Cock Happy 4: ‘El canto de cisne’ de Belladonna

El último round

El último round

Esto es parte de un trabajo (más grande) en progreso, así que habrán muchas ideas y referencias incompletas. Eso y que mi forma de escribir es, a falta de una palabra más correcta, errática.

El año 2012 fue el elegido por Belladonna, o Michelle como yo prefiero llamarla en mis fantasías, para retirarse definitivamente. Hago hincapié en lo definitivo del retiro porque ya la nena había dicho que se colgaba los vibradores (vieron lo que hice allí, ¿no?) en varias ocasiones en el transcurrir de su carrera. Dos que yo recuerde. La primera vez fue por haber contraído clamidia, riesgos de la profesión supongo. Y la segunda sencillamente porque un día se levantó y se dijo “creo que quiero hacer algo distinto con mi vida”.

Así que cuando anunció, por tercera vez, que ya no sería ‘Belladonna’ sino que ahora sería sencillamente Michelle (como la de mis fantasías) debo reconocer que había cierto escepticismo de mi parte. “Esa vuelve… esa vuelve dentro de poco”. Pues ya vemos como resultó todo. Y nos quedamos con la típica situación de ‘buena noticia/mala noticia’. La mala noticia es que todo parece indicar que esta vez el retiro es definitivo (?). La buena es que se despidió, en mi humilde opinión, a lo grande. Aunque en perspectiva quizás su retiro es sencillamente una buena noticia…

Juego de rol

Juego de rol

Ahora mismo trabajo en un libro de pornografía, en un libro sobre la pornografía que me gusta a mi. O para ser más específico, un libro sobre Belladonna; su vida y pasión. Y tantas pajas en el medio. Parte de la escritura consiste en volver a ver (y en algunos casos ver por primera vez) las películas de Belladonna. Pero me adelanto sin necesidad.

En el año 2012 salen a la calle las dos últimas películas oficiales en las que registran un performance sexual de Belladonna, dos películas dirigidas por ella (dos películas más bajo su dirección le seguirían pero esta vez sin su estimulante presencia). Voy a hablar de la mejor de esas dos: Cock Happy 4, o lo que a mi me gustaría traducir vernáculamente como: ‘Feliz a punta e’ guevo, parte IV

La otra, Belladonna’s How To Fuck, es básicamente un manual de como tirar a lo estrella porno. Ya hablaré de ella en su momento. Así que pues Cock Happy 4 es lo que yo considero como el canto de cisne de Belladonna. Una forma de irse a lo grande, si es que ésta vez realmente se fue.

Cock Happy 4, obviamente pertenece a la serie homónima pero en el gran esquema de su filmografía es parte de lo que yo llamaré en adelante su etapa crepuscular. Esa que comienza con la primera película editada por su sello, con su compañía Belladonna Entertainment, bajo el ala protectora de Evil Angel del ya inmortal John Stagliano . Es la etapa que comienza cuando Belladonna, como marca, está plenamente establecida. Esa etapa comienza con Belladonna’s Evil Pink salida a la calle en el 2003.

Un vistazo rápido a las películas que hizo (tanto actuando como dirigiendo) en este periplo de 9 años y es posible detectar cierto patrón. Es una depuración de lo que hizo durante sus años anteriores, o en lo que yo acostumbro a llamar la etapa forajida o edad de oro pero bajo un esquema de orden y de cumplimiento con exigencias de un mercado más pequeño, el de sus seguidores. Empaquetado y mejorado. Sólo agregue semen.

¿Esto luce intenso?

¿Esto luce intenso?

Y si soy más obstinado yo podría considerar a Cock Happy 4 como el destilado de toda su carrera. La película que hace cuando ha llegado al pináculo de la misma. La película donde nos recuerda que no tiene nada que demostrar y que ha sobrevivido a la molienda de carne que es la actual industria porno. Y ha terminado en el tope. No saltó a entregarse a alguna secta pseudo-religiosa, ni se volvió activista anti-porno, ni nada de ese tipo de episodios esquizoides tan frecuentes dentro del porno.

Para explicarme mejor Cock Happy 4 es a Belladonna lo que fue Abbey Road a los Beatles. Lejos de ser una película perfecta (que película pornográfica o de otra índole lo es) es la película idónea para comenzar a conocer a Belladonna, si es que ud. hasta estas alturas del calendario post Y2K no la conoce. Es Belladonna en 4 pasos. Belladonna for dummies. Que ironía que es su última película.

“Belladonna está de regreso. Ahora es una mujer real y sabe exactamente lo que la hace feliz. GÜEVO, ¡GÜEVO! Y ¡MÁS GÜEVO!”

Así reza en la carátula de la misma. Me intriga ciertamente esa inscripción. Cock Happy 4 se lanzó luego de el segundo retiro de nena. Cuando vemos nuevamente a Michelle ésta porta, lo que terminó por convertirse en una de sus características, corte de cabello al rape. Es una reversión inmediata a la imagen clásica de Belladonna.

Feliz

Feliz

Lo que encuentro más interesante de la inscripción de arriba es la parte donde dice “…Ahora es una mujer real”, sobretodo cuando observo detenidamente su performance,  que en esta película a pesar de que cada una de las escenas juega con una imaginario distinto uno del otro, bañado por una sencillez y una evocación a la naturalidad que no había visto en ninguna de sus escenas recientes. Incluso en la escena de dominación donde esta ataviada de un traje de perro hecho de cuero sorprende por la naturalidad con la que acepta el castigo de su compañero de escena. Completo desenfado. Es la misma actitud que demuestra en las otras escenas, mucho menos violentas y enérgicas.

Al finalizar la escena…

-Belladonna: “Maldita sea extrañaba esta mierda”
-Aiden Reily (co-director): Se vio intenso
-Belladonna: Es perfecto
-Aiden Reily: Se vio extremadamente intenso. ¿fue así?
-Belladonna: Para mi, esto es sencillamente un disfrute. Disfrutar de lo que me gusta. No sentí que debiéramos parar la escena porque se estaba poniendo ‘extrema’. No se aún lo que es llegar a los extremos.

Es lo que dice Belladonna al finalizar la escena de dominación. Y lo dice con una mirada de satisfacción casi que infantil. Y yo le creo.

Retiro

Retiro

Entonces Cock Happy 4 es la prueba final de que Belladonna se va estando por encima de todo (lo permitido por la estricta legalidad del porno actual eso si) en términos de performance y compromiso. Y ciertamente no tiene nada más que demostrar. Es el adiós con la frente en alto. Retirarse de la mesa ganando.

Es innegable el atractivo del panorama. Es como ver a un atleta retirarse en la plenitud de sus condiciones.

Maravilloso.

Destino Cambodia: Cerveza y saltamontes.

Agua.

Agua.

Y entonces me di cuenta, a donde quiera que mirase sólo había agua. Era una sensación similar a la que tuve los días anteriores cuando entendí que lo único que me rodeaba era jungla.

Así como pedalear 4 horas por las carreteras de Siem Reap y entender que lo único que te rodean son campos de arroz. Y mierda de vaca. Y arroz.

La experiencia ciertamente es nueva. No el pedalear. Eso ha sido mi terapia por los últimos 5 meses. He pedaleado dos veces al día, todos los días desde mi casa hasta el trabajo y viceversa. Era eso o tirarme por la ventana. Pero hoy no soy ese, hoy no estoy ahí.

Hoy estoy pedaleando en una carretera a las 4 de la tarde.

Diminutos

Diminutos

Quizás esto también es parte de mi terapia. Quizás a veces uno necesita sentirse realmente diminuto. Como un grano de arroz. En un campo inmenso en medio de Cambodia. Y de repente todo parece tan relativo. Todo es tan pequeño, tan diminuto.

