Los 70 años que James Douglas Morrison nunca cumplió

Jim_Morrison

“¿Sabes que existimos? /Has olvidado las llaves del reino/ ¿Has nacido y estás vivo?/ Reinventemos a los dioses, a los mitos seculares”. 

Jim Morrison, “An American Prayer”, 1970.

Era un mediodía abrasador el de ese sábado 03 de julio de 1971. En la calma chicha de una Caracas que recién se acostumbraba a la visión saudita del mundo, Iván Loscher escuchaba distraído alguna canción desde la cabina de Radio Capital. De pronto, el periodista de guardia entró presuroso con un trozo de papel en la mano: “El tipo me mira y dice que se murió un cantante en Francia. Cuando leo el cable me doy cuenta de que acababa de encontrarse el cadáver de Jim Morrison. Por supuesto que a todos nos tomó por sorpresa. “The End” acá la pusimos de noche por aquello de quererse coger a la madre. No los recuerdo como influencia en bandas venezolanas”, recuerda el locutor.

De haber sobrevivido a una existencia marcada por la explosiva mezcla de drogas, sexo, música y poesía James Douglas Morrison cumpliría 70 años de edad el próximo 08 de diciembre. Él nunca quiso que fuese así. Sigue leyendo

Anuncios

Andanzas de LosDiosMíoMen: Recoge tu gallo muerto

Pocos planes urbanos se han basado en tanta crueldad animal simpática.

“Epa, te buscan dos mechúos” le informaron a Juanito a muy tempranas horas de esa mañana. Era lo primero que había que hacer: violar la intimidad de Juanito, entrando en su habitación y obligándolo a despertarse y asear su sucia humanidad. Mientras lo hacía a regañadientes, Albinson y yo revisamos sus cosas buscando secretos asquerosos y fotos de mujeres desnudas prometedoras. Nos topamos en cambio con buenos libros y mejores películas. Decepción.

Nos enfilamos a buscar a Eugenio, quizás el mas descontextualizado del asunto. Con los cuatro a bordo, y con Eagles of Death Metal de fondo musical, empezamos la búsqueda de “la gallera de El Silencio”.

Albinson empezó a desplegar su magistral técnica periodística basada en gritar hacia indigentes trasnochados y escandilados, por direcciones. Todo esto desde la comodidad del carro y anteponiendo siempre el título de “maestro”.

“Maestro, ¿la gallera?”

“¿Gallera?” – respondió uno.

“Maestro, ¿la gallera?”

 “¿Ah?” – respondió otro, mientras doblaba su cartón-cama y olía su mano, la cual segundos antes había rascado sus nalgas.

Cuando le dijimos a Albinson que quizás ese no era el mejor “target” para buscar información, replicó con “seguro ellos saben”SEGURO ELLOS SABEN. Un indigente promedio lo que ha hecho es tomar decisiones equivocadas en su vida reciente, pero según Albinson, SEGURO ELLOS SABEN.

Albinson decidió entonces llamar a alguna persona con nombre extranjero (¿”Hans”?), para verificar la existencia de una gallera en pleno centro de Caracas. Por supuesto, no recibió respuesta alguna.

Lancé entonces una idea revolucionaria: ¿Que tal si nos bajamos del carro, caminamos hacia alguna taguara y preguntamos?. Mi estrategia seguía el mismo patrón pseudo-clasista de Albinson, pero de seguro tendría mejores resultados. Primera taguara, primer balbuceador alcohólico. Dimos con el sitio.

Es 24 de julio, fecha patria. Simbólicamente, hay peleas de gallos ese día. Mucho envite y azar. Cartas amarillentas, mezcladas con billetes. Pocillo e locos moviendo dados, mezcladas con billetes. Botellas de cerveza, mezcladas con billetes. Diversión. Entiendo el alcoholismo y la drogadicción, una vez mas.

En el minicoliseo la regla es simple: 20 minutos, dos gallos y cientos de gritos, buches de cerveza y dinero apostado.

La primera pelea es entre un gallo blanco llamado “Gallino” y un gallo negro llamado “Santa Ciara”. Gallino dominó fácilmente la acción. Fue doblegando a Santa Ciara en cada picotazo. Ya al minuto 10, sabíamos que había ganado la pelea. El gallo negro, derrotado, con la cabeza ensangrentada y abierta, pasaba mas tiempo en el piso que picoteando. Gallino incluso pisoteó varias veces el cuerpo de Santa Ciara, claramente superado y humillado.

