han demostrado ser aún mas grotescos cuando creen que no los están capturando (“grab em by the pussy” / “we came, we saw, he die”).

Pero, como sabemos, ha sido Trump quien ha marcado el tono.

Los animadores de los Late Night no pudieron superar la comicidad de la realidad. Hacia el final, ya los chistes de Trevor Noah, Stephen Colbert y Seth Meyers lucían débiles y poco contundentes comparados con la monstruosidad de falacia que es Trump (Hillary, repito, es Status Quo. A ella nada). A Larry Wilmore, quizás el host mas político de todos, le cancelaron su “Nightly Show” hace meses (Demasiados “black issues” pa los ratings de Comedy Central, al parecer). Jimmy Fallon, James Corden y Jimmy Kimmel son básicamente carajitos tocando xilófono con celebridades. Del montón, creo que sólo John Oliver y SOBRETODO Samantha Bee destacaron, gracias a su furia e indignación rampante.

source

Y es que Trump, como sabemos, fue ese chiste absurdo que, sin dejar de serlo, se hizo realidad. John Oliver se arrepintió públicamente por haber bromeado hace meses acerca de que el estaba dispuesto a pagar para que Trump lanzara su candidatura en aras del humor.

South Park, que hace meses inició su temporada asesinando a Donald Trump y colocando en ese rol al profesor Garrison, ha tenido que hacer malabares absurdos (y fallidos en algunos casos) para seguir girando sus tramas en torno al millonario, básicamente transformando a Garrison en Trump.

screenshot-2016-11-08-15-36-31

Lo mismo SNL. Donde la elección de “freelancear” a Bernie Sanders con Larry David en vez de darle el rol a alguien recurrente del cast, les dio resultado, con Trump la cosa sigue siendo complicada. Cambiaron a Darrel Hammond por Alec Baldwin y de ganar Trump, finalmente tendrán que darle el rol a alguien del cast.

Y aunque la apuesta de SNL es claramente “all in” con Hillary, explotando a Kate McKinnon para mover adelante su agenda claramente demócrata, en el último programa pre-elecciones, SNL cambió el tono y empezó a “pedir cacao”, apelando a la reconciliación y la unidad. Quizás anticipando un escenario mas cerrado, donde la brecha ganadora de Hillary ya no es tan contundente.

screenshot-2016-11-08-15-39-10

El miedo a Trump es real. Ha logrado movilizar a entertainers insospechados, que mas pesimistas que nunca se han lanzado a la tarea de hacer públicas sus opiniones.

Hoy me sorprendí al leer a la leyenda hardcore de la lucha Mick Foley (Mankind, Cactus Jack) haciendo una movida que, mínimo, debe catalogarse como valiente. Hablándole a todos esos “hombres blancos” fanáticos de la WWE (que sí, son mayoritariamente conservadores), les ha rogado que no voten por Donald Trump. Aguante los mensajes de odio en Facebook.

screenshot-2016-11-08-15-17-35

Al final, la industria lo que está es asumiendo la tendencia actual. Hay publicidades de ofertas especiales por el “Election Day”.

Ana Navarro, la republicana latina adoradora de Reagan que odia a Trump es la estrella emergente de este proceso. Navarro es una crowdpleaser absoluta cuyas contradicciones son adoradas por todos los productores de los programas en los que ha aparecido, con tal de que recuerde con la voz mas alta posible, cuan racista es Donald Trump. Y no oculta en absoluto cuanto le gusta hacer dinero con cada invitación. Ya la veo en The View o como candidata presidencial en cuatro años.

Hasta Marilyn Manson ha vuelto brevemente al foco arrancando hojas de una biblia y decapitando a Donald Trump al mejor estilo de ISIS. Todo, acompañado de la declaración de que no va a votar por nadie, ya que no hay mayor diferencia entre la mierda de perro y la de gato. Por supuesto, su disco nuevo, “Say10” sale en pocas semanas.

screenshot-2016-11-08-15-31-11

Los activistas (ñangaras) con los que he conversado, están básicamente esperando que esto termine. La agenda es seguir trabajando por los derechos civiles, como el movimiento “Black Lives Matters”. Lo harán con Hillary aprovechando el yunque a la izquierda de Bernie Sanders o lo harán con Donald Trump, cuyo antagonismo sin duda será mucho más movilizador.

Pero sí, ignorando a los seguidores mas fanáticos de lado y lado, aquí no hay mayor esperanza. Sólo la posibilidad de un “menos malo” que logrará mantener a flote el país ante la amenaza horrible y apocalíptica que representa el contrincante.

Por ahí está rodando una intervención a lo “They Live” de la portada mas reciente de Time Magazine:

tumblr_og6vzay2h41qfzcnbo1_500

Es una creativa adaptación, sin duda. Pero a mi me parece mas pesimista y aterradora la portada original:

image002

Las elecciones como tendencia están terminando. Y con esa tendencia muriendo, una nueva se percibe en el horizonte, dispuesta a aprovechar el Thanksgiving y las navidades. Una que promete ser aún mas viral, tratando de seguirle el paso al “Harlem Shake” y al “Ice Bucket Challenge”.

Me refiero a el “Mannequin challenge” (el reto del maniquí) donde las personas se quedan paralizadas mientras la cámara graba y graba todo alrededor.

Me disculpan el simbolismo barato, pero es que coño, estaba allí impelable.

Beyond Two Souls: Film & Games

beyond_bannerPara los puristas, Beyond: Two Souls es un infierno. No es una película porque su distribución y contexto exige tener un PS3 y al menos un mando de control. Está catalogado como un videojuego, pero su jugabilidad y controles están diseñados para pasar desapercibidos y no interrumpir la experiencia narrativa, lo cual, por poco, es la definición técnica de un videojuego.

Para los que, como yo, disfrutan la mezcla de plataformas y consideran que solo en la experimentación es que el arte cobra vida (entendiendo además que eso fue lo que logró que el cine y los videojuegos existieran, en primer lugar), Beyond: Two Souls es un hito destacable bajo todo punto de vista.

Beyond fue selección oficial del Tribeca Film Festival 2013. David Cage, el creador y cabeza de Quantic Dream (los creadores de Heavy Rain, título del 2010 con estructura similar), escribió y dirigió todo el proceso. El guión final tiene unas dos mil páginas, puesto que hay diferentes escenarios, decisiones y alternativas que pueden desembocar en hasta 24 finales diferentes. Cada segundo de performance fue realizado en motion capture. No hay animaciones artificiales extras. Todas y cada uno de los movimientos y gestos de los actores fue capturado. Es así como, sin duda y bajo todos los puntos de vista, los personajes del juego son personajes encarnados por Ellen PageWillem Dafoe, Kadeem Hardison y Eric Winter, entre otros.

101113lunchfilmgame_512x288

Dafoe, siempre sexy.

Durante todo el juego encarnas a Jodie Holmes (Ellen Page). Jodie está conectada desde su nacimiento con otra alma del inframundo, llamada “Aiden”, que tiene vida propia (aunque por lo general suele aliarse y hacerle caso a Jodie). El tener ese nexo y acceso con el otro mundo, hacen de Jodie un ser humano con potencialidades increíbles.