El final del trayecto no lo decido yo. Lo decide el maldito cansancio. En este país del coño, el sol brilla y te tumba. No hay kioskos a la vista. Olvida la Coca-Cola. Gracias a Buda existe una cerveza local. Orgullo del pueblo de Cambodia.

-Angkor Beer, is it really cold?, le pregunto al pana que me atiende.

-Yes sir, very cold.

‘Tráeme una. Rápido.’, le digo. Se ríe. ‘Otro turista loco’, estoy seguro debe pensar. Extrañamente no me siento como turista. Esta es mi terapia. Es una excentricidad casual y del azar. Me toca enfrentar mi neurosis en un bar de hamacas en medio de un campo de arroz. Pienso en el desprendimiento, en el desamor y en las malditas hamacas del bar. ¡Un puto bar de hamacas!. ‘Esta es la mejor idea del mundo’, pienso. Hago notas mentales: ‘Abrir un bar de hamacas en algún momento de mi vida’.

Cerveza

Cerveza, the last cup of sorrow

Un olor agradable llama mi atención. Pienso ‘coño en esta vaina no venden nada para picar’. Le pregunto al mesonero:

-What’s that smell?

-Fried Grasshoppers sir, you want?

-Just another beer. Thank you.

Voy a dejar a las proteínas fuera de esta terapia (por ahora). Cue ‘The Last Cup of Sorrow’.

17 de Septiembre de 2010. Siem Reap, Cambodia

¡Adiós Tony!

Hace unas horas me enteré de la muerte de James Gandolfini, ese formidable actor que le dio vida a Tony Soprano, personaje icónico de la cultura moderna. Sin embargo, la empatía o el “duelo” que me embargó me dejó perplejo. Esa tristeza por un “piazo de actor” que murió sin tener ni idea de mi existencia, desafiaba mi lógica. Hasta ridículo me sentí cuando empecé a explorar ese sentimiento. Incluso hice algún chiste idiota sobre el juego de fútbol entre Italia y Japón y la muerte de Gandolfini. Mecanismo de defensa.

No creo en ídolos y desde siempre he tenido gravísimos problemas con la autoridad. No me considero seguidor de nadie y hasta a los mas respetados seres humanos les busco por igual su luz y su sombra, para intentar, de hecho, humanizarlos en su justa medida.

Poco a poco fui entendiendo que mi relación con The Sopranos es mas fuerte de lo que había hecho consciente. Creo que no ha habido otra serie de TV, película ni personaje que me hayan brindado tanta compañía, camaradería y herramientas en diferentes etapas de mi vida.

Como adolescente que se respete, tuve serios problemas de comunicación con mi padre.  La relación llegó rápidamente a niveles insoportables y tuve que rápidamente buscar jamás volver a depender económicamente de él y bajarlo del pedestal de padre con una bazuca. Durante esos jodidos años de búsquedas, fracasos económicos, sentimentales y profesionales, siempre me refugié en la ficción. Y Tony Soprano y sus dos familias, desde 1999, fue una de las constantes en mi vida.

Ahora lo veo un poco mas claro. Tony, canalizado por Gandolfini, Chase y el escritor/director de turno por episodio, fue un modelo a seguir. Su seguridad y liderazgo aplastante siempre fue irresistible. Su misoginia natural, un elemento de entretenimiento. Su sociopatía latente, una herramienta. Sus buenas intenciones devenidas en crimenes violentos, el mecanismo de defensa perfecto. Y todo, por supuesto, una gigantesca alarma de lo que NO se debe hacer. Un desglose de los mitos de la masculinidad. Lo que realmente significa querer ser y proyectar ser el macho alfa. Los sacrificios y los riesgos de la mentira como atajo para tomar las riendas de la vida. La doble vida que te llevará irremediablemente a tener ataques de pánico y buscar desesperadamente ayuda con un psiquiatra. Creo pude tomar perfectamente lo que necesitaba de Tony Soprano, porque, al igual que él con la Doctora Melfi, tuve una práctica enorme de argumentación, actuación y estrategias sociales con un psiquiatra, mi padre.

Tony trascendía en el plano real. En una oportunidad Albinson Linares, hermano del alma y amigo incondicional, fue a visitarme justo en el momento en que HBO estaba estrenando un capítulo de The Sopranos que no tendría pronta repetición.  Recuerdo haberle informado tajantemente a Albinson que antes de salir a planificar la maravillosa ingesta de licor de turno, vería el capítulo. Primero Tony, luego mis amigos reales.

Paralelamente, The Sopranos entraba en mi configuración tambien como producto cultural. Yo apenas empezaba a avisorar lo que quería hacer con mi vida profesional y tuve la enorme suerte de haber tenido la mejor serie de TV de todos los tiempos como influencia técnica. Personajes bien escritos, dirigidos e interpretados que crecieron durante 8 años.

Pasaron los años y empecé a tener mayores libertades y problemas de adulto joven. Tony seguía allí, ya no siendo una figura paternal, sino lentamente convirtiéndose en un aliado lúdico. Mi escape de la realidad era realmente una terapia maravillosa. Durante una época solía salir del trabajo, comprar un sanduche italiano en subway (si, italiano), regresar a mi mini-habitación de recién llegado a la capital y cenar viendo par de episodios de The Sopranos en DVD. Y era la gloria. Quedaba repuesto y listo para salir nuevamente a la calle a entretenerme o a trabajar.

Cuando The Sopranos terminó con ese corte a negro abrupto en el 2007, tuve las repeticiones, mis DVDs y la esperanza lejana (que realmente no era prioridad) de que en algún futuro distante Tony Soprano/David Chase /James Gandolfini nos contarán un epilogo. La muerte de Gandolfini ha eliminado de raíz esa posibilidad. Y es ahora que entiendo que, de alguna manera, ya vi todo lo que podía ver de la vida de Tony Soprano. Entendí entonces el sentimiento.

Hay un verdadero duelo cultural por un amigo ficticio, un modelo a seguir y huir. Un adulto que envejeció y que quiso domar la vida a punta de pistola. Y que, ahora, con su contraparte real en otro plano existencial, ha trascendido a status de leyenda.

Así que, en agradecimiento por esta ficticia pero muy concreta y larga amistad, sólo me resta despedirte, con nostalgia y respeto.

¡Adiós Gandolfini! ¡Adiós Tony! que William S. Burroughs te reciba en el mas allá recitándote “Seven Souls”, esa maravillosa pieza que deja en evidencia la huella imborrable de tu presencia en la vida de otros.

Lollapalooza Chile 2013, Día 2

Despertamos tarde, después de unas pocas horas de sueño maravilloso y restaurador. Tras par de sanduches caseros baratos y la TV chilena mostrando mas a Bachelet que a Piñera, nos enfilamos nuevamente al metro para llegar al Parque O’Higgins.

Llegamos justo cuando Keane empezó su set. Decidimos entonces pasar un momento hippie-picnic, con mi manta ganadora. Fue uno de los momentos más bonitos del festival que incluso inmortalicé en un video cursi que tengo en mi flickr. Sonaron todas mis favoritas, incluyendo “Everybody’s changing” y “Is it any wonder?”. Recordaré por siempre a un muchacho en silla de ruedas que se agitó y emocionó como nunca cantando “Somewhere only we know”. Cerraron la tanda con “Crystal Ball” y nos pusimos de pie.