Sin embargo, los gritos apostadores no cesaban: “Ese no LO pierde” “la mitad a que no LO pierde” “Si LO pierde”. No entiendo. Era obvio que el gallo negro ya había perdido. ¿Que mas querían? Infiero entonces lo mas macabro: La pelea es a muerte y si un gallo NO LOGRA MATAR AL OTRO, NO GANA.

La realidad, sin embargo, es ligeramente diferente y me sorprende gratamente. Los 20 minutos han pasado y el gallo triunfador es sacado del ring. En el piso, yace inmóvil el gallo negro, derrotado. ¿Está muerto? No creo. Pero ciertamente, se mueve muy poco. Uno de los hombres agarra entonces otro gallo marrón y se lo acerca al casi-cadáver de Santa Ciara. Silencio. Suspenso. El gallo marrón pica. El gallo negro reacciona violentamente, poniéndose en pie y atacando por un segundo, antes de desplomarse nuevamente. El público estalla en celebración. Yo mismo grito un visceral “¡nojoda!” mientras agito el puño. El gallo negro, aún después de haber recibido una soberana paliza casi mortal, no ha perdido “el valor”. Y ese es el climax de la pelea. Es lo mas celebrado. El corazón. El valor del vapuleado. Todo tiene mas sentido ahora. No exagero.

A Santa Ciara se lo llevan. Necesito saber su destino. “no chico, ese gallo se va a recuperar rapidito. Se recupera y lo ponemos como semental, a poner crías. Es un buen animal, con valor”.

Como buen andino del demonio, Albinson logra con una facilidad envidiable que nos brinden cervezas a todos. Saboreando el gratis licor, me alegro por el destino sexual del gallo Santa Ciara. Lo imagino con lentes oscuros y rodeado de muchas pollitas. Un Clint Eastwood feliz, en el ocaso de su vida. Creo que hasta eructé y me rasqué la barriga con esa imagen mental.

La siguiente pelea me aburre. Uno de los gallos huye al conflicto y trata desesperadamente de escapar. Algo alcoholizado y frustrado por la poca violencia de ese combate, grito algo como “saquen a esa gallina de allí, píntenla de rosado, najada”, logrando que la gente se ría y celebre mi chiste machista. Entiendo entonces que ya cumplí mi misión aquí y es hora de irme.

Me voy pensando un poco en el derecho de esos animales a una vida digna y eso. Interrumpo mis cavilaciones junto en el momento en que me da hambre. Nos ponemos de acuerdo y par de horas después, engullimos con fruición chorizo, morcilla, vacío y una colita de cuadril. Todo con chimichurri y sazón uruguaya.

Sí, tengo sangre en mi mente y ahora en mis manos y en mis dientes. Pero no me ladillen, Santa Ciara vive feliz, con sus pollitas, sus lentes oscuros y sus cicatrices de guerra.

Y sí, si hay lentes oscuros para gallos.

Conseguido por ahí (I): Atrapando al Gran Pez [Audio Libro]

Manual de pesca.

Soy enemigo jurado de los audiolibros. No voy a decir que son inservibles porque estoy seguro que mucha gente prefiere ese formato al tradicional papel con letras. Pero como todo hay excepciones.

Catching the Big Fish, toscamente traducido como Atrapando al Gran Pez, es un libro escrito por David Lynch donde someramente relata alguna de sus experiencias con la meditación trascendental, entre otras cosas. Obviamente toca temas como el cine, la pintura, la música, las ideas, etc.

Es también el único audiolibro que tengo. ¿La razón?, decidí rescatarlo de una cesta de remates, en un mercado indio en medio de Kuala Lumpur. Ciertamente lo compré más por su valor extraño (para mi por lo menos que ignoraba, hasta ese día, la existencia del libro. Mucho más su existencia en el formato audio).

Sin embargo algo pasó. Cuando lo escuché la primera vez inmediatamente reconocí la voz de Lynch por lo que la escucha se hizo más agradable de lo que yo pensaba. Tiempo después leí el libro en formato impreso y aunque las ideas siguen siendo las mismas siento y estoy convencido de que escuchar a Lynch es un mejor método de entrega de esta información.