La campaña, de unas 10-11 horas de duración, se pasea por toda la vida de Jodie. Desde su nacimiento, su infancia, pubertad, su adolescencia emo-rebelde, hasta la adultez. Por supuesto, la vida de Jodie está controlada y monitoreada por la DPA (Actividades Paranormales) y la CIA, los cuales buscan sacarle todo el provecho posible a la peculiaridad de Jodie y Aiden. Cada escena está muy bien construida, aporta a la historia y al desarrollo de los personajes. Es refrescante, entre tanto macho alfa con pistola o mujer tetona sabrosa, encarnar el crecimiento de un personaje femenino en su lucha por la independencia y su postura ante la vida. Personalmente, manejar a una Jodie niña, profundamente triste pero a la vez integra y fuerte, fue inolvidable y memorable.

beyond-two-souls-screen-1654169250

Devastador 😦

Beyond logra una hazaña interesante: balancear muy bien varios géneros cinematográficos. Desde secuencias cotidianas cuasicomedias de la pubertad de Jodie, el terror-suspenso de su infancia y los “fantasmas”, pasando por la acción frenética de sus años como agente de la CIA y prófuga de la justicia, el misticismo de su etapa viajera y el sci-fi de la exploración científica al inframundo. La historia de Jodie es épica y nada luce fuera de lugar o forzado. La experiencia, en ese respecto, es única y ya sólo por eso merece ser experimentada.

Sin embargo, la historia no es perfecta. Hay algunos huecos en el guión (Aiden, por ejemplo, pudiese solucionar algunas cosas de manera mas efectiva que, para efectos dramáticos, ni participa) y algunos personajes con potencial que, por lo extensa de la historia, no dejan quizás la marca que deberían haber dejado. También hay secuencias que, sin llegar nunca a la frustración, se perciben algo apresuradas.

Pobre Jodie, animalito de prueba de la CIA

El resultado final es, sin duda, satisfactorio. Hay muchas sutiles referencias y homenajes a películas y una grandísima historia que sin un gran twist efectista, garantiza grandes momentos narrativos. Beyond se apoya en varios clichés y logra usarlos como impulso para tener personalidad propia.

El gameplay es casi una negación del mismo. David Cage ha repetido muchas veces que no hay “game overs” o “decisiones malas” sino una historia con muchas posibilidades que se quiere narrar. Inclusión narrativa. Cualquiera puede jugar Beyond: Two Souls. Hay incluso un modo ultra-fácil para el que nunca ha jugado en su vida.

Mientras menos intelectualicemos los controles, mejor será la experiencia. Es por eso que, si bien manejamos a Jodie y caminamos por donde queramos, la jugabilidad, aparte de eso, se limita a muchos “Quicktime Events”: Completar movimientos y acciones de Jodie con los direccionales (que van desde prender una luz en el garage de tu casa, hasta una secuencia extensa de Stealth, golpes y disparos en Slow Motion en Somalia), elegir diversas conversaciones y/o el tono de alguna respuesta (ejm: sarcasmo, frialdad, empatía, molestia).

beyond_ts-7

Aiden chequea a Jodie y a su padrastro. Al fondo, Dafoe siempre sexy

Durante todo la historia, alternaremos el control entre Jodie y Aiden. De hecho, existe la posibilidad de jugar en modo cooperativo (dos controles o un control y un smartphone con el app gratis del juego). Con Aiden, las mecánicas son diferentes. Tiene mas rango de movimiento y rapidez (por… bueno, ser un alma y no tener que cumplir con las leyes físicas de lo material) y puede atravesar paredes, techos y pisos para hacer una exploración mas extensa. Puede activar suiches, mover objetos, poseer personas, curarlas (también asesinarlas) y canalizar recuerdos. No puede, sin embargo, alejarse mucho, pues pone en peligro la salud de Jodie.

Beyond-Two-Souls-001Dicho esto, la ambientación del juego es soberbia. Quantic Dream si que sabe ambientar y contextualizar. Desde el aspecto militar y polvoriento de la misión en Africa, pasando por las futuristas y muy científicas oficinas de la DPA. La perfecta ambientación de una casa clase media de los suburbios, pasando por la vida en la calle de un grupo de indigentes. Un frío invierno asiático y una ambientación road-trip desértica americana. Cada escena tiene un trabajo de dirección de arte destacado y dedicado. No hay arma, utensilio, revista, mueble, vehículo, etc. que no haya tenido un grupo de artistas detrás.

Detrás de la musicalización hay un trabuco conformado por Normand Corbeil (ganador del BAFTA por su trabajo anterior en Heavy Rain), Lorne Balfe y la bestia legendaria de Hans Zimmer (Inception, The Lion King, The Dark Knight y The Thin Red Line, entre otros). Éste es además el último trabajo de Corbeil, quien falleció este año.

beyond-two-souls-screenshot-5

Las animaciones faciales y corporales son uno de los platos fuertes. Eso se logra cuando pones a todo el cast a interpretar todas y cada una de las acciones. Jodie cambia con el tiempo y con el contexto. Camina y reacciona diferente al clima y a la situación. Las actuaciones son de altísimo nivel. No sólo en gran parte por las bestias a cargo (nadie debería dudar de Willem Dafoe o Ellen Page, por ejemplo) sino por el diseño de las escenas. No importa que ruta o reacciones decidas desencadenar, ningún escenario rompe la experiencia o se nota desubicado.

A nivel gráfico, donde se ven un poco las costuras son en algunos elementos que interactuan con los personajes, sobretodo las comidas (capturas muy rígidas y poco creíbles). No experimenté caída alguna del framerate y los tiempos de carga (incluso en escenas gigantescas en duración y escala) son aceptables.

Sí conectas con la estructura de este juego, la rejugabilidad es innegable. La curiosidad por conocer diferentes desenlaces, reacciones o destinos de los personajes es muy llamativo. Es muy probable que alguna escena memorable no la hayas podido experimentar a la primera, gracias a tus decisiones.

Para los que buscan una experiencia gamer basada en reflejos o puzzles complejos, esta pieza no es la indicada. La jugabilidad está completamente subordinada a la narración. Inclusive comparándolo con su antecesor espiritual Heavy Rain (donde manejabas cuatro personajes y todos en algún momento tenían la amenaza latente de que podían morir por un comando mal ejecutado o un puzzle mal resuelto, sin detener la historia en el proceso), Beyond es mas narración, decisiones y sentimientos que controles, comandos y challenges . Logra magistralmente que formes parte de la historia. Tu participación es fundamental. Sin embargo, al no haber elemento “frustración” o reto de jugabilidad técnica, el gamer tradicional pudiese entender este juego como “demasiado fácil” y desecharlo.

Esta experiencia es de otro tipo. Sí, es un videojuego para cinéfilos. Pero sobre todas las cosas es una película interactiva que hace de cualquier espectador, un gamer activo.

Andanzas de LosDiosMíoMen: Recoge tu gallo muerto

Pocos planes urbanos se han basado en tanta crueldad animal simpática.

“Epa, te buscan dos mechúos” le informaron a Juanito a muy tempranas horas de esa mañana. Era lo primero que había que hacer: violar la intimidad de Juanito, entrando en su habitación y obligándolo a despertarse y asear su sucia humanidad. Mientras lo hacía a regañadientes, Albinson y yo revisamos sus cosas buscando secretos asquerosos y fotos de mujeres desnudas prometedoras. Nos topamos en cambio con buenos libros y mejores películas. Decepción.

Nos enfilamos a buscar a Eugenio, quizás el mas descontextualizado del asunto. Con los cuatro a bordo, y con Eagles of Death Metal de fondo musical, empezamos la búsqueda de “la gallera de El Silencio”.