Aquí nuestro grupo empezó a separarse, teníamos diferentes prioridades. Nathaly y yo nos enfilamos a ver a Mike Patton en uno de sus proyectos más duros y experimentales, Tomahawk. Esta banda es un trabuco conformado por el baterista John Stanier (Helmet y Battles), el guitarrista Duane Denison (The Jesus Lizard), el bajista Trevor Dunn y por supuesto, Mike Patton (Faith No More, Mr. Bungle). Arrancaron el set con “Mayday”, “God Hates a Coward”, “Flashbacks” y la reciente “Oddfellows”. Patton, a diferencia de su persona como frontman en Faith No More, está siempre en el mismo lugar, atado a la responsabilidad maravillosa del teclado, que muchas veces es también un instrumento para distorsionar y modificar su versátil voz. Siguieron “101 North”, “Birdsong”, “Rape this Day”, “I.O.U” y “Capt. Midnight” y el ensamble estaba bien compacto. Lo que hace Stanier en la batería es admirable. “White hats /  Black Hats”, “Point and Click”, “South Paw”, “Totem” y “Laredo” para convencernos de que la organización del festival había puesto demasiado temprano a estos carajos. Que potencia y cuanta estridencia controlada maravillosa. Cerraron el set con dos covers: “How low can a punk get” de Bad Brains (guiño/espaldarazo de Patton perfectamente planificado, pues las leyendas del hardcore punk estaban a punto de iniciar su set) y “Just One More” de George Jones.

Llegamos al Playstation Stage justo a tiempo para las últimas canciones de Foals, a los cuales siempre había subestimado. Nuestro buen amigo Vemeko si los vió en pleno. En vivo son un trabuco intenso, pero divertido. Cerraron con “Spanish Sahara”, “Red Socks Pugie”, “Inhaler” y “Two Steps, twice”.

Luego vendría la razón por la que estábamos en ese escenario, en ese momento: Bad Brains. Rara vez se puede disfrutar de una banda legendaria con la facilidad y el acceso con la que los vimos. La estoicidad de H.R. como voz principal es impactante. Ya no es el desesperado y enloquecido de hace unos 30 años. Enfundando en un traje deportivo verde ADIDAS, guantes negros, dreads legendarios y una toalla blanca encima, HR lucía perfectamente como un mendigo demente, con atisbos de suerte y sabiduría. Empezaron su set con esas canciones hardcore punk de minuto y medio frenéticas y muy duras como “Attitude”, “Right Brigade”, “Sailin’ on” y “The Regulator”. H.R. seguía en su soliloquio desquiciado mientras su hermano Earl Hudson, junto a Dr Know y Darryl Jenifer descargaban la metralla y literalmente alborotaban el polvo en el público. Con “Jah Love”, “Give Thanks and Praises” y “Universal Peace”, Bad Brains bajó un pelo las revoluciones y empezaron a introducir sus temas más reggae, como “I luv i Jah”. Otros 4 temas más y cerraron genialmente la tanda con “Pay to cum” y la impelable “I against I”.

Ver a A Perfect Circle en vivo es una experiencia a ratos surreal. Tener al frente a una banda tan inestable en su formación y existencia, que pareciera sólo existir fugazmente sólo cuando han grabado sus 3 discos de estudio (¡en 14 años!), es medio mágico. Empezaron con el cover “Annihilation” de Crucifix, maravilloso tema que he escuchado hasta el cansancio porque además es el primerísimo primer tema de mi ipod desde hace casi 10 años. Mientras el legendario Maynard James Keenan desplegaba su gran voz y se condenaba a una mini tarima personal, hundida en un rincón, Howerdel, al frente del escenario, se relajaba sentado en el piso con una franela desgastada, tocando un pianito mínimo, cual Schroeder de Charlie Brown. Seguidamente, la oscurísima (pero pertinente, hemos fracasado como humanos) versión de “Imagine” de John Lennon y ahora si el James Iha (Smashing Pumpkins), Jeff Friedl y Matt McJunkins se acoplaban al ensamble. No está ya Lenchantin, ni Twiggy Ramirez ni Josh Freese. No son pérdidas irreparables. Siguieron “Weak and Powerless”, “The Hollow” y el cover de Depeche Mode, “People are people”. Maynard, con su eterno complejo de enano, se limitaba a pisotear con fuerza, agacharse, mover el micrófono y bambolearse, pero nunca bajó de su tarima personal. Luego vino la versión que NO me gusta de “3 Libras” (El Mix All Main Courses) y “The Noose”. Con “Blue”, la tarde empezó a caer hermosamente. Siguieron “By and Down” y una de mis favoritas, “Rose”. Con “The Package”, el momentum creado fue increible. Cuando explotó la canción, explotamos todos. Billy Howerdel se desplazó con gracia por todo el escenario con su guitarra, como chequeando todas las estaciones musicales, incluyendo el público. Luego procedó a gritar repetidas veces el Go back to sleep! del mantra maldito de “Counting bodies like sheep to the rythm of the war drum”. El fin se sentía cerca cuando tocaron “Passive”, de las mejores del set. Luego vino el cover de “When the levee breaks” como intro a la maravilla de “The Outsider”, donde nos volvimos locos todos. Fue el cierre. APC no hace encore. No nos cantaron “Judith”. Howerdel salió del escenario, muy agradecido y casi pidiendo disculpas. Maynard James Keenan ni volteó a vernos. Tomamos lo que pudimos y salimos satisfechos.

Corrimos al Playstation Stage a ver Los Tres, a quienes les sacrifiqué la primera media hora para poder ver el set completo de A Perfect Circle. El buen Vemeko si logró verlos desde el principio, por los que disfrutó de una ráfaga de clásicos uno tras otro: “Sudapara”, “La espada y la pared”, “La Torre de Babel”, “Hojas de té”, “Tírate”, “Déjate caer” y “un amor violento”. Ya era de noche y para llegar al escenario tuvimos que sortear un oscurísimo bosque lleno de árboles y humanos viendo hacia la luz. Llegamos cuando sonaba “La vida que yo he pasado” y Los Tres, héroes chilenos (Vemeko dixit), asumían un set más inclinado a la cueca. Así sonaron “El Arrepentido”, “Lagrimas Negras” y “Quien es la que viene allí”. Tumbados en la manta sobre la grama, tomamos el red bull chileno de turno mientras escuchamos “La Primera Vez” y “He barrido el sol”. Los Tres cerraron ese escenario con el cover de Buddy Richard “Tu Cariño se me va”.

Nathaly y yo vimos el reloj y sabíamos que teníamos tiempo. Nos tragamos OTRO de esos Red Bull chilenos cuyo nombre olvidé y prácticamente corrimos realmente drogados al LG Optimus Stage (una especie de Poliedro que está entre los dos grandes escenarios del Parque) para ver algo de esa leyenda del rap llamada NAS (entre mis top 5 de todos los tiempos). Llegamos justo a tiempo para verlo corear “Hate me now” con un infierno digital de fondo en las visuales y un público rebotando enardecido. Fue un medley de casi una hora donde aglutinó unas 20 canciones, que cerró con “One Mic”, con Phil Collins sampleado, como es el deber ser.

Salimos de la cúpula, a ver lo último del festival. Una hermosa fiesta electrónica a la vez colorida, pixelada y con muchas sombras. Al fondo, deadmau5 desplegaba su “Ghosts N’ Stuff” y el remix de “Killing in the Name” de Rage Against the Machine. Nos conseguimos finalmente a los amigos que habían sido molidos y escupidos el día anterior por la masa de Queens of the Stone Age. Siguieron sonando “Tetris”, “Closer”, “Raise your Weapon”, “The Veldt”, mientras nos alejabamos y compartíamos historias, como sobrevivientes de guerra. Franelas nuevas, stickers y más del Red Bull chileno. Deadmau5 terminó con “Strobe” y ya nosotros estábamos listos para, reunidos todos otra vez, ver a The Black Keys.