No intenta ser un libro sobre Meditación Trascendental. Es mas bien un testimonial de una persona extremadamente creativa que ha usado la técnica por muchos años. De hecho me sorprendió descubrir que Lynch comenzó a practicarla desde hace 40 años.

Sin embargo la escucha del texto a través de la voz de Lynch convierte la experiencia en algo sinceramente placentero. En un momento elabora sobre la naturaleza violenta de su trabajo y al siguiente resalta en pocas palabras la importancia del silencio y la respiración.

Su anécdota acerca del día que conoció a Federico Fellini parece una de las anécdotas de Werner Herzog. Y su descripción de las producciones de películas como Lost Highway, Mullholland Drive y INLAND EMPIRE son casi aforismos sobre cine. O por lo menos sobre un tipo de cine. Su cine.

Luego me encontré escuchando el libro de manera fragmentada. Si tenía un día difícil en mi trabajo (algo extremadamente raro) iba y escuchaba tracks sobre el Sentido Común, Ideas o la Consciencia. Y luego me sorprendí al reconocer una cierta paz.

Échenle una buscada. El libro que se consigue tanto en audiobook como en pdf por allí. Esta es la parte donde digo si es recomendado para fans de Lynch o para todo el mundo. Yo diría que ambos.

Russell Brand Meditation Session

Hay una posibilidad remota de que este libro pase para muchos como un sencillo intento de Lynch en el campo tan borroso de la ‘autoayuda’. De todos esos autodenominados gurúes que se hacen millonarios vendiendo libro tras libro, ¿alguien me puede nombrar a uno más interesante que Lynch?. Ok, no tengo más nada que decir.

Spring Breakers: Pussy Riots consumistas

Lo primero que respeté de Spring Breakers es la trampa descarada. Se vende como un film ligero y divertido de hermosas niñitas en bikinis, fornicando y drogándose, cuando en realidad se concentra en la reiteración clásica del entumecimiento de la droga recreativa, la nula personalidad buscando referentes y el sexo nauseabundo de barranco. Si de algo no se le puede acusar a Harmony Korine, es de desconocer el poder de la ficción y de la narrativa meta. Spring Breakers, para el espectador común que desconoce Kids y el estilo de Korine, esta película es una trampa necesaria para describir otra trampa.

Además de las tetas rebotando repletas de licor (que sí las hay), Spring Breakers se concentra también en el vomito del piso o los restos de la piedra no consumida. Todos los aspectos del hedonismo consumista de nuestros tiempos. Nos deja “debiendo” mas sexo. Es plenamente intencional.

Screen shot 2013-07-09 at 23.34.20

La historia de cuatro adolescentes con unas obsesivas ganas de salirse del patrón y “ver algo diferente”. La tragedia de estar convencido de que las vacaciones primaverales gringas no son ya costumbres consumadas, clichés rentables y sendo negocio, desde hace décadas. Harmony Korine aprovecha esta premisa desde el mismo casting, aprovechando el deseo de las “niñitas Disney” Vanessa Hudgens, Ashley Benson y Selena Gomez de salirse del patrón y mostrar su lado mas salvaje y “adulto”. Al trío se une la esposa del director, Rachel Korine, quien logra mezclarse muy bien con sus menores co-protagonistas.

Screen shot 2013-07-09 at 23.22.13

Las cuatro protagonistas destacan. Sin embargo, Candy (Vanessa Hudgens) y su reiterativa pantomima de pistolita suicida se lleva los máximos honores. Su burla a la sordomuda calenturienta, su sonrisa borracha, su violencia desatada, su sexualidad explosiva, siempre en control. Es la generación que fantasea con Die Antwoord, fiesteros explotadores de la miseria y la piedra sexy. Mucha culpa blanca inconsciente. Lo cool es ser pobre, del ghetto, de las calles, del crimen ilegal, siempre y cuando se sea millonario. La paradoja. La universidad y la vida profesional planificada es una espantosa cotidianidad irreversible, salirse del patrón es necesario, así sea a través del coqueteo con la muerte por aparentes estupideces superficiales. Lo mas divertido, excitante y revelador siempre será violar la ley impunemente. “Seeing all this money makes my pussy wet” sentencia Candy.