Albinson empezó a desplegar su magistral técnica periodística basada en gritar hacia indigentes trasnochados y escandilados, por direcciones. Todo esto desde la comodidad del carro y anteponiendo siempre el título de “maestro”.

“Maestro, ¿la gallera?”

“¿Gallera?” – respondió uno.

“Maestro, ¿la gallera?”

 “¿Ah?” – respondió otro, mientras doblaba su cartón-cama y olía su mano, la cual segundos antes había rascado sus nalgas.

Cuando le dijimos a Albinson que quizás ese no era el mejor “target” para buscar información, replicó con “seguro ellos saben”SEGURO ELLOS SABEN. Un indigente promedio lo que ha hecho es tomar decisiones equivocadas en su vida reciente, pero según Albinson, SEGURO ELLOS SABEN.

Albinson decidió entonces llamar a alguna persona con nombre extranjero (¿”Hans”?), para verificar la existencia de una gallera en pleno centro de Caracas. Por supuesto, no recibió respuesta alguna.

Lancé entonces una idea revolucionaria: ¿Que tal si nos bajamos del carro, caminamos hacia alguna taguara y preguntamos?. Mi estrategia seguía el mismo patrón pseudo-clasista de Albinson, pero de seguro tendría mejores resultados. Primera taguara, primer balbuceador alcohólico. Dimos con el sitio.

Es 24 de julio, fecha patria. Simbólicamente, hay peleas de gallos ese día. Mucho envite y azar. Cartas amarillentas, mezcladas con billetes. Pocillo e locos moviendo dados, mezcladas con billetes. Botellas de cerveza, mezcladas con billetes. Diversión. Entiendo el alcoholismo y la drogadicción, una vez mas.

En el minicoliseo la regla es simple: 20 minutos, dos gallos y cientos de gritos, buches de cerveza y dinero apostado.

La primera pelea es entre un gallo blanco llamado “Gallino” y un gallo negro llamado “Santa Ciara”. Gallino dominó fácilmente la acción. Fue doblegando a Santa Ciara en cada picotazo. Ya al minuto 10, sabíamos que había ganado la pelea. El gallo negro, derrotado, con la cabeza ensangrentada y abierta, pasaba mas tiempo en el piso que picoteando. Gallino incluso pisoteó varias veces el cuerpo de Santa Ciara, claramente superado y humillado.

Sin embargo, los gritos apostadores no cesaban: “Ese no LO pierde” “la mitad a que no LO pierde” “Si LO pierde”. No entiendo. Era obvio que el gallo negro ya había perdido. ¿Que mas querían? Infiero entonces lo mas macabro: La pelea es a muerte y si un gallo NO LOGRA MATAR AL OTRO, NO GANA.

La realidad, sin embargo, es ligeramente diferente y me sorprende gratamente. Los 20 minutos han pasado y el gallo triunfador es sacado del ring. En el piso, yace inmóvil el gallo negro, derrotado. ¿Está muerto? No creo. Pero ciertamente, se mueve muy poco. Uno de los hombres agarra entonces otro gallo marrón y se lo acerca al casi-cadáver de Santa Ciara. Silencio. Suspenso. El gallo marrón pica. El gallo negro reacciona violentamente, poniéndose en pie y atacando por un segundo, antes de desplomarse nuevamente. El público estalla en celebración. Yo mismo grito un visceral “¡nojoda!” mientras agito el puño. El gallo negro, aún después de haber recibido una soberana paliza casi mortal, no ha perdido “el valor”. Y ese es el climax de la pelea. Es lo mas celebrado. El corazón. El valor del vapuleado. Todo tiene mas sentido ahora. No exagero.

A Santa Ciara se lo llevan. Necesito saber su destino. “no chico, ese gallo se va a recuperar rapidito. Se recupera y lo ponemos como semental, a poner crías. Es un buen animal, con valor”.

Como buen andino del demonio, Albinson logra con una facilidad envidiable que nos brinden cervezas a todos. Saboreando el gratis licor, me alegro por el destino sexual del gallo Santa Ciara. Lo imagino con lentes oscuros y rodeado de muchas pollitas. Un Clint Eastwood feliz, en el ocaso de su vida. Creo que hasta eructé y me rasqué la barriga con esa imagen mental.

La siguiente pelea me aburre. Uno de los gallos huye al conflicto y trata desesperadamente de escapar. Algo alcoholizado y frustrado por la poca violencia de ese combate, grito algo como “saquen a esa gallina de allí, píntenla de rosado, najada”, logrando que la gente se ría y celebre mi chiste machista. Entiendo entonces que ya cumplí mi misión aquí y es hora de irme.

Me voy pensando un poco en el derecho de esos animales a una vida digna y eso. Interrumpo mis cavilaciones junto en el momento en que me da hambre. Nos ponemos de acuerdo y par de horas después, engullimos con fruición chorizo, morcilla, vacío y una colita de cuadril. Todo con chimichurri y sazón uruguaya.

Sí, tengo sangre en mi mente y ahora en mis manos y en mis dientes. Pero no me ladillen, Santa Ciara vive feliz, con sus pollitas, sus lentes oscuros y sus cicatrices de guerra.

Y sí, si hay lentes oscuros para gallos.

Spring Breakers: Pussy Riots consumistas

Lo primero que respeté de Spring Breakers es la trampa descarada. Se vende como un film ligero y divertido de hermosas niñitas en bikinis, fornicando y drogándose, cuando en realidad se concentra en la reiteración clásica del entumecimiento de la droga recreativa, la nula personalidad buscando referentes y el sexo nauseabundo de barranco. Si de algo no se le puede acusar a Harmony Korine, es de desconocer el poder de la ficción y de la narrativa meta. Spring Breakers, para el espectador común que desconoce Kids y el estilo de Korine, esta película es una trampa necesaria para describir otra trampa.

Además de las tetas rebotando repletas de licor (que sí las hay), Spring Breakers se concentra también en el vomito del piso o los restos de la piedra no consumida. Todos los aspectos del hedonismo consumista de nuestros tiempos. Nos deja “debiendo” mas sexo. Es plenamente intencional.

Screen shot 2013-07-09 at 23.34.20

La historia de cuatro adolescentes con unas obsesivas ganas de salirse del patrón y “ver algo diferente”. La tragedia de estar convencido de que las vacaciones primaverales gringas no son ya costumbres consumadas, clichés rentables y sendo negocio, desde hace décadas. Harmony Korine aprovecha esta premisa desde el mismo casting, aprovechando el deseo de las “niñitas Disney” Vanessa Hudgens, Ashley Benson y Selena Gomez de salirse del patrón y mostrar su lado mas salvaje y “adulto”. Al trío se une la esposa del director, Rachel Korine, quien logra mezclarse muy bien con sus menores co-protagonistas.

Screen shot 2013-07-09 at 23.22.13

Las cuatro protagonistas destacan. Sin embargo, Candy (Vanessa Hudgens) y su reiterativa pantomima de pistolita suicida se lleva los máximos honores. Su burla a la sordomuda calenturienta, su sonrisa borracha, su violencia desatada, su sexualidad explosiva, siempre en control. Es la generación que fantasea con Die Antwoord, fiesteros explotadores de la miseria y la piedra sexy. Mucha culpa blanca inconsciente. Lo cool es ser pobre, del ghetto, de las calles, del crimen ilegal, siempre y cuando se sea millonario. La paradoja. La universidad y la vida profesional planificada es una espantosa cotidianidad irreversible, salirse del patrón es necesario, así sea a través del coqueteo con la muerte por aparentes estupideces superficiales. Lo mas divertido, excitante y revelador siempre será violar la ley impunemente. “Seeing all this money makes my pussy wet” sentencia Candy.