El dúo mas famoso del rock actual (con 4 músicos extras para el tour), ahora en su etapa de afeitadas correctas y cortes de cabello de estilistas, no comieron coba y empezaron su set con la canción más sobreutilizada en los trailers de películas de los últimos dos años: “Howlin’ for you”. Le siguieron “Next Girl”, “Run Right Back”, “Same Old Thing”, “Dead and Gone” y la maravillosa “Gold on the ceiling”. Nathaly se escapó una media hora para ir a la fiesta loca que tenía montada Steve Aoki mientras el resto veíamos como, tras esta primera tanda, Patrick Carney y Dan Auerbach mandaron a descansar a los otros músicos y tocaron “Thickfreakness”, “Girl is on my mind” y “Your Touch” (¡maravillosa!) old-school style, sólo el dúo dinámico maravilloso. La banda regresó completa para “Little Black Submarines”, “Money Maker” y una de mis predilectas, “Strange Times”. Carney y Auerbach, esos atípicos rockstars, siguieron tocando sin parar un tema tras otro. Así sonaron “Sinister Kid”, “Nova Baby”, “Ten Cent Pistol”, “She’s Long Gone” y “Tighten Up”. Cuando tocaron la aclamadísima por todos “Lonely Boy” empezamos a despedirnos del festival. Nos enfilamos lentamente a la salida mientras sonaba “Everlasting Light”. Habíamos salido ilesos gracias al amor por la música, la camaradería y los Red Bull chilenos esos. Los créditos de la película fueron con “I Got Mine”. Cero lágrimas, mucha alegría.

Así terminó nuestro Lollapalooza Chile 2013. Nuestro. Con ese sentido de pertenencia que trasciende el costo del ticket y los pasajes. El sentido de pertenencia de una experiencia única que se adapta a múltiples gustos. Y es que haciendo el balance general, nuestro amigo Eugenio Scalise nos comentó como una amiga de él había vivido un Lollapalooza maravilloso completamente diferente al nuestro. Ella vio bandas que nosotros ignoramos, boicoteamos o sacrificamos como Of Monsters and Men, Franz Ferdinand, Puscifer, Russian Red, Crystal Castles y Protistas. Casi no coincidimos en nada, pero al final todos nos fuimos felices y con chulitos importantes nuevos en nuestras listas de vida.

El Superman vigente de Snyder

Superman, ese héroe creado a finales de los 30, encarnación del Macartismo de la década de los 50 y poster boy del sueño americano y su imperialismo asumido, no pertenece a ésta época. Es un héroe anacrónico, y sus versiones cinematográficas siempre han reiterado esta obsoleta visión.

Con esta gran predisposición, y un mundo alabando a Marvel, Zack Snyder y David S. Goyer han logrado un Hombre de Acero creíble en pleno 2013. Lo primero que han hecho es volar (o mejor, posponer) a Lex Luthor (que como introducción a la mitología Superman, siempre ha sido recurrente su caricaturización y poca amenaza física) y el foco recurrente en la dualidad exagerada de Clark Kent/Superman. Snyder ha logrado contarnos el nacimiento y crecimiento de Kal-El, sin necesidad de apurar las escenas ni mostrar a Clark Kent adulto a la media hora. Flashbacks bien llevados, pertinentes cuya naturaleza ayudan a entender al personaje.  No hay Clark Kent gafo y vulnerable, sobreactuando torpeza y debilidad. Hay mas bien una lucha genuina por ser “el hombre mas grande” y mucho control de ira. Lo compro.

Las actuaciones y presencias físicas son acertadas. Henry Cavill es un buen Kal-El, y sobretodo un gran Clark Kent. La actitud humilde “white fences” de Kevin Costner (Jonathan Kent) y Diane Lane (Martha Kent) funciona, así como la dignidad y grandeza de Russell Crowe (Jor-El) y Ayelet Zurer (Lara Lor-Van). Snyder no puede dejar el paternalismo de lado (tema recurrente en Superman) y le da prioridad emocional a las escenas de Kevin Costner, el cual cumple la tarea de gran manera. Russell Crowe, por otro lado, logra que queramos ver una precuela enfocada en Jor-El, cosa que la cabeza flotante de Marlon Brando jamás pudo. Sin embargo, el casting de verdad se luce con Michael Shannon (General Zod) y su mano derecha Faoura-Ul, encarnada por Antje Traue (la cual mas que grandes líneas, tiene una amenazante y demoledora presencia en las secuencias de acción). La siempre perturbadora puesta en escena de Shannon es una gran amenaza creíble. El punto flojo es Amy Adams, quien no logra convencerme del todo como Lois Lane. No dejo de ver a Adams y su carita de perplejidad eterna, al acecho del Oscar. Aún teniendo posibilidad de escapar de eso (el guión le da mas oportunidades que zancadillas), no hace sino agregarle demasiado elemento “damisela en aprietos” a una Lane que debió haber sido aún más independiente. En cuanto a los personajes secundarios, lo mas flojo de la película es Perry White (Lawrence Fishburne) y sus colegas periodistas, que no logran representar con contundencia al ciudadano “de a pie”. Es mas bien el sector militar (con Harry Lennix, Richard Schiff, Christopher Meloni y Christina Wren), quienes, aun siendo foco de algunas críticas, logran empatía, conexión y cierta relevancia.

Ésta, obviamente, NO ES una película de diálogos. Los personajes recitan sus líneas con la dignidad característica de la mitología, y funciona. Por supuesto que hay líneas idiotas y acciones innecesarias para forzar par de momentos cursis. Pero por lo general, Snyder logra que nos olvidemos de ellas con facilidad, no dándoles tanta importancia.

El diseño de arte es uno de los puntos fuertes de la película. En segundos, nos comemos rápidamente el cuento de Krypton y entramos fácil en ese mundo moribundo. El vestuario, asunto delicado en películas de superhéroe, pasa la prueba con honores, igualando en grandiosidad y presencia los trajes de Superman, Jor-El y General Zod y sus esbirros.

La acción esta bien distribuida y cuando está presente, es brutal. No “burutal” como muletilla mascachicle fácil, sino realmente brutal. Es potente, contundente y sin descanso. El nivel de destrucción y ensañamiento roza lo épico y Snyder, sorprendentemente, no se regodea en las cámaras lentas efectistas, sino que, al contrario, deja que el poder alienigena choque constantemente con nuestra física de humanos, encadenando una escalada de violencia demoledora.

El score de Hans Zimmer espanta las trompetas épicas de John Williams a punta de coñazos, percusiones y sonidos mas orgánicos. No era tarea fácil, pero Zimmer logra reemplazar a la historia con una personalidad aplastante. Sí, hay una fuerte apuesta por la contundencia rítmica, pero tambien hay momentos sutiles e íntimos que cuadran perfectamente con la mitologia Superman. Snyder, además, nos introduce par de decisiones sonoras agradables en su selección musical. Hay empatía hacia un Clark Kent trabajando en su diáspora mientras suena “Seasons” de Chris Cornell.

Lo criticable en Man Of Steel, es que no tomó mayores riesgos. Supongo que el relativo fracaso de Sucker Punch (sobretodo con la crítica) le puso una tijera enorme a los testículos de Snyder, quien decidió no radicalizar mucho sus propuestas (una lástima, Sucker Punch es una obra maestra, el tiempo nos dará la razón y ere erita cara de papita). Había escuchado par de rumores que llamaron mi atención acerca de cambios interesantes y estructurales en la mitología, pero no es cierto. La trama termina siendo tradicional y comercial, por sus deseos evidentes de competir con Marvel y sus franquicias establecidas (Sí, si hay una referencia al universo Batman en la película). Sí, hay una reivindicación del ciudadano estadounidense, quien es separado de la actitud administrativa y militar de quienes los gobiernan o vigilan. Hay una dualidad mostrada del cristianismo gringo conservador (“Dios me hizo esto” / “Tu eres Dios”) e incluso par de críticas sutiles y tibias a los conceptos errados de patriotismo. Todas son, repito, muy sútiles y tibias, pero se magnifican cuando entendemos lo jodido que es romper el marco de un Blockbuster, además de Superman.