Screen shot 2013-07-09 at 23.36.53

Lo de Alien (James Franco) es un caso quizás único. El hip-hop mas como actitud gangsta que como lucha social. Una caricatura exagerada del blanco que por todos los medios quiere ser identificado como el rey del blinblineo que empieza siendo inverosímil y progresivamente va obteniendo corazón y credibilidad. Alien degusta con su pene y sus dientes platinados a casi todas las niñitas deliciosas vacacionistas, es millonario y tiene cientos de juguetes adultos (ametralladoras, Kool-aid azul, nunchacos y shorts de todos los colores) pero no deja de ser uno de los personajes mas patéticos del cine reciente. Un esclavo de sus pulsaciones simples y de los “role models” mala conducta impuestos allí por su rentabilidad.

La escalada de violencia es necesaria y surreal. Inverosímil a ratos, lo cual la potencia. Son las Pussy Riots consumistas gringas. La lucha equivocada radicalizada. Son las hormonas desatadas y el sexo peligroso como eufemismo del amor. El efectismo mas peligroso, siempre y cuando seamos protagonistas de una historia divertida e intensa. “Pretendamos que estamos en un videojuego. Como si estuviésemos en una puta película. No le tengas miedo a nada”.

Aún desde la superficie mas tonta, casi todos queremos ser poesia

Aún desde la superficie mas terrible, la aspiración a poesía es válida

Esto contrasta a ratos con la adorable vuelta a la infancia de los personajes principales. Momentos románticos, entre pase y pase. Esta generación no creció con Madonna. La chica material de los 80 se queda corta. La nueva diosa pop del consumo es Britney Spears, desde niña Disney hasta su desquiciada calvicie y maternidad irresponsable.

Visualmente, aquí resuenan los colores nocturnos de Enter The Void , la fiesta peligrosa de Irreversible y la pistolita de agua sexy de The Runaways y todo es gracias a la fotografía de Benoit Debie. Es la apología nihilista del 2013, por lo que es multicolor y llena de horas mágicas. La belleza de la rumba dura nocturna y el romanticismo de la playa. El gonzo de las cámaras en mano está algo presente, pero enormemente magnificado por el cristal artístico.

Screen shot 2013-07-09 at 23.42.02

La música está muy bien diseñada. Vamos del dubstep farandulero de Skrillex a los momentos tensos y nocturnos electrónicos de Cliff Martinez (reconocido recientemente por su gran trabajo en Drive), todo flanqueado con el hip-hop de Gucci Mane, Waka Flocka Flame, Nicki Minaj, Rick Ross, Dangeruss (inspiración del personaje de Alien) y el mismo James Franco. Sobretodo Skrillex acierta con una versión instrumental orquestal de su archireconocido Scary Monsters and Nice Sprites rebautizada como Scary Monsters on Strings (got it? cuerdas, hilo, bikini).

A ratos se regodea mucho en su condición “artsy”. Mucha abulia, melancolía y nostalgia. Cual película de exploración de Gonzalez Iñarritu. A fin de cuentas quien edita es Douglas Crise (Babel). Mas allá de dialogos y one-liners, es una película que balbucea entre línea de coca y buche de licor. Funciona.

“Es la Trainspotting de nuestros tiempos”. Sonamos ancianos. Spring Breakers nos deja en evidencia. Hay algo allí para nosotros, pero este film le pertenece más a los gloriosos irresponsables, a los que aún están por entrar en la adultez maldita. Los que aún no solo quieren, sino activamente buscan por todos los medios vacacionar eternamente con el trabajo de otro. Esperemos que la aprecien lúdicamente, se droguen hasta el entumecimiento y el sudor, pongan el blu-ray de ésta película y exploten Noisia, Skrillex o Borgore a todo volumen.

That Big Black Hole: Esfínteres de Acero.