Screen shot 2013-07-09 at 23.36.53

Lo de Alien (James Franco) es un caso quizás único. El hip-hop mas como actitud gangsta que como lucha social. Una caricatura exagerada del blanco que por todos los medios quiere ser identificado como el rey del blinblineo que empieza siendo inverosímil y progresivamente va obteniendo corazón y credibilidad. Alien degusta con su pene y sus dientes platinados a casi todas las niñitas deliciosas vacacionistas, es millonario y tiene cientos de juguetes adultos (ametralladoras, Kool-aid azul, nunchacos y shorts de todos los colores) pero no deja de ser uno de los personajes mas patéticos del cine reciente. Un esclavo de sus pulsaciones simples y de los “role models” mala conducta impuestos allí por su rentabilidad.

La escalada de violencia es necesaria y surreal. Inverosímil a ratos, lo cual la potencia. Son las Pussy Riots consumistas gringas. La lucha equivocada radicalizada. Son las hormonas desatadas y el sexo peligroso como eufemismo del amor. El efectismo mas peligroso, siempre y cuando seamos protagonistas de una historia divertida e intensa. “Pretendamos que estamos en un videojuego. Como si estuviésemos en una puta película. No le tengas miedo a nada”.

Aún desde la superficie mas tonta, casi todos queremos ser poesia

Aún desde la superficie mas terrible, la aspiración a poesía es válida

Esto contrasta a ratos con la adorable vuelta a la infancia de los personajes principales. Momentos románticos, entre pase y pase. Esta generación no creció con Madonna. La chica material de los 80 se queda corta. La nueva diosa pop del consumo es Britney Spears, desde niña Disney hasta su desquiciada calvicie y maternidad irresponsable.

Visualmente, aquí resuenan los colores nocturnos de Enter The Void , la fiesta peligrosa de Irreversible y la pistolita de agua sexy de The Runaways y todo es gracias a la fotografía de Benoit Debie. Es la apología nihilista del 2013, por lo que es multicolor y llena de horas mágicas. La belleza de la rumba dura nocturna y el romanticismo de la playa. El gonzo de las cámaras en mano está algo presente, pero enormemente magnificado por el cristal artístico.

Screen shot 2013-07-09 at 23.42.02

La música está muy bien diseñada. Vamos del dubstep farandulero de Skrillex a los momentos tensos y nocturnos electrónicos de Cliff Martinez (reconocido recientemente por su gran trabajo en Drive), todo flanqueado con el hip-hop de Gucci Mane, Waka Flocka Flame, Nicki Minaj, Rick Ross, Dangeruss (inspiración del personaje de Alien) y el mismo James Franco. Sobretodo Skrillex acierta con una versión instrumental orquestal de su archireconocido Scary Monsters and Nice Sprites rebautizada como Scary Monsters on Strings (got it? cuerdas, hilo, bikini).

A ratos se regodea mucho en su condición “artsy”. Mucha abulia, melancolía y nostalgia. Cual película de exploración de Gonzalez Iñarritu. A fin de cuentas quien edita es Douglas Crise (Babel). Mas allá de dialogos y one-liners, es una película que balbucea entre línea de coca y buche de licor. Funciona.

“Es la Trainspotting de nuestros tiempos”. Sonamos ancianos. Spring Breakers nos deja en evidencia. Hay algo allí para nosotros, pero este film le pertenece más a los gloriosos irresponsables, a los que aún están por entrar en la adultez maldita. Los que aún no solo quieren, sino activamente buscan por todos los medios vacacionar eternamente con el trabajo de otro. Esperemos que la aprecien lúdicamente, se droguen hasta el entumecimiento y el sudor, pongan el blu-ray de ésta película y exploten Noisia, Skrillex o Borgore a todo volumen.

Los 400 días de los Walkers

El año pasado Telltale Games se metió en los libros de la historia de los videojuegos con su adaptación del famosísimo comic/serie de TV The Walking Dead. Lo hizo retomando a la aventura gráfica, viejo género que está arraigado en el corazón de los gamers de vieja data, y que desde mediados de los 90 había sido poco utilizado y reemplazado por mecánicas mas efectistas y vistosas como el First-Person Shooter.

El point & Click, las diferentes opciones de conversación, grandes actuaciones y una fuerte apuesta por la historia y el desarrollo de los personajes (constante narrativa ademas en toda la mitologia Walking Dead) fueron los ingredientes para que la obra de Telltale ganase mas de 80 premios al Juego del Año.

The Walking Dead: 400 Days es un episodio extra que nos permitirá aplacar la ansiedad de la espera entre la primera temporada y la segunda (aún sin fecha de salida). El resultado no es un mero paliativo, sino un episodio interesante, divertido, con personalidad y con grandes momentos que enriquecen todo el universo de los Zombies Walkers.

El episodio está dividido en cinco historias, cada una protagonizada por un personaje nuevo diferente. Telltale ha diseñado la pieza para ser jugada en el orden que queramos. 400 Days sigue la misma apuesta de la primera temporada: Buenas historias, mejores diálogos y decisiones importantes que NO siguen un patrón moral inocentón ni maniqueo. Cada mini-historia es prácticamente un muy buen cortometraje interactivo, que no deja de darnos luces acerca de la descomposición de la humanidad como consecuencia de la otra descomposición literal, la de los walkers. La crueldad necesaria, la búsqueda de la razón y la supervivencia del mas apto o el mas solidario. Un epílogo interactivo reunirá las cinco historias y, dependiendo de nuestras decisiones, el final cambiará.

Insisto en los diálogos y las actuaciones. Cada vez que tenemos la posibilidad de decir algo, tenemos cuatro opciones (incluyendo el silencio) y un tiempo limitado para decidir hacia donde llevar la interacción. Podemos mentir, ser honestos, sarcásticos, hostiles, o reservados, entre otros. El diseño está bien pulido y todas las conversaciones/decisiones posibles dan resultados satisfactorios y hechos creíbles.

No todo es conversación. Hay algunas secuencias de carreras contra el tiempo, disparos, violencia cruel y exploración necesaria. Todo bien diseñado para meter la sangre necesaria en la aventura gráfica y el point & click característico de la saga.

400 Days necesita al menos el primer episodio del juego para poder arrancar. Par de decisiones de la primera temporada se verán reflejados en este episodio extra y Telltale ha prometido que las decisiones de éste influirán en la segunda temporada. No por nada hay referencias e informaciones de personajes de la historia, y sus destinos.

El episodio es breve (puede terminarse en hora y media si vamos al grano y no investigamos detalles) pero por 5 dólares, vale la pena, sobretodo si son fanáticos de la obra de Robert Kirkman. Para los fanáticos del juego de Telltale, sin duda, es un imprescindible. Yo ya tengo mi nuevo personaje predilecto.

¡Adiós Tony!

Hace unas horas me enteré de la muerte de James Gandolfini, ese formidable actor que le dio vida a Tony Soprano, personaje icónico de la cultura moderna. Sin embargo, la empatía o el “duelo” que me embargó me dejó perplejo. Esa tristeza por un “piazo de actor” que murió sin tener ni idea de mi existencia, desafiaba mi lógica. Hasta ridículo me sentí cuando empecé a explorar ese sentimiento. Incluso hice algún chiste idiota sobre el juego de fútbol entre Italia y Japón y la muerte de Gandolfini. Mecanismo de defensa.