A primera vista, dudo que éste sea un clásico, pero sin duda es el inicio de algo mas grande. Snyder ha logrado algo que personalmente me parecía poco probable: una película interesante y pertinente de Superman en pleno 2013.

García y Los Enfermeros

El canal argentino Encuentro es uno de los pocos en latinoamérica que promueve programación cultural y educativa de calidad. Durante abril y mayo de este año transmitieron “García y Los Enfermeros”, un documental de cuatro capítulos que abarca la actividad de la banda que acompañó a Charly García en el período 1989-1992.

A finales de 1991, cuando Charly García volvió a los escenarios luego de estar internado en una clínica psiquiátrica durante tres meses, bautizó a su agrupación como “Los Enfermeros”. Este retorno fue en el Estadio Ferrocarril Oeste (Ferro) y a manera de parodia, Charly García arribó al escenario en una ambulancia y los músicos salieron vestidos como enfermeros (ver recital completo). Los Enfermeros fueron: Carlos “El Negro” García López (guitarra), Fernando Samalea (batería), Fernando Lupano (bajo), Hilda Lizarazu (coros) y Fabián “Zorrito” Von Quintiero (teclados).

García y Los Enfermeros

El rockumental presenta en dos horas un resumen de diez horas de material inédito grabado por Daniel García Moreno -hermano de Charly- que incluye ensayos, grabación de discos, shows y el día a día de la banda. El mismo Daniel aclaró a Rolling Stone argentina el espíritu del documental: “[…] buscamos darle un sentido neutral, que no sonara ni a homenaje y a un documental tradicional. No hay intervenciones en off, apenas unas placas que van guiando la historia, aunque el poder de las imágenes ayuda a que se narre sola. El material resultante es hermoso”.

A continuación podrán encontrar cada capítulo junto con una lista de los momentos memorables -a mi juicio- de cada uno.

Capítulo 1: Cómo conseguir chicas

  • Grabación de “Cómo conseguir chicas” (1989) que inicialmente iba a ser en inglés y a sugerencia del productor Joe Blaney (Beastie Boys, Ramones, Prince) se grabó en castellano.
  • Presentación en el Teatro Gran Rex (1989, ver concierto completo)
  • Gira Latinoamericana, que incluye parte de la presentación en la Plaza de Toros de San Cristobal en febrero de 1990, Poliedro de Caracas, el Show de Fantástico y el polémico concierto en San Juan (Puerto Rico) durante el Festival de Rock en Español (golpes incluidos).
  • Presentación en el Teatro Ritz de Nueva York (casualmente el mismo año del showcase de Sentimiento Muerto en el CBGB).

Capítulo 2: El Artista

Este capítulo se centra en la grabación de “Filosofía Barata y Zapatos de Goma” en los estudios Panda durante 1990 y que incluye invitados como Fito Páez y Fabiana Cantilo. Se observa cómo es el proceso creativo de Charly García incluyendo la grabación y posterior presentación en vivo de la polémica versión del Himno Nacional Argentino.

Capítulo 3: Los Enfermeros

  • Rodaje de “Enfermeros Trabajando”, video proyectado antes de la presentación en el Estadio Ferro (1991).
  • Pasajes de la presentación en Ferro, incluyendo su llegada en ambulancia y otros conciertos de la gira.
  • Tour en Europa (1992)

Capítulo 4: Los Iluminados

En este último capítulo Los Enfermeros comparten experiencias y anécdotas de la época, sirviendo como resumen a lo presentado en los tres episodios anteriores. Resulta interesante una anécdota sobre la visita a Venezuela en 1990 contada por Hilda Lizarazu (véanlo, si pongo un spoiler pierde la gracia).

En total son dos horas indispensables para cualquiera que ha seguido la carrera del Saynomore.

The Prostitution y visita a Caracas

The Prostitution, la banda que actualmente acompaña a Charly García está conformada por tres enfermeros (“El Negro” García, Fabian Von Quintiero y Fernando Samalea -que ahora toca percusión, xilófono y bandoneón-) junto a Kiuge “El Keko” Hayashida (segunda guitarra), Rosario Ortega (hija de Palito Ortega, coros), Toño Silva (batería), Carlos González (bajo) y un trío de cuerdas encabezado por Alejandro Terán.

Esta alineación estará este sábado en Caracas para presentar el show de la Gira “La Dimensión Desconocida”, montaje basado -al menos en la cabeza de Charly- en el clásico Twilight Zone de Rod Sterling.

Básicamente, esta gira está basada en el repertorio 60×60 que incluye canciones tanto de la etapa solista de Charly como de Sui Géneris, La Máquina de Hacer Pájaros y Serú Girán. Será una gran oportunidad para volver a ver -o ver por primera vez- al Saynomore en Caracas, en un momento de “lucidez” luego de varios años difíciles.

A mi juicio, desde “La Hija de la Lágrima” (1994) Charly no ha grabado material trascendente, sin embargo el repertorio y músicos de esta gira justifica ver al músico probablemente por última vez.

Eugenio Scalise (@vemeko)

E3 2013: KO, Fatality y Creampie gamer

Un perfil en wikipedia hackeado para trollear la situación. Decenas de gifs reemplazando rostros por los logos de PS4 y Xbox One. Cientos de titulares pomposos proclamando un ganador. Miles de tweets contundentes y burlescos. El 10 de junio del 2013 será recordado como el día en que Sony hizo una jugada magistral y dejó en ridículo a Microsoft en el E3. Aún cuando el Xbox One se venda bien, esa será siempre la impresión de este E3. El PS4 es el ganador del nuevo ciclo de consolas.

Microsoft inició el año de catastrófica manera. La presentación de su Xbox One, realizada el 21 de mayo, estuvo enfocada en los servicios de conexión e interactividad con la TV, internet y cable. Los juegos (que deberían ser la premisa principal de una consola de videojuegos), prácticamente brillaron por su ausencia. Además, se develó que Microsoft obligaría a sus usuarios a estar conectados a internet por lo menos una vez al día y que no permitirían leer juegos usados. Gamespot sacó una encuesta ESE MISMO DIA para preguntarle a sus usuarios cual consola comprarían (Repito, lo hizo el dia del anuncio del Xbox One, por lo que la consola de Microsoft debería haber tenido Hype, por lo noticioso) y la PS4, a nivel mundial, le metió una paliza memorable. Mas del 85% de quienes twitearon, prefirieron la consola de Sony sobre el Xbox One, aquel día. Era claro que Microsoft no había convencido a nadie y tenían que desesperadamente cambiar la estrategia.

Hit Me!

Sony, por su lado, oficializó el PS4 (sin mostrar la consola) el 20 de febrero y su presentación estuvo enfocada en los gamers, los desarrolladores y los juegos. Así, el primer round era para Sony. Sin embargo, era obvio que en el E3 la batalla seguiría y las estrategias se afinarían aún más.

El cambio en Microsoft se notó desde temprano. Los ejecutivos entrevistados repetían “for gamers” cada 15 segundos y la nueva frase vendedora caretabla era “is all about games”. Era obvio que la estrategia “captemos al bro macho universitario que juega Call Of Duty y a las madres/padres jóvenes que no son gamers hardcore” estaba destinada al fracaso.

Sin duda, el evento de Microsoft estuvo superior a la presentación de la consola. Cuando la barra está en el piso, es facil subirla. Empezaron con un demo extenso y genial de Metal Gear Solid V que nos dió a entender que cambiarían la porquería de estrategia. Luego se enfocaron en los títulos exclusivos. Tambien mostraron Battlefield 4 (con FAIL memorable incluído), Dark Souls II y Forza 5. Todos multiplataforma.