1362460173_sc_16334_04_12En la edición de Febrero de 2001 de la revista Talk, un artículo de Martin Amis recoge una conversación con el gran ‘Buttman‘. En ella, John Stagliano el  empresario/director/pervertido elabora, si se puede considerar así, sobre la filosofía del sexo anal desde el punto de vista de la representación pornográfica, que es una marca registrada de las película que produce, dirige y/o promociona:

“Con el sexo vaginal, tienes a una mujer gimiendo como loca. Y el espectador con un mínimo de capacidad para discernir se pregunta: ‘¿Es esto real o es puro cuento?’
Con el sexo anal, por otra parte, la actriz está obligada a producir una respuesta de otra naturaleza: más gutural, más animal. Su personalidad sale a flote”

Cierto o no, Stagliano debe saber una que otra cosa sobre respuestas ante la cámara. No en vano ha dedicado su vida a ello y mi intención de verdad no es cuestionarlo.

jo

En todo caso voy a complementar o mas bien a sostener lo que dice Stagliano con una cita del ensayo, La Ceremonia del Porno, escrito por Andrés Barba y Javier Montes. En el los autores hablan del cuerpo pornográfico.

“Todo lo que es susceptible de ser visto está siendo visto. Suprimid las manifestaciones afectivas de la privacidad sexual y el cuerpo resultante será un cuerpo abstracto”

También Barba-Montes hablan de algo llamado autopsia erótica. Un término que me llama la atención porque efectivamente una de las virtudes (?) del porno es esa capacidad que tiene de dividir los cuerpos. De hacer excitante (¿o será excitable?) cualquier parte del cuerpo. Desde lo más típico: la vulva, el pene, los senos, las nalgas, etc.

“La primera característica de un cuerpo presentado en el acontecimiento pornográfico es su insistencia. No puede ser obviado a la par que no puede ser tocado desde fuera (…) El espectador de pornografía no pide sólo un cuerpo desnudo realizando eficientemente un acto sexual; pide un cuerpo en el que cada uno de sus fragmentos sea un sexo”

stagliano

Al principio cité a Stagliano porque ciertamente, de los directores trabajando actualmente en el porno masificado,  es uno de los que coherentemente ha dedicado su obra, tanto la producida por el como por su compañía (con todos los directores que forman parte de su roster) a la explotación de fetiches específicos. Pero si se observa más detenidamente observarán que el sexo anal es lo primordial.

Buttman dice que una cogida por el culo te da una reacción más animal. Una reacción más natural. Y viendo las películas (producidas o dirigidas por el) uno puede de una u otra manera observar esto. Y por un tiempo esto quizás fue para ponerlo de una manera sencilla, la tapa del frasco.

¿Son Stagliano e Evil Angel los únicos que hacen películas de sexo anal duro? Nada más alejado de la realidad, sólo los tomo como ejemplo. En la era actual del porno, tan atomizado como está, basta con entrar en cualquier sitio de streaming porno y se darán cuenta que hasta el perro de la esquina anda rodando películas de sexo anal duro.

sasha-grey-gape-43306

Sin embargo vuelvo a mi segunda cita del ensayo de Barba y Montes, especialmente la parte de la insistencia del cuerpo pornográfico. Esa palabra, insistencia, llama poderosamente mi atención porque Barba y Montes durante todo su texto (muy bueno por cierto) parecen ignorar, no se si a propósito, el efecto que tiene la demanda sobre el porno. De hecho muy pocas veces se refieren a el desde una perspectiva de producto.

La demanda. Claro sería una impertinencia decir que el porno cambia o se reinventa meramente por la demanda de la gente. El ‘quiero ver algo más fuerte, quiero ver algo más loco, etc.’ mas bien lo que hace es visibilizar prácticas. Pero en ese proceso de visualización debe magnificarlas hasta el punto de hacerlas atractivas. Novedosas quizás.

De un tiempo para acá me viene llamando poderosamente la atención la aparición de una de estas novedades. Uno de estos ‘nuevos subgéneros’ que de nuevo no tiene nada. Y es el gaping, cuya traducción puede ser tanto abierto o enorme; gaping assholes, anos enormes o abiertos; o el anal gaping que es básicamente la acción de crear un ‘ano enorme’. Análogos.

Repito esto no es nada nuevo, sin embargo lo que ha captado mi interés es el nivel bizarro  al que se ha llevado esto y al mismo tiempo la estandarización de la práctica. Estos videos extremos de penetraciones anales son más viejos que las cholas de Cristo. Pero nunca los había visto como una práctica común del porno más masivo y consumible. Quizás podría ser una forma de defensa de la industria porno ante lo aparentemente irrestricto que es el internet. ¿Cómo compites con la ama de casa que decidió meterse tres pepinos en el culo?. La lógica del porno a veces no es complicada, la respuesta es sencilla: pues voy a hacer películas donde se metan 4 pepinos por el culo. Y así ya ven por donde vamos.