No creo en ídolos y desde siempre he tenido gravísimos problemas con la autoridad. No me considero seguidor de nadie y hasta a los mas respetados seres humanos les busco por igual su luz y su sombra, para intentar, de hecho, humanizarlos en su justa medida.

Poco a poco fui entendiendo que mi relación con The Sopranos es mas fuerte de lo que había hecho consciente. Creo que no ha habido otra serie de TV, película ni personaje que me hayan brindado tanta compañía, camaradería y herramientas en diferentes etapas de mi vida.

Como adolescente que se respete, tuve serios problemas de comunicación con mi padre.  La relación llegó rápidamente a niveles insoportables y tuve que rápidamente buscar jamás volver a depender económicamente de él y bajarlo del pedestal de padre con una bazuca. Durante esos jodidos años de búsquedas, fracasos económicos, sentimentales y profesionales, siempre me refugié en la ficción. Y Tony Soprano y sus dos familias, desde 1999, fue una de las constantes en mi vida.

Ahora lo veo un poco mas claro. Tony, canalizado por Gandolfini, Chase y el escritor/director de turno por episodio, fue un modelo a seguir. Su seguridad y liderazgo aplastante siempre fue irresistible. Su misoginia natural, un elemento de entretenimiento. Su sociopatía latente, una herramienta. Sus buenas intenciones devenidas en crimenes violentos, el mecanismo de defensa perfecto. Y todo, por supuesto, una gigantesca alarma de lo que NO se debe hacer. Un desglose de los mitos de la masculinidad. Lo que realmente significa querer ser y proyectar ser el macho alfa. Los sacrificios y los riesgos de la mentira como atajo para tomar las riendas de la vida. La doble vida que te llevará irremediablemente a tener ataques de pánico y buscar desesperadamente ayuda con un psiquiatra. Creo pude tomar perfectamente lo que necesitaba de Tony Soprano, porque, al igual que él con la Doctora Melfi, tuve una práctica enorme de argumentación, actuación y estrategias sociales con un psiquiatra, mi padre.

Tony trascendía en el plano real. En una oportunidad Albinson Linares, hermano del alma y amigo incondicional, fue a visitarme justo en el momento en que HBO estaba estrenando un capítulo de The Sopranos que no tendría pronta repetición.  Recuerdo haberle informado tajantemente a Albinson que antes de salir a planificar la maravillosa ingesta de licor de turno, vería el capítulo. Primero Tony, luego mis amigos reales.

Paralelamente, The Sopranos entraba en mi configuración tambien como producto cultural. Yo apenas empezaba a avisorar lo que quería hacer con mi vida profesional y tuve la enorme suerte de haber tenido la mejor serie de TV de todos los tiempos como influencia técnica. Personajes bien escritos, dirigidos e interpretados que crecieron durante 8 años.

Pasaron los años y empecé a tener mayores libertades y problemas de adulto joven. Tony seguía allí, ya no siendo una figura paternal, sino lentamente convirtiéndose en un aliado lúdico. Mi escape de la realidad era realmente una terapia maravillosa. Durante una época solía salir del trabajo, comprar un sanduche italiano en subway (si, italiano), regresar a mi mini-habitación de recién llegado a la capital y cenar viendo par de episodios de The Sopranos en DVD. Y era la gloria. Quedaba repuesto y listo para salir nuevamente a la calle a entretenerme o a trabajar.

Cuando The Sopranos terminó con ese corte a negro abrupto en el 2007, tuve las repeticiones, mis DVDs y la esperanza lejana (que realmente no era prioridad) de que en algún futuro distante Tony Soprano/David Chase /James Gandolfini nos contarán un epilogo. La muerte de Gandolfini ha eliminado de raíz esa posibilidad. Y es ahora que entiendo que, de alguna manera, ya vi todo lo que podía ver de la vida de Tony Soprano. Entendí entonces el sentimiento.

Hay un verdadero duelo cultural por un amigo ficticio, un modelo a seguir y huir. Un adulto que envejeció y que quiso domar la vida a punta de pistola. Y que, ahora, con su contraparte real en otro plano existencial, ha trascendido a status de leyenda.

Así que, en agradecimiento por esta ficticia pero muy concreta y larga amistad, sólo me resta despedirte, con nostalgia y respeto.

¡Adiós Gandolfini! ¡Adiós Tony! que William S. Burroughs te reciba en el mas allá recitándote “Seven Souls”, esa maravillosa pieza que deja en evidencia la huella imborrable de tu presencia en la vida de otros.

Lollapalooza Chile 2013, Día 2

Despertamos tarde, después de unas pocas horas de sueño maravilloso y restaurador. Tras par de sanduches caseros baratos y la TV chilena mostrando mas a Bachelet que a Piñera, nos enfilamos nuevamente al metro para llegar al Parque O’Higgins.

Llegamos justo cuando Keane empezó su set. Decidimos entonces pasar un momento hippie-picnic, con mi manta ganadora. Fue uno de los momentos más bonitos del festival que incluso inmortalicé en un video cursi que tengo en mi flickr. Sonaron todas mis favoritas, incluyendo “Everybody’s changing” y “Is it any wonder?”. Recordaré por siempre a un muchacho en silla de ruedas que se agitó y emocionó como nunca cantando “Somewhere only we know”. Cerraron la tanda con “Crystal Ball” y nos pusimos de pie.

Aquí nuestro grupo empezó a separarse, teníamos diferentes prioridades. Nathaly y yo nos enfilamos a ver a Mike Patton en uno de sus proyectos más duros y experimentales, Tomahawk. Esta banda es un trabuco conformado por el baterista John Stanier (Helmet y Battles), el guitarrista Duane Denison (The Jesus Lizard), el bajista Trevor Dunn y por supuesto, Mike Patton (Faith No More, Mr. Bungle). Arrancaron el set con “Mayday”, “God Hates a Coward”, “Flashbacks” y la reciente “Oddfellows”. Patton, a diferencia de su persona como frontman en Faith No More, está siempre en el mismo lugar, atado a la responsabilidad maravillosa del teclado, que muchas veces es también un instrumento para distorsionar y modificar su versátil voz. Siguieron “101 North”, “Birdsong”, “Rape this Day”, “I.O.U” y “Capt. Midnight” y el ensamble estaba bien compacto. Lo que hace Stanier en la batería es admirable. “White hats /  Black Hats”, “Point and Click”, “South Paw”, “Totem” y “Laredo” para convencernos de que la organización del festival había puesto demasiado temprano a estos carajos. Que potencia y cuanta estridencia controlada maravillosa. Cerraron el set con dos covers: “How low can a punk get” de Bad Brains (guiño/espaldarazo de Patton perfectamente planificado, pues las leyendas del hardcore punk estaban a punto de iniciar su set) y “Just One More” de George Jones.

Llegamos al Playstation Stage justo a tiempo para las últimas canciones de Foals, a los cuales siempre había subestimado. Nuestro buen amigo Vemeko si los vió en pleno. En vivo son un trabuco intenso, pero divertido. Cerraron con “Spanish Sahara”, “Red Socks Pugie”, “Inhaler” y “Two Steps, twice”.