Vino entonces la apuesta dura de Microsoft: Los exclusivos. Ryse, una especie de God Of War en tercera persona con demasiados Quicktime Events que sin embargo, luce bien. Mostraron teasers de D4 y Quantum Break que lucen interesantes, pero que dieron muy poca información. El regreso de Killer Instinct como título exclusivo fue un buen golpe (aún cuando se usó para uno de los momentos mas sexistas e incómodos del E3). Es un juego que quizás llega un poco tarde al revival de los fighters (iniciado en el 2009 con Street Fighter IV) pero que sin duda sigue despertando interés y nostalgia.

Te extraño y extrañaré, Killer Instinct

Obviamente, Microsoft mostró secuelas de sus caballitos de batalla Minecraft y Halo. Project Spark es el Little Big Planet del Xbox. Sunset Overdrive, un shooter-parkour en tercera persona desarrollado por Insomniac Games (quienes estuvieron aliados a Sony por muchos años) luce divertido. Mostraron también un trailer sin audio de Crimson Dragon.  Para finalizar, otros dos exclusivos que pudiesen generar cierta envidia: Dead Rising 3 y un nuevo FPS llamado Titanfall, creado por los ex-Infinity Ward, Respawn.

EA y Ubisoft no tuvieron mayores sorpresas en sus anuncios: Un shooter de Plants vs Zombies (subtitulado Garden Warfare, que no se ve mal, pero destruye todo lo exitoso del juego original) y un teaser del revival de Star Wars Battlefront y Mirror’s Edge 2 y un demo interesante de un nuevo IP llamado The Division.

La conferencia de Sony era la última del día. Los japoneses tenían la posibilidad de pegar de último y si bien Microsoft había hecho una conferencia aceptable, no había nada contundente en sus títulos exclusivos o anuncios.

Sipe, esos son Ellen Page y Willem Dafoe en “Beyond: Two Souls”

Tardaron 20 minutos en comenzar. Aunque muchos dirían que la PS4 se estaba “dando a desear”, a mi no me queda duda de que estaban reestructurando algunas cosas pendientes a raíz de la conferencia de Microsoft para dar la estocada final. Iniciaron la presentación con sus característicos “montages”, para luego hablar un poco sobre el PS3 y el Vita, consolas aún vigentes con títulos nuevos (pasaron demos y trailers uno tras otro sin parar de The Last Of Us, Beyond Two Souls, Batman: Arkham Origins, Killzone Mercenary, Terraria, The Walking Dead, The Puppeteer, Rain, Grand Theft Auto V y Gran Turismo 6.

Listo. Era momento de develar el hardware del PS4 y hablar del nuevo ciclo. El hardware tiene la misma tendencía de odio a las curvas y amor a los vertices y líneas rectas. Es un diseño nada impresionante, pero suficientemente llamativo y digno para ser sucesor del legado Playstation. Parece, como leí en un tweet, “la base de operaciones de un archi-villano”.

¡Jodanse, curvas!

Luego mostraron un gameplay extenso y muy interesante de Watch_Dogs y otro de Assassin’s Creed IV: Black Flag (que se guindó espantosamente, siendo este el segundo mejor fail de todo el E3). Tambien mostraron teasers de Mad Max, Diablo III , Elder Scrolls Online y una prueba gráfica hilarante de la gente de Quantic Dream llamada The Dark Sorcerer. Cerraron los demos con el esperado shooter, Destiny.

Pasaron entonces a los exclusivos (algunos de ellos por confirmar que así lo serán). Una amplia representación de desarrolladores independientes en juegos como Transistor, Galak-Z, Oddworld, Outlast y Ray’s the dead, entre otros. Títulos mas grandes como Killzone Shadow Fall, Driveclub, Infamous: Second Son, Final Fantasy XV, Kingdom Hearts III, The Order: 1886 tambien tuvieron su tiempo en pantalla.

Luego vendría la trolleada asesina mayor. Jack Tretton, con su sonrisita agazapada y calmada actitud, empezó a francotirotear una por una los errores de Microsoft, con sus anuncios. El PS4 no requerirá conexión a internet obligatoria ni tendrá restricciones con los juegos usados. Ovaciones y vitoreos. Los que tengan Playstation Plus en PS3 y/o Vita, lo tendrán automáticamente tambien en el PS4. El catch es que en la nueva consola será mandatorio para poder jugar online.

Mientras tanto, Sony trolleaba via internet:

 

Luego vendría la estocada final. La que desencadenó el agite y la burla en la red. La sala estalló en gritos, aplausos y vitoreos cuando anunciaron los 399$ que costará el PS4. Esto es 100$ menos que la ligeramente inferior técnicamente y muy dictatorial Xbox One. KO, Fatality y Creampie. Sony soltó el micrófono con actitud y se fueron a recoger la cosecha.

Tabla comparativa efectista y trollesca, pero cierta

Nintendo hoy tuvo su mini participación (decidieron no tener conferencia propia) y sí, se anunciaron y confirmaron nuevos juegos de las franquicias aseguradas de siempre (Mario, Zelda, Super Smash Bros)… pero realmente, poco importa. El momento memorable del E3 ya lo protagonizó el PS4.

Expo Sexo 2013: Estamos mal pero ¿vamos bien?

El Stage estuvo a la altura

El Stage estuvo a la altura

Esta es la segunda edición de la Expo Sexo. Comparada con la anterior ciertamente observé algunos cambios. Algunos para mejor, otros para peor. Más sin embargo sería un exceso de cinismo descartarla por completo, así que lean.

El primer problema que yo tengo con la Expo Sexo (con esta que pasó y con su primera encarnación) es una sensación de ‘todo vale’ en lo que respecta a su organización, la convocatoria de los participantes y la forma en que se vende el evento. Incluso podría decir que hay algo de falsa publicidad en ello.

O para ser más justo lo que me incomoda es que la siento incompleta. Pero bueno muchos podrían tener una posición diferente a la mía, incluso podrían argumentar que ‘para ser la segunda bien, está muy bien’. Bueno yo no tengo ese tipo de posiciones, menos con cosas que me apasionan y/o me interesan.

Pero no vale la pena detallar la lista de cosas ‘que me hubiese gustado ver’ en la Expo Sexo. La Expo Sexo que hay en mi cabeza es un evento (o debería decir invento) irrealizable. Eso está claro para mi.

En cambio voy a resaltar esas cosas que me parecieron acertadas y otras que absolutamente no.

exsexo_0012

En primer lugar esta todo el asunto del costo. 300 BsF (10$ calculados con el dólar afro) por una entrada sencilla que sólo te permite disfrutar de la Expo por un día y sólo mientras estés en el recinto. Si sales, te jodes. Claro que la lógica detrás de eso es que te quedes dentro y consumas todo lo que puedas, pero ahí entra el otro problema. ¿Qué consumir? ya elaboraré en eso…

Entonces pagados tus 300BsF. debes quedarte todo lo que puedas. Si quieres salir de los espacios de la Expo a hacer otra cosa, (como comer, sacar dinero, etc.) volver a entrar te costaría otros 310BsF. Una completa estupidez. Aparentemente la única forma de poder salir y entrar a tu antojo del evento era comprar una entrada VIP (que en este país, sinceramente creo que significa Very Inept Person) cuyo costo era de casi 510BsF. y que te daba acceso a no se que tonterías de áreas V.I.P. y unos tragos regalados. Por favor.