¿Y a donde voy? A ningún lado realmente, sólo quería justificar elegantemente esta curaduría de las mejores nenas con un ano de elasticidad superlativa. Con éxito y esfuerzo logré reducir la lista a un tres redondo.

Roxy Raye.

LSM6S

Esta oriunda del estado de la Florida comenzó, como muchas en este sub-género, como una webcamer amateur. No logro ubicar en que servicio de streaming colgó sus primeros videos. Lo cierto es que luego de abrir su página se ha dedicado a producir contenido exclusivo para ella. Eventualmente ha aparecido en películas para compañías (Evil Angel, obviamente).

Quizás no sea del agrado de muchos por la particularidad de que no hace escenas con hombres; si obviamos las que ha hecho con quien asumo es su pareja, que a lo mucho ha llegado a un POV y a un fisting; además de la escena que rodó con un fan y un interracial. Las otras escenas son lésbicas. Aunque la verdadera atracción  es verla sola. La mayoría de las escenas de su blog son de masturbación.

Una de las cosas que me llama más la atención de Raye es la energía positiva que transmite en todas sus escenas. Por bizarro que pueda parecer la cantidad de cosas que se mete esta niña por el culo y el tamaño que alcanza el mismo, nunca parece estar incómoda ni molesta. Y la forma como interactúa con la cámara es de lo más natural. Eso se aprecia, yo lo hago. Además de siempre estar sonriendo lo que es un cambio notable de la típica cara de humillación común en películas con estos sub-géneros. Una cara como de ‘tengo tres berenjenas en el culo, pero es lo más cómodo del mundo’. Y por último considero que la niña es bella. Tiene un cuerpo natural que por lo visto no ha modificado con cirugía y probablemente no lo haga.

Si ha leído hasta aquí y he causado algún interés en el tema (o si sencillamente ya lo tenía) esta es la actriz que yo recomiendo seguir. Para quienes tienen dinero pues suscríbanse a su página o si están pelando bolas pues bájense las escenas que no son difíciles de conseguir. Como dije anteriormente tiene algunas películas con productoras grandes. Las de Evil Angel son evidentemente el tiro al piso, sin embargo yo iría más allá y recomendaría aquellas que ha hecho con el propio Buttman. Son el gonzo al más puro estilo old school. Roxy tiene un gran culo y si hay un hombre con talento para registrar el culo en video es Stagliano. Las otras películas que hizo con Jay Sin son buenas pero un poco largas y repetitivas. Las únicas escenas que podría considerar en el espectro extremo son las que rodó con la gente de Kink. Es ver para creer.

Hot Kinky Jo / Alysa Gap aka Alysa aka Gapolexa

hotkinkyjo-anal-sex-porn-pictures-1-11

La primera vez que vi un video de cada una de estas actrices mi mente se paralizó. Porque lo que estaba viendo era básicamente un freak show. Era una vaina irreal.

La facilidad con las que cada una de mujeres dilatan el esfínter anal es sencillamente dantesca. Cuando supe que ambas eran “ex-soviéticas” (bueno Ukrania y Rusia), tuve una fantasía de como el accidente nuclear de Chernobyl había afectado el material genético humano y había convertido a estas mujeres ¡en mutantes!. Si no, me era imposible explicar como es que habían logrado convertir su ano en una proeza de la hidráulica y la anatomía humana.

Es increíble. Hotkinky Jo apareció también en uno de estos sites donde la gente sube videos desde su casa (asumo) y pronto los videos se convirtieron en una sensación en ciertos círculos. Es como ver un acto de magia. Cosas que aparecen y cosas que desaparecen. Pronto puedes encontrarte preguntándote a ti mismo: ¿ya no digamos la elasticidad del ano, sino la resistencia del intestino…

Pronto no tardó en ser captada por uno de los directores bajo el ala de Evil Angel, Jay Sin, quien la uso para varias escenas de sus películas. Asumo que luego de esta experiencia de más alto presupuesto le dio la idea de finalmente abrir una página con su contenido original.