Luego vendría la razón por la que estábamos en ese escenario, en ese momento: Bad Brains. Rara vez se puede disfrutar de una banda legendaria con la facilidad y el acceso con la que los vimos. La estoicidad de H.R. como voz principal es impactante. Ya no es el desesperado y enloquecido de hace unos 30 años. Enfundando en un traje deportivo verde ADIDAS, guantes negros, dreads legendarios y una toalla blanca encima, HR lucía perfectamente como un mendigo demente, con atisbos de suerte y sabiduría. Empezaron su set con esas canciones hardcore punk de minuto y medio frenéticas y muy duras como “Attitude”, “Right Brigade”, “Sailin’ on” y “The Regulator”. H.R. seguía en su soliloquio desquiciado mientras su hermano Earl Hudson, junto a Dr Know y Darryl Jenifer descargaban la metralla y literalmente alborotaban el polvo en el público. Con “Jah Love”, “Give Thanks and Praises” y “Universal Peace”, Bad Brains bajó un pelo las revoluciones y empezaron a introducir sus temas más reggae, como “I luv i Jah”. Otros 4 temas más y cerraron genialmente la tanda con “Pay to cum” y la impelable “I against I”.

Ver a A Perfect Circle en vivo es una experiencia a ratos surreal. Tener al frente a una banda tan inestable en su formación y existencia, que pareciera sólo existir fugazmente sólo cuando han grabado sus 3 discos de estudio (¡en 14 años!), es medio mágico. Empezaron con el cover “Annihilation” de Crucifix, maravilloso tema que he escuchado hasta el cansancio porque además es el primerísimo primer tema de mi ipod desde hace casi 10 años. Mientras el legendario Maynard James Keenan desplegaba su gran voz y se condenaba a una mini tarima personal, hundida en un rincón, Howerdel, al frente del escenario, se relajaba sentado en el piso con una franela desgastada, tocando un pianito mínimo, cual Schroeder de Charlie Brown. Seguidamente, la oscurísima (pero pertinente, hemos fracasado como humanos) versión de “Imagine” de John Lennon y ahora si el James Iha (Smashing Pumpkins), Jeff Friedl y Matt McJunkins se acoplaban al ensamble. No está ya Lenchantin, ni Twiggy Ramirez ni Josh Freese. No son pérdidas irreparables. Siguieron “Weak and Powerless”, “The Hollow” y el cover de Depeche Mode, “People are people”. Maynard, con su eterno complejo de enano, se limitaba a pisotear con fuerza, agacharse, mover el micrófono y bambolearse, pero nunca bajó de su tarima personal. Luego vino la versión que NO me gusta de “3 Libras” (El Mix All Main Courses) y “The Noose”. Con “Blue”, la tarde empezó a caer hermosamente. Siguieron “By and Down” y una de mis favoritas, “Rose”. Con “The Package”, el momentum creado fue increible. Cuando explotó la canción, explotamos todos. Billy Howerdel se desplazó con gracia por todo el escenario con su guitarra, como chequeando todas las estaciones musicales, incluyendo el público. Luego procedó a gritar repetidas veces el Go back to sleep! del mantra maldito de “Counting bodies like sheep to the rythm of the war drum”. El fin se sentía cerca cuando tocaron “Passive”, de las mejores del set. Luego vino el cover de “When the levee breaks” como intro a la maravilla de “The Outsider”, donde nos volvimos locos todos. Fue el cierre. APC no hace encore. No nos cantaron “Judith”. Howerdel salió del escenario, muy agradecido y casi pidiendo disculpas. Maynard James Keenan ni volteó a vernos. Tomamos lo que pudimos y salimos satisfechos.

Corrimos al Playstation Stage a ver Los Tres, a quienes les sacrifiqué la primera media hora para poder ver el set completo de A Perfect Circle. El buen Vemeko si logró verlos desde el principio, por los que disfrutó de una ráfaga de clásicos uno tras otro: “Sudapara”, “La espada y la pared”, “La Torre de Babel”, “Hojas de té”, “Tírate”, “Déjate caer” y “un amor violento”. Ya era de noche y para llegar al escenario tuvimos que sortear un oscurísimo bosque lleno de árboles y humanos viendo hacia la luz. Llegamos cuando sonaba “La vida que yo he pasado” y Los Tres, héroes chilenos (Vemeko dixit), asumían un set más inclinado a la cueca. Así sonaron “El Arrepentido”, “Lagrimas Negras” y “Quien es la que viene allí”. Tumbados en la manta sobre la grama, tomamos el red bull chileno de turno mientras escuchamos “La Primera Vez” y “He barrido el sol”. Los Tres cerraron ese escenario con el cover de Buddy Richard “Tu Cariño se me va”.

Nathaly y yo vimos el reloj y sabíamos que teníamos tiempo. Nos tragamos OTRO de esos Red Bull chilenos cuyo nombre olvidé y prácticamente corrimos realmente drogados al LG Optimus Stage (una especie de Poliedro que está entre los dos grandes escenarios del Parque) para ver algo de esa leyenda del rap llamada NAS (entre mis top 5 de todos los tiempos). Llegamos justo a tiempo para verlo corear “Hate me now” con un infierno digital de fondo en las visuales y un público rebotando enardecido. Fue un medley de casi una hora donde aglutinó unas 20 canciones, que cerró con “One Mic”, con Phil Collins sampleado, como es el deber ser.

Salimos de la cúpula, a ver lo último del festival. Una hermosa fiesta electrónica a la vez colorida, pixelada y con muchas sombras. Al fondo, deadmau5 desplegaba su “Ghosts N’ Stuff” y el remix de “Killing in the Name” de Rage Against the Machine. Nos conseguimos finalmente a los amigos que habían sido molidos y escupidos el día anterior por la masa de Queens of the Stone Age. Siguieron sonando “Tetris”, “Closer”, “Raise your Weapon”, “The Veldt”, mientras nos alejabamos y compartíamos historias, como sobrevivientes de guerra. Franelas nuevas, stickers y más del Red Bull chileno. Deadmau5 terminó con “Strobe” y ya nosotros estábamos listos para, reunidos todos otra vez, ver a The Black Keys.

El dúo mas famoso del rock actual (con 4 músicos extras para el tour), ahora en su etapa de afeitadas correctas y cortes de cabello de estilistas, no comieron coba y empezaron su set con la canción más sobreutilizada en los trailers de películas de los últimos dos años: “Howlin’ for you”. Le siguieron “Next Girl”, “Run Right Back”, “Same Old Thing”, “Dead and Gone” y la maravillosa “Gold on the ceiling”. Nathaly se escapó una media hora para ir a la fiesta loca que tenía montada Steve Aoki mientras el resto veíamos como, tras esta primera tanda, Patrick Carney y Dan Auerbach mandaron a descansar a los otros músicos y tocaron “Thickfreakness”, “Girl is on my mind” y “Your Touch” (¡maravillosa!) old-school style, sólo el dúo dinámico maravilloso. La banda regresó completa para “Little Black Submarines”, “Money Maker” y una de mis predilectas, “Strange Times”. Carney y Auerbach, esos atípicos rockstars, siguieron tocando sin parar un tema tras otro. Así sonaron “Sinister Kid”, “Nova Baby”, “Ten Cent Pistol”, “She’s Long Gone” y “Tighten Up”. Cuando tocaron la aclamadísima por todos “Lonely Boy” empezamos a despedirnos del festival. Nos enfilamos lentamente a la salida mientras sonaba “Everlasting Light”. Habíamos salido ilesos gracias al amor por la música, la camaradería y los Red Bull chilenos esos. Los créditos de la película fueron con “I Got Mine”. Cero lágrimas, mucha alegría.