Ahora consideren algo. Yo no pague para entrar a la Expo Sexo, usé mis influencias. El amiguismo me llevó a las entrañas del evento. Pero extrañamente los 5 días que duró la cita, las colas para entrar eran infernales.

exsexo_0014

A determinadas horas estar dentro de los espacios del ex-casino era un verdadero infierno sonoro de reggaeton y puki-puki. Por eso evité escribir esto después de los primeros días y decidí esperar hasta que terminara. Porque sin importar lo que yo diga la gente asistió, la gente pagó para ir. Podría incluso decir que, tomando en cuenta la asistencia, la Expo Sexo 2013 fue un éxito. Por lo que hubiese sido una insolencia decirle a alguien: ‘no gastes tu dinero en eso, no vale la pena’ porque al ver la cantidad de personas que fueron es obvio que mucha gente lo consideró una buena inversión.

Lo que me lleva a la nobleza del público venezolano. Las instalaciones de lo que previamente era un casino ciertamente que dificultan el disfrute de una actividad como la Expo Sexo donde el espacio es elemental para poder ver.  Hay que darle un premio al organizador de los stands porque resolvió. Metió todo lo que pudo como pudo. Así, si le suman la cantidad de personas más el insuficiente sistema de aire acondicionado, la verdad que transitar la Expo era una cuestión de nobleza. Es esa respuesta de la gente que fue lo que me lleva a uno de los aspectos positivos.

Nosotros los venezolanos vivimos en una sociedad con serias represiones. La doble moral es casi nuestra religión oficial. Pero para mi no hay duda de que hay una lucha interna dentro de esa sociedad por liberarse de tales ataduras.

El público respondió

El público respondió

La gente que asistió, la que pagó 310 BsF por una entrada quiere ver cuerpos desnudos. Quiere saber mejores técnicas para masturbarse, quiere ver sexo lésbico en vivo. Porque si hay algo que no vi durante el evento fue una reacción de rechazo ante lo que pasaba allí. Claro cualquier podría decir: “Obvio, quien estaba ahí era porque sentía afinidad con esas vainas”, bueno yo he visto a más de uno meterse en un sitio que detesta a ver cosas que detestas sólo para poder criticar negativamente con gusto.

No voy a hablar de éxito en términos monetarios porque no tengo ni idea de las finanzas de todo ese peo. Pero voy a hablar subjetivamente de la actitud de las personas. Había en la gente un hambre por todo el tema del sexo. Ansías de más.

Eso me parece más importante, como parte de esa sociedad que quiere destruir tantos esquemas erróneos y falsos en torno a la sexualidad, que toda la plata que se recaudó. Esa alegría se la dejo a los organizadores, que venderían a su mamá si pudieran. Prefiero quedarme con el triunfo de ver a la gente comportándose durante el evento.

Al ir a expos (sobre pornografía además) en otro país siempre me cruzaba por la cabeza que nosotros, los venezolanos no estábamos preparados para cosas así, pero yo vi civismo en la Expo Sexo, vi a gente de todos los orígenes, vi a gente muy joven y a gente no tan joven. Por eso estoy convencido cuando digo que la gente ansía sincera y auténticamente por estos espacios. Así que yo en vez de esperar por Expo Sexo 2014, preferiría ver otra cosa. Quizás Expo Gay 2014 o Expo Porno 2018.

….

exsexo_0001

No voy a darles un recorrido detallado de cada stand y de cada espectáculo, porque sinceramente no los vi todos. Mi pasantía por la Expo Sexo fue más como expositor que como público aunque mi identificación decía ‘Artista’ (!). Pero el trabajo que hice, que incluyó tratar de venderle porno al actual Gobernador del Estado Vargas, el Gral. Jorge Luis García Carneiro quien asistió de incognito a la expo, me puso en contacto con el público, y es algo que realmente aprecio.

exsexo_0007

Aunque si quisiera destacar algunas otras cosas: Diosa Canales. Ya no hay dudas para mi, Diosa Canales es la vaina más Rock n’ Roll que existe en este país aunque todo su repertorio musical consista en refritos de pachangas de los años 80. Claro yo estoy hablando de algo más importante, su actitud. Dios la cuide. Porque con todas las críticas que recibe la nena sigue embalada. Y yo que he trabajado en ocasiones con ella puedo dar fe de su evolución. Su espectáculo incluso ha mejorado, ya no parece una vaina de cabaret barato. Su puesta en escena es mucho mejor, buscó evidentemente a mejores bailarines, etc. etc. etc. Además, tu sabes que Diosa está haciendo un buen trabajo (en especial en lo relacionado a tumbar esquemas anacrónicos, etc.) cuando pasan vainas como ésta. ¿Nosotros tenemos al Opus Dei infiltrado hasta en el aseo o que coño?

Otra cosa a destacar es Mister Morrison VIP Bar. El único sitio de su tipo en el evento. Tantos antros de este tipo en Caracas y el Morrison fue el único que estuvo allí haciendo un verdadero trabajo de promoción. Que TRIO’s ni que coño de la madre. Mister Morrison es el sitio para ir. También he trabajado con la gente del Morrison en el pasado así que,  parcialidad incluída, creo que fueron una de las mejores cosas de los 5 días de Expo.

Mister Morrison

Mister Morrison

Cada vez que las nenas del Morrison comenzaban un minishow básicamente dejaban sin paso todo ese pasillo. Y sin ventas a los stands. Medio en broma y medio en serio le dije a uno de los organizadores: “Si el año entrante el Morrison viene nuevamente asumo que lo colocarás en otro espacio, porque este año no dejaron para nadie”.

Hoy digo que no. Pero probablemente el año que viene si hay otra Expo Sexo volveré a ir. Recuerden son espacios nuevos. Se deben tomar y mantener. Se deben transformar. Este año además vinieron mas culos bellos entre el público.

Dios, eso tiene que ser una señal.

“Far Cry 3 Blood Dragon”: El futuro gamer desde el VHS

Far Cry 3: Blood Dragon es el videojuego de sci-fi y acción de los 80 que nunca se pudo hacer. En esa gloriosa década no existía la tecnología necesaria, pero sí la obsesión exagerada de tenerla.

Es un DLC (contenido extra de descarga) del aclamado Far Cry 3 disponible para PS3, Xbox 360 y PC. Tiene el mismo gameplay (First-Person Shooter/ Mundo Abierto) y el mismo motor gráfico. Pero apartando eso, son dos juegos completamente distintos.

Far Cry 3: Blood Dragon es la versión del futuro vista desde las películas de acción y sci-fi de esa gloriosa década políticamente incorrecta, misógina, homofóbica, llena de testosterona y “one-liners” idiotas enunciados por héroes douchebags que buscan cualquier oportunidad para rimar y burlarse del tipo de muerte que le han propinado a algún esbirro del mal. La guerra fría cotufera. Y todo ésto en el auge sonoro de las baterías electrónicas, los sintetizadores y los solos de guitarra eléctrica efectistas. Es, según los propios creadores de Ubisoft, “la visión VHS 80’s del futuro”.

Con la información introductoria de “es el año 2007. Es el futuro” ya sabemos que lo que viene es hilarante. Toda la premisa está basada en ese futuro ficticio cinematográfico que nunca cumplió las expectativas (muchas de estas, sobretodo, creadas en los 80). La Familia Robinson NO se perdió en el espacio en el 97, Jean-Claude Van Damme no fue un policía del tiempo en el 2004, Snake Plissken no escapó de una destruida New York en el 97, Stallone y Carradine no participaron en carreras de carros asesinas post-apocalípticas en el 2000 y, por nombrar otras dos, nos espera otra decepción en el 2015 (carros voladores y patinetas flotantes en Back To Future II), y en el 2019 (Replicantes en Blade Runner). Muchas promesas fallidas -temporalmente- gracias a la caída del muro de Berlín. Hoy en dia ya no hay soviéticos fríos y criminales (aunque aún hay uno que otro ruso villano) sino árabes terroristas y chinos malvados.

Esta imagen, básicamente, captura mi impresión general sobre el juego.