Sin embargo la estructura de los videos de HotKinkyJo y la poca pasión que transmite la actriz a veces, más pronto que tarde, se tornan en repetitivos y sin sentido. Afortunadamente es poco probable que cada uno pase de los 9 minutos. Así que bueno sólo por la curiosidad de la nena.

alysa.anal.gape

De último está Alysa Gap, que si ha rodado más películas y escenas para páginas gringas de hardcore extremo. Evil Angel, evidentemente, también la recluto para algunas películas, pero a diferencia de HotkinkyJo, que sólo trabajo con un sólo director, Alysa trabajó para al menos 4 directores distintos, cada uno con motivos distintos y obsesiones distintas en torno al género del sexo anal.

Podría decir que Alysa Gap es la más comercial de las tres. Mientras que HotKinkyJo es lo más undergruond del asunto y siendo al final Roxy Raye como lo más indie de este conjunto.

Si tuviese que recomendar alguna de las escenas de Gap volvería a hacer referencia a Kink.com donde ha rodado varias veces y donde parece haberse explotado todo el potencial de Gap como performer.

Los 400 días de los Walkers

El año pasado Telltale Games se metió en los libros de la historia de los videojuegos con su adaptación del famosísimo comic/serie de TV The Walking Dead. Lo hizo retomando a la aventura gráfica, viejo género que está arraigado en el corazón de los gamers de vieja data, y que desde mediados de los 90 había sido poco utilizado y reemplazado por mecánicas mas efectistas y vistosas como el First-Person Shooter.

El point & Click, las diferentes opciones de conversación, grandes actuaciones y una fuerte apuesta por la historia y el desarrollo de los personajes (constante narrativa ademas en toda la mitologia Walking Dead) fueron los ingredientes para que la obra de Telltale ganase mas de 80 premios al Juego del Año.

The Walking Dead: 400 Days es un episodio extra que nos permitirá aplacar la ansiedad de la espera entre la primera temporada y la segunda (aún sin fecha de salida). El resultado no es un mero paliativo, sino un episodio interesante, divertido, con personalidad y con grandes momentos que enriquecen todo el universo de los Zombies Walkers.

El episodio está dividido en cinco historias, cada una protagonizada por un personaje nuevo diferente. Telltale ha diseñado la pieza para ser jugada en el orden que queramos. 400 Days sigue la misma apuesta de la primera temporada: Buenas historias, mejores diálogos y decisiones importantes que NO siguen un patrón moral inocentón ni maniqueo. Cada mini-historia es prácticamente un muy buen cortometraje interactivo, que no deja de darnos luces acerca de la descomposición de la humanidad como consecuencia de la otra descomposición literal, la de los walkers. La crueldad necesaria, la búsqueda de la razón y la supervivencia del mas apto o el mas solidario. Un epílogo interactivo reunirá las cinco historias y, dependiendo de nuestras decisiones, el final cambiará.

Insisto en los diálogos y las actuaciones. Cada vez que tenemos la posibilidad de decir algo, tenemos cuatro opciones (incluyendo el silencio) y un tiempo limitado para decidir hacia donde llevar la interacción. Podemos mentir, ser honestos, sarcásticos, hostiles, o reservados, entre otros. El diseño está bien pulido y todas las conversaciones/decisiones posibles dan resultados satisfactorios y hechos creíbles.

No todo es conversación. Hay algunas secuencias de carreras contra el tiempo, disparos, violencia cruel y exploración necesaria. Todo bien diseñado para meter la sangre necesaria en la aventura gráfica y el point & click característico de la saga.

400 Days necesita al menos el primer episodio del juego para poder arrancar. Par de decisiones de la primera temporada se verán reflejados en este episodio extra y Telltale ha prometido que las decisiones de éste influirán en la segunda temporada. No por nada hay referencias e informaciones de personajes de la historia, y sus destinos.

El episodio es breve (puede terminarse en hora y media si vamos al grano y no investigamos detalles) pero por 5 dólares, vale la pena, sobretodo si son fanáticos de la obra de Robert Kirkman. Para los fanáticos del juego de Telltale, sin duda, es un imprescindible. Yo ya tengo mi nuevo personaje predilecto.