Así terminó nuestro Lollapalooza Chile 2013. Nuestro. Con ese sentido de pertenencia que trasciende el costo del ticket y los pasajes. El sentido de pertenencia de una experiencia única que se adapta a múltiples gustos. Y es que haciendo el balance general, nuestro amigo Eugenio Scalise nos comentó como una amiga de él había vivido un Lollapalooza maravilloso completamente diferente al nuestro. Ella vio bandas que nosotros ignoramos, boicoteamos o sacrificamos como Of Monsters and Men, Franz Ferdinand, Puscifer, Russian Red, Crystal Castles y Protistas. Casi no coincidimos en nada, pero al final todos nos fuimos felices y con chulitos importantes nuevos en nuestras listas de vida.

El Superman vigente de Snyder

Superman, ese héroe creado a finales de los 30, encarnación del Macartismo de la década de los 50 y poster boy del sueño americano y su imperialismo asumido, no pertenece a ésta época. Es un héroe anacrónico, y sus versiones cinematográficas siempre han reiterado esta obsoleta visión.

Con esta gran predisposición, y un mundo alabando a Marvel, Zack Snyder y David S. Goyer han logrado un Hombre de Acero creíble en pleno 2013. Lo primero que han hecho es volar (o mejor, posponer) a Lex Luthor (que como introducción a la mitología Superman, siempre ha sido recurrente su caricaturización y poca amenaza física) y el foco recurrente en la dualidad exagerada de Clark Kent/Superman. Snyder ha logrado contarnos el nacimiento y crecimiento de Kal-El, sin necesidad de apurar las escenas ni mostrar a Clark Kent adulto a la media hora. Flashbacks bien llevados, pertinentes cuya naturaleza ayudan a entender al personaje.  No hay Clark Kent gafo y vulnerable, sobreactuando torpeza y debilidad. Hay mas bien una lucha genuina por ser “el hombre mas grande” y mucho control de ira. Lo compro.

Las actuaciones y presencias físicas son acertadas. Henry Cavill es un buen Kal-El, y sobretodo un gran Clark Kent. La actitud humilde “white fences” de Kevin Costner (Jonathan Kent) y Diane Lane (Martha Kent) funciona, así como la dignidad y grandeza de Russell Crowe (Jor-El) y Ayelet Zurer (Lara Lor-Van). Snyder no puede dejar el paternalismo de lado (tema recurrente en Superman) y le da prioridad emocional a las escenas de Kevin Costner, el cual cumple la tarea de gran manera. Russell Crowe, por otro lado, logra que queramos ver una precuela enfocada en Jor-El, cosa que la cabeza flotante de Marlon Brando jamás pudo. Sin embargo, el casting de verdad se luce con Michael Shannon (General Zod) y su mano derecha Faoura-Ul, encarnada por Antje Traue (la cual mas que grandes líneas, tiene una amenazante y demoledora presencia en las secuencias de acción). La siempre perturbadora puesta en escena de Shannon es una gran amenaza creíble. El punto flojo es Amy Adams, quien no logra convencerme del todo como Lois Lane. No dejo de ver a Adams y su carita de perplejidad eterna, al acecho del Oscar. Aún teniendo posibilidad de escapar de eso (el guión le da mas oportunidades que zancadillas), no hace sino agregarle demasiado elemento “damisela en aprietos” a una Lane que debió haber sido aún más independiente. En cuanto a los personajes secundarios, lo mas flojo de la película es Perry White (Lawrence Fishburne) y sus colegas periodistas, que no logran representar con contundencia al ciudadano “de a pie”. Es mas bien el sector militar (con Harry Lennix, Richard Schiff, Christopher Meloni y Christina Wren), quienes, aun siendo foco de algunas críticas, logran empatía, conexión y cierta relevancia.

Ésta, obviamente, NO ES una película de diálogos. Los personajes recitan sus líneas con la dignidad característica de la mitología, y funciona. Por supuesto que hay líneas idiotas y acciones innecesarias para forzar par de momentos cursis. Pero por lo general, Snyder logra que nos olvidemos de ellas con facilidad, no dándoles tanta importancia.

El diseño de arte es uno de los puntos fuertes de la película. En segundos, nos comemos rápidamente el cuento de Krypton y entramos fácil en ese mundo moribundo. El vestuario, asunto delicado en películas de superhéroe, pasa la prueba con honores, igualando en grandiosidad y presencia los trajes de Superman, Jor-El y General Zod y sus esbirros.

La acción esta bien distribuida y cuando está presente, es brutal. No “burutal” como muletilla mascachicle fácil, sino realmente brutal. Es potente, contundente y sin descanso. El nivel de destrucción y ensañamiento roza lo épico y Snyder, sorprendentemente, no se regodea en las cámaras lentas efectistas, sino que, al contrario, deja que el poder alienigena choque constantemente con nuestra física de humanos, encadenando una escalada de violencia demoledora.

El score de Hans Zimmer espanta las trompetas épicas de John Williams a punta de coñazos, percusiones y sonidos mas orgánicos. No era tarea fácil, pero Zimmer logra reemplazar a la historia con una personalidad aplastante. Sí, hay una fuerte apuesta por la contundencia rítmica, pero tambien hay momentos sutiles e íntimos que cuadran perfectamente con la mitologia Superman. Snyder, además, nos introduce par de decisiones sonoras agradables en su selección musical. Hay empatía hacia un Clark Kent trabajando en su diáspora mientras suena “Seasons” de Chris Cornell.

Lo criticable en Man Of Steel, es que no tomó mayores riesgos. Supongo que el relativo fracaso de Sucker Punch (sobretodo con la crítica) le puso una tijera enorme a los testículos de Snyder, quien decidió no radicalizar mucho sus propuestas (una lástima, Sucker Punch es una obra maestra, el tiempo nos dará la razón y ere erita cara de papita). Había escuchado par de rumores que llamaron mi atención acerca de cambios interesantes y estructurales en la mitología, pero no es cierto. La trama termina siendo tradicional y comercial, por sus deseos evidentes de competir con Marvel y sus franquicias establecidas (Sí, si hay una referencia al universo Batman en la película). Sí, hay una reivindicación del ciudadano estadounidense, quien es separado de la actitud administrativa y militar de quienes los gobiernan o vigilan. Hay una dualidad mostrada del cristianismo gringo conservador (“Dios me hizo esto” / “Tu eres Dios”) e incluso par de críticas sutiles y tibias a los conceptos errados de patriotismo. Todas son, repito, muy sútiles y tibias, pero se magnifican cuando entendemos lo jodido que es romper el marco de un Blockbuster, además de Superman.

A primera vista, dudo que éste sea un clásico, pero sin duda es el inicio de algo mas grande. Snyder ha logrado algo que personalmente me parecía poco probable: una película interesante y pertinente de Superman en pleno 2013.

E3 2013: KO, Fatality y Creampie gamer

Un perfil en wikipedia hackeado para trollear la situación. Decenas de gifs reemplazando rostros por los logos de PS4 y Xbox One. Cientos de titulares pomposos proclamando un ganador. Miles de tweets contundentes y burlescos. El 10 de junio del 2013 será recordado como el día en que Sony hizo una jugada magistral y dejó en ridículo a Microsoft en el E3. Aún cuando el Xbox One se venda bien, esa será siempre la impresión de este E3. El PS4 es el ganador del nuevo ciclo de consolas.