En este juego controlamos a un super soldado “Mark IV Cyber Commando” de rango Sargento y de nombre Rex Power Colt (uno de los mejores PUTOS nombres de protagonista alguno de cualquier cosa), cuya voz se la da el gran actor de culto Michael Biehn (Kyle Resse en The Terminator y Dwayne Hicks en Aliens). Por supuesto Rex cuestiona todo a su paso, tiene serios problemas con la autoridad, disfruta haciendo chistes malos cada vez que asesina a alguien de manera creativa (si le arrancas el corazón a alguien con tu mano cibernética, podría decir algo como “le puso corazón a la cosa” o “wow, I’m real heartbreaker”) y habla siempre con ese tono oscuro y carrasposo del héroe con actitud que ha sufrido mucho y vive en su propio infierno personal. Es un gran protagonista y Biehn hace un excelente trabajo.

Es el año 2007 y el mundo ha sufrido una devastación nuclear por la guerra entre Estados Unidos y Rusia. El villano es el Coronel Ike Sloan -el cual es idéntico a Bennet de Commando– quien tiene alguna aspiración sin sentido de controlar el mundo a través de avances tecnológicos, virus y “Blood Dragons” una mutación de dinosaurios exóticos que poseen una piel con colores fosforescentes que cambian con su estado de ánimo y además LANZAN RAYOS LÁSER POR LOS OJOS. Maravilloso.

También hay un sidekick representando una minoría asiática (con bandana japonesa a-la-Karate-Kid) y un interés amoroso encarnado por la Dra Darling, que es idéntica a Brigitte Nielsen en Rocky IV. Hay muchas referencias a películas de los 80 como Commando, Terminator, Teenage Mutant Ninja Turtles y Predator.

Si bien el motor del juego es actual, todos los cutscenes están presentados en Standard Definition y con calidad/estilo gráfico de 16-Bit. Estas escenas son una maravilla nostálgica idiota pura. Hay, entre otras cosas, un montage esperanzador de entrenamiento-a-la-Rocky (¡musicalizado por Hold On to the vision de Kevin Chalfant, del clásico Retroceder Nunca Rendirse Jamás! Lloremos) , una escena de sexo con el mood retro exacto y un desenlace lleno de frases idiotas y clichés que intentan ser inspiradoras, una tras otra.

Hay un gran arsenal de armas. Desde escopetas con municiones incendiarias, hasta la Minigun ametralladora multicañon impelable en el género, pasando por bombas molotov, rifles sniper y la “Killstar”, arma en forma de estrella que al colocarla en el brazo cibernético, dispara un fuerte y devastador rayo laser. Todas las armas son customizables y mejorables, y todas ofrecen esa satisfacción contundente de reventar al enemigo en una bomba mojada de piel, vísceras y lamentos.

Todo en este juego es una sátira. Todos los menús, descripciones y tutoriales son una constante burla a los elementos superficiales y obvios de la pieza. El resultado final es un combo muy divertido e idiota, necesario para nuestra felicidad.

Rex Power Colt se caga en Dragones controlados por el enemigo

Este DLC necesita un DLC. O mucho mejor aún, un juego entero. Ya el Far Cry 3 y su cruel historia de piratas y niños ricos vacacionando palidece ante el poder de los cyborgs. Lo positivo para aquellos que tienen el dinero contado, es que no es necesario tener el Far Cry 3 para descargar “Blood Dragon”. Merecemos más del Sargento Rex Power Colt.

Far Cry 3: Blood Dragon está en mi top 3 de mejores DLC de todos los tiempos. Si no me quieren creer, mala leche. Yo sólo les dejaré un track del GRAN soundtrack del juego, creado por Power Glove. Escuchenlo recordando que en este juego, los DRAGONES-DINOSAURIOS LANZAN RAYOS LÁSER POR LOS OJOS. Y hasta tenemos la oportunidad de cabalgar uno. Satanás Santo, ¿No están convencidos? Los créditos finales están musicalizados con “Friends (forever)” de Dragon Sound, banda sonora de Miami Connection. De nada.

Playa Sinatra

sinatra

Para mi querido Jerome, claro está

Luego de los sucesos acaecidos en Ciudad de Toituna, necesité de un largo descanso. Desconectarme de las redes de la intriga y el poder era necesario para preservar el delicado equilibrio de mi psique maltrecha. Necesitaba unas vacaciones para curarme de otras vacaciones, me repetía con sorna mientras vagaba por todo el país sin un destino fijo.

Erré por inhóspitos desiertos, montañas y playas hasta que decidí parar en la isla, quería leer un poco y disfrutar de las comodidades de cierta civilización. Mientras me afeitaban con esmero y la loción me sellaba los poros con exquisito ardor se me ocurrió revisar el correo electrónico. Después de diez meses algo habrá, me dije con cierta alegría. Embutido en ropa térmica, con un cubalibre en la mano y un puro en la otra, sentía que cierto equilibrio volvía a mi existencia. La ausencia, el corte de la avalancha informativa con la que he atormentado mi cerebro desde que cumplí 13, había surtido el efecto deseado. Volví a sentir la curiosidad animal, el escozor neuronal por enterarme de ciertas cosas, por saber más. Como todo junkie, los adictos a la información necesitan de un shot diario constante.

Mientras fui periodista en mi peores épocas, que vistas en retrospectiva son consideradas por mis colegas como mis “tiempos de gloria”, necesitaba de catorce shots diarios que consistían básicamente en leer, enterarme, hacer mis notas y sugerir trabajos para los demás. Dormía sólo cuatro horas por jornada, justo las mismas en las que el espectro multimedia-radioeléctrico parecía bajar de intensidad. Sin embargo había alarmas conectadas para que me despertasen por si algún suceso o catástrofe acontecía. Por ello fui el primero en enterarse de la previsiones contra el maremoto que aisló a Caracas para siempre y de la epidemia bacteriológica salida del agua recalentada de los perreros de Plaza Venezuela que diezmó al 20 % de la población.

Ahora todo ello parece que hubiese sucedido hace un millón de años; pocos lo recuerdan y yo lucho por olvidarlo. Pero al sentarme frente al monitor y acceder al ciberespacio un breve escalofrío me recorrió desde las corvas hasta las yemas de los dedos: Sabía a lo que me enfrentaba, debía entrar y salir lo más rápido posible.

Tenía catorce mil mensajes sin revisar, por lo que estallé en carcajadas. Haciendo un descarte rápido me quedé con 550 que eran los que me interesaban. Mis pagos de editores, la ausencia a cuatro congresos en los que era invitado especial, niños que querían hacer sus tesis entrevistándome, en fin, lo de siempre. Hasta que conseguí un mail de Carlos.

Sólo ver su nombre me hizo sonreír. Siempre estaba asociado a rumbas pantagruélicas y aventuras raras pero, sobre todo, a una hermandad indestructible que editores, mujeres ni jefes pudieron disolver jamás. En su estilo escueto y directo, el que sólo empleaba conmigo y que nunca aparecía en sus libros escribió:

“Epa marico. Mira yo no sé que te pasa chamo, de verdad. Andas perdido como alma que lleva el diablo no contestas mails, no contestas el cel. Francamente. Miles estarían escribiendo el libro sobre lo que pasó en Ciudad de Toituna chamo, ¡por el amor de Dios!. En fin si lees esto a tiempo quiero que me acompañes a la boda de la hija de Franca. Sí me invitaron y no puedo decirle que no, además sabes que esa jeva fue importante para mi y no quiero emborracharme y terminar llevándome a la suegra de la boda jejeje. A decir verdad estoy como viejo para eso. ¡Plis llámame! la vaina es el 14 de septiembre en la isla, salgo de Caracas el 13 porfa… ¡don´t let me down bro!

C”.

Sigue leyendo