Microsoft inició el año de catastrófica manera. La presentación de su Xbox One, realizada el 21 de mayo, estuvo enfocada en los servicios de conexión e interactividad con la TV, internet y cable. Los juegos (que deberían ser la premisa principal de una consola de videojuegos), prácticamente brillaron por su ausencia. Además, se develó que Microsoft obligaría a sus usuarios a estar conectados a internet por lo menos una vez al día y que no permitirían leer juegos usados. Gamespot sacó una encuesta ESE MISMO DIA para preguntarle a sus usuarios cual consola comprarían (Repito, lo hizo el dia del anuncio del Xbox One, por lo que la consola de Microsoft debería haber tenido Hype, por lo noticioso) y la PS4, a nivel mundial, le metió una paliza memorable. Mas del 85% de quienes twitearon, prefirieron la consola de Sony sobre el Xbox One, aquel día. Era claro que Microsoft no había convencido a nadie y tenían que desesperadamente cambiar la estrategia.

Hit Me!

Sony, por su lado, oficializó el PS4 (sin mostrar la consola) el 20 de febrero y su presentación estuvo enfocada en los gamers, los desarrolladores y los juegos. Así, el primer round era para Sony. Sin embargo, era obvio que en el E3 la batalla seguiría y las estrategias se afinarían aún más.

El cambio en Microsoft se notó desde temprano. Los ejecutivos entrevistados repetían “for gamers” cada 15 segundos y la nueva frase vendedora caretabla era “is all about games”. Era obvio que la estrategia “captemos al bro macho universitario que juega Call Of Duty y a las madres/padres jóvenes que no son gamers hardcore” estaba destinada al fracaso.

Sin duda, el evento de Microsoft estuvo superior a la presentación de la consola. Cuando la barra está en el piso, es facil subirla. Empezaron con un demo extenso y genial de Metal Gear Solid V que nos dió a entender que cambiarían la porquería de estrategia. Luego se enfocaron en los títulos exclusivos. Tambien mostraron Battlefield 4 (con FAIL memorable incluído), Dark Souls II y Forza 5. Todos multiplataforma.

Vino entonces la apuesta dura de Microsoft: Los exclusivos. Ryse, una especie de God Of War en tercera persona con demasiados Quicktime Events que sin embargo, luce bien. Mostraron teasers de D4 y Quantum Break que lucen interesantes, pero que dieron muy poca información. El regreso de Killer Instinct como título exclusivo fue un buen golpe (aún cuando se usó para uno de los momentos mas sexistas e incómodos del E3). Es un juego que quizás llega un poco tarde al revival de los fighters (iniciado en el 2009 con Street Fighter IV) pero que sin duda sigue despertando interés y nostalgia.

Te extraño y extrañaré, Killer Instinct

Obviamente, Microsoft mostró secuelas de sus caballitos de batalla Minecraft y Halo. Project Spark es el Little Big Planet del Xbox. Sunset Overdrive, un shooter-parkour en tercera persona desarrollado por Insomniac Games (quienes estuvieron aliados a Sony por muchos años) luce divertido. Mostraron también un trailer sin audio de Crimson Dragon.  Para finalizar, otros dos exclusivos que pudiesen generar cierta envidia: Dead Rising 3 y un nuevo FPS llamado Titanfall, creado por los ex-Infinity Ward, Respawn.

EA y Ubisoft no tuvieron mayores sorpresas en sus anuncios: Un shooter de Plants vs Zombies (subtitulado Garden Warfare, que no se ve mal, pero destruye todo lo exitoso del juego original) y un teaser del revival de Star Wars Battlefront y Mirror’s Edge 2 y un demo interesante de un nuevo IP llamado The Division.

La conferencia de Sony era la última del día. Los japoneses tenían la posibilidad de pegar de último y si bien Microsoft había hecho una conferencia aceptable, no había nada contundente en sus títulos exclusivos o anuncios.

Sipe, esos son Ellen Page y Willem Dafoe en “Beyond: Two Souls”

Tardaron 20 minutos en comenzar. Aunque muchos dirían que la PS4 se estaba “dando a desear”, a mi no me queda duda de que estaban reestructurando algunas cosas pendientes a raíz de la conferencia de Microsoft para dar la estocada final. Iniciaron la presentación con sus característicos “montages”, para luego hablar un poco sobre el PS3 y el Vita, consolas aún vigentes con títulos nuevos (pasaron demos y trailers uno tras otro sin parar de The Last Of Us, Beyond Two Souls, Batman: Arkham Origins, Killzone Mercenary, Terraria, The Walking Dead, The Puppeteer, Rain, Grand Theft Auto V y Gran Turismo 6.

Listo. Era momento de develar el hardware del PS4 y hablar del nuevo ciclo. El hardware tiene la misma tendencía de odio a las curvas y amor a los vertices y líneas rectas. Es un diseño nada impresionante, pero suficientemente llamativo y digno para ser sucesor del legado Playstation. Parece, como leí en un tweet, “la base de operaciones de un archi-villano”.

¡Jodanse, curvas!

Luego mostraron un gameplay extenso y muy interesante de Watch_Dogs y otro de Assassin’s Creed IV: Black Flag (que se guindó espantosamente, siendo este el segundo mejor fail de todo el E3). Tambien mostraron teasers de Mad Max, Diablo III , Elder Scrolls Online y una prueba gráfica hilarante de la gente de Quantic Dream llamada The Dark Sorcerer. Cerraron los demos con el esperado shooter, Destiny.

Pasaron entonces a los exclusivos (algunos de ellos por confirmar que así lo serán). Una amplia representación de desarrolladores independientes en juegos como Transistor, Galak-Z, Oddworld, Outlast y Ray’s the dead, entre otros. Títulos mas grandes como Killzone Shadow Fall, Driveclub, Infamous: Second Son, Final Fantasy XV, Kingdom Hearts III, The Order: 1886 tambien tuvieron su tiempo en pantalla.

Luego vendría la trolleada asesina mayor. Jack Tretton, con su sonrisita agazapada y calmada actitud, empezó a francotirotear una por una los errores de Microsoft, con sus anuncios. El PS4 no requerirá conexión a internet obligatoria ni tendrá restricciones con los juegos usados. Ovaciones y vitoreos. Los que tengan Playstation Plus en PS3 y/o Vita, lo tendrán automáticamente tambien en el PS4. El catch es que en la nueva consola será mandatorio para poder jugar online.

Mientras tanto, Sony trolleaba via internet:

 

Luego vendría la estocada final. La que desencadenó el agite y la burla en la red. La sala estalló en gritos, aplausos y vitoreos cuando anunciaron los 399$ que costará el PS4. Esto es 100$ menos que la ligeramente inferior técnicamente y muy dictatorial Xbox One. KO, Fatality y Creampie. Sony soltó el micrófono con actitud y se fueron a recoger la cosecha.

Tabla comparativa efectista y trollesca, pero cierta

Nintendo hoy tuvo su mini participación (decidieron no tener conferencia propia) y sí, se anunciaron y confirmaron nuevos juegos de las franquicias aseguradas de siempre (Mario, Zelda, Super Smash Bros)… pero realmente, poco importa. El momento memorable del E3 ya lo protagonizó el PS